Tiempos de dictadura (2012)
Escrito por Dr. Ángel R. Lombardi | @lombardiboscan   
Jueves, 04 de Noviembre de 2021 00:00

altAnte la actual debacle diluviana en éste 2021 que fenece uno escucha algunas voces hablando bien del período del dictador Marcos Pérez Jiménez (1914-2001)

que mantuvo entre 1952 y 1958 un país bajo la danza del Rey Midas. ¿Cómo entonces fue derrocado por sus mismos compañeros de armas que le sostuvieron en el poder? Las versiones civiles y de los principales políticos de la resistencia contra la dictadura, que son las que abundan en el documental de Carlos Oteyza, son casi unánimes en señalar como el principal responsable de esto a la épica civil representada por los principales partidos políticos proscritos y perseguidos que pagaron exilios, cárcel, represión, tortura y muerte. La resistencia democrática por la libertad, bandera, de estos muy valientes venezolanos, pasó a formar parte de nuestro imaginario esencial en toda la segunda mitad del siglo XX.

Y todo esto está documentado y contribuyó con el derrocamiento del dictador. Aunque el hecho esencial del quiebre, y en esto Oteyza, apenas lo señala, se tiene que ubicar a lo interno de las mismas Fuerzas Armadas. La historia es la ciencia de lo que permanece oculto. Y el protagonismo del Pueblo para salir de la dictadura es mostrado como algo desconcertante por su indiferencia al desenlace final. Un pueblo que si no se metía en “política” podía llevar una vida tranquila y hasta placentera si asumimos como ciertos los indicadores de la muy grande prosperidad económica de la mano del petróleo que hubo en el periodo bajo el control del Estado y sus inquilinos verde oliva. “Hubo un silencio de las mayorías y hasta quizás cómplices de las circunstancias”. Una modernidad chucuta porque se avanzó en lo material aunque hundidos en libertades ciudadanas y respeto al Estado de Derecho.

Nuestra historia republicana es muy poco republicana en realidad. Creemos que el salto de colonia a república fue una liberación de un mundo malo a otro bueno cuando en realidad fue una transición traumática y que todavía nos persigue y alcanza. El petróleo nos hizo un país rico sin estar preparados como sociedad en darle un uso sensato a esa buena suerte. Y los militares desde 1810 hasta hoy son el partido armado que ha gobernado a Venezuela imponiendo la arbitrariedad o una breve paz como la que permitieron entre 1958 y 1998 durante el bipartidismo de AD y COPEI.

Esos cuarenta años donde se enraizó, una conciencia de país moderno, es la que hoy resiste todos los desmanes del monopolio de la fuerza aplastando las leyes de la república que sus mismos captores invocan y tuercen a capricho, interés y necesidad. Carlos Oteyza, forma parte de esa generación, y sus documentales todos, reivindican el protagonismo de los civiles por encima del partido militar. Y éste es el nudo gordiano de la Historia Moderna y Contemporánea de Venezuela desde 1830 hasta el presente. 

Hoy, 2021, el mundo civil es prisionero de la fuerza, y sigue comprometiendo su presente y futuro apelando a las formas civilizadas para resolver los conflictos y aspirar a una Venezuela plural, “normal”, democrática, moderna y con ciudadanos educados y convencidos de su propio republicanismo. ¿Y si ésta premisa no es cierta? Y sólo alcanzó a una clase media profesional con estudios universitarios hoy en proceso de desaparición programada.  

Lo misterioso de la historia es que la bonanza de un país no le ofreció garantías de perpetuidad a un dictador cuya megalomanía fue más que evidente. En cambio los que hoy siembran tempestades, miseria y tristeza, sacrificando todo un país, han sido más duraderos en la apropiación de todo el poder. 

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com