Los salesianos en Venezuela
Escrito por Macky Arenas   
Martes, 22 de Febrero de 2011 07:59

altAcaba de ser presentado un libro que recorre la presencia de los Salesianos en Venezuela. El arzobispo de Mérida, monseñor Baltazar Porras recuerda, en las palabras de presentación del libro, la deuda que la Iglesia tiene con Venezuela y consigo misma de ofrecer la historia de lo que ha sido y ha hecho en y por nuestra sociedad. El destacado historiador, periodista y sacerdote salesiano de amplia trayectoria, P. Amador Merino Gómez, sbd, consigue saldar parte de esa deuda en más de 500 páginas que son sólo un segmento de la obra salesiana en nuestras tierras, pues comienza el relato el 16 de agosto de 1815 y lo prolonga hasta el 2 de octubre de 1919 cuando hizo su aparición la primera “Casa Don Bosco” en Los Teques. Desde entonces, esos hogares no han hecho sino multiplicarse y extenderse hasta convertirse en una verdadera Red que alberga e inserta en la sociedad, a través de oficios básicos y talleres de capacitación, a jóvenes faltos de ayuda y calor de familia por toda Venezuela.

Como bien se ha dicho, la experiencia salesiana en este país es toda una “aventura” que merece ser contada. Desde que siete salesianos, seleccionados por Don Rúa —sucesor de Don Bosco en la conducción de la Congregación Salesiana— emprendieron viaje desde Turín para instalarse en Caracas y Valencia, comienzan a hacer la historia que consagraría una primera fecha, el 19 de noviembre de 1894, cuando estos pioneros salesianos llegan al puerto de La Guaira. Después de un cariñoso y muy cálido recibimiento por parte de autoridades y feligreses se instalaron en una casita de El Valle, en aquella época una población distante de la capital. En Valencia, sus inicios fueron igualmente humildes, pero también acompañados por la generosidad y gentileza de la gente.

El padre Merino, con magistral narrativa y haciendo gala de la amena sencillez que caracteriza el trato salesiano, va llevándonos a través de los graves contratiempos que hicieron marco a las etapas casi inmediatamente posteriores, incluyendo un ministro hostil y hasta rumores de expulsión para los salesianos, lo cual, obviamente, no estaba en los planes de Dios. Poco a poco, con grandes sacrificios, mucha determinación y el respaldo activo y constante de importantes grupos de laicos, primeros colaboradores —o cooperadores como a ellos les gusta llamarlos— de la obra salesiana en Venezuela, esa visionaria y extendida labor en beneficio de la niñez, la juventud y la familia venezolanas, es hoy una extraordinaria realidad. A partir de aquellos inciertos tiempos y siempre con la asistencia de María Auxiliadora, la misma que —aseguraba Don Bosco— se pasea por dentro de sus casas como si de la suya se tratara, fueron consolidándose y creciendo a través de todo un enjambre de santuarios, escuelas gratuitas, avanzadas misioneras, colegios, talleres de artes y oficios, granjas agrícolas, centros de capacitación, noviciados, institutos y fundaciones.

Hoy, bajo el auspicio de la familia salesiana, más de 100 iniciativas dan vida a las comunidades a lo largo y ancho del territorio nacional. Los alumnos egresados de los centros educativos salesianos se distinguen en todas y cada una de las áreas del quehacer del país. Donde menos uno se imagina hay un venezolano que recibió formación integral en colegios o escuelas salesianas. Los sacerdotes y religiosas de esta congregación llevan el ideal de Don Bosco en el alma, a la Virgen María Auxiliadora grabada en la frente y el amor por los chamos impregna de alegría su misión, una alegría que se les sale por los poros y que sólo a ellos distingue de esa manera tan constante e imbatible, que, por cierto, es mandato de fe y espiritualidad para todos los cristianos.

Los salesianos están cumpliendo 116 años de trabajo en Venezuela. Todo su esfuerzo, ilusiones, sueños y realizaciones será plasmado por el padre Merino en varios tomos de los cuales, este primer volumen es sólo la antesala de, como figura en el prólogo, “un recuento fiel de la labor fecunda de varias legiones de vidas consagradas únicamente a hacer el bien a los demás”… párrafos que quieren “contribuir a difundir girones de vidas, a ilustrar mentes y acercar corazones, tanto en un conocimiento más profundo de la obra de Don Bosco en nuestro país, como en el compromiso de promover y llevar a cabo acciones más justas, más solidarias y más cristianas”.

El lanzamiento de esta obra, monumental por lo que tiene de acuciosa investigación, coincide con el 195 aniversario del nacimiento de Don Bosco y ratifica al padre Merino en un autor de consulta obligada para conocer y profundizar sobre el tema apasionante de la trayectoria salesiana en Venezuela.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com