Ant Law: “Life I Know”
Escrito por Jordán Quintero   
Lunes, 31 de Diciembre de 2018 05:43

altAntes que se nos vaya otro año, pésimo para los venezolanos, es bueno que para estas fechas podamos tener el aliciente de conocer uno de los músicos, y por ende, artistas

más contundentes de la siempre efervescente escena del jazz británico, que, por cierto en los últimos cinco años ha tomado un carácter de imposición de Londres como la actual capital europea del jazz del viejo continente gracias a una fructífera andanada de jóvenes ejecutantes y creadores en medio de un ámbito que cada día es más propicio para apreciar un jazz con características propias signadas por el estudio y la constante actividad pública. Características que bien pueden hablar del más reciente trabajo discográfico del guitarrista Ant Law, quien a lo largo de estas 8 composiciones pone en evidencia la clara visión del horizonte personal que como músico termina de establecerse como puntal con un brillante futuro.

Con este su tercer álbum, Law da muestras de saber que está pisando fuerte y seguro una catapulta definitiva de su carrera artística a nivel universal, y lo hace secundado por una agrupación estable, brillante y segura de saber a quién están apoyando, pues son los mismos compañeros que han aparecido en anteriores lanzamientos. Eso da una idea de lo bien que se entienden y del concepto que se traen desde sus anteriores álbumes (“Entanglement” Feb. 2013; y “Zero Sum World” Feb. 2015). 

Ant Law como guitarrista es un explorador de difíciles extrañas armonías muy complejas, acordes pocas veces escuchados, muchas veces en estructuras tan exigentes que ameritan del oyente un punto de concentración extra donde las texturas y sonidos de la guitarra de Law merecen un enfoque imaginativo de inspiración que como autor Law va empujando a gran velocidad para empacar un distinto punto de vista (o de escucha) que lo hace difícil pero no torturante, pues la resolución de este planteamiento musical nos lleva por un “armónico viaje”, lo que es crucial en el distinto enfoque que Law plantea como ejecutante y como compositor; una agradable tensión en pos de una búsqueda de libertad expresiva entre una amplísima brecha que va entre John Coltrane y Joe Satriani como dos de sus más mencionadas influencias.

El título de este reciente álbum, publicado en Noviembre 2018, viene de la estrofa del single “Pure Imagination” donde, de manera introspectiva se habla de que “Hay una vida por conocer/ la vida que conozco es mi historia/ mi vida, todo lo que tengo “. Una vida, por cierto, plena de muy vivificantes experiencias musicales si tomamos en cuenta todo un cúmulo de aportes que ha agenciado hasta hoy desde que se mudó a Londres en el 2008, y adoptó definitivamente su perfil como músico ejecutante y compositor de jazz, pues hay que tomar en cuenta que Ant Law (15 noviembre de 1983) creció escuchando mucho Blues y Rock (baste con saber que el primer álbum que compró fue uno de Rage Against the Machine), es licenciado en Física (Edinburg University), y apenas estudió un semestre de música (Berklee College of Music, Boston, Massachusett). Sus colaboraciones en agrupaciones y grabaciones con Paul Riley Quintet, el saxofonista británico Tim Garland, Leon Ware, Asaf Sirkis, la agrupación Partikel, Koby Israelite, Camille O´Sullivan, Simians of Swing, Eileen Hunter, Proyecto DSB, Rodrigo Braga, con guitarra acústica a Soraiya, o con Kobaya, les ha permitido establecerse rápidamente en medio del ámbito del jazz británico de avanzada de hoy  gracias a su arrollador talento y su especial enfoque de concebir el jazz  del siglo XXI en su segunda década.

alt


Para la página digital alemana Tono Forum, Berthold Klostermann escribe :” Como guitarrista de jazz Ant Law no toca como sus modelos de rock, le gusta la franqueza de su ejecución, y las características de la articulación del sonido. El uso del tapping de Steve Vai lo llevó a “las hojas del sonido” de John Coltrane, y a Allan Holdsworth quien las tradujo para la guitarra. De Ben Monder aprendió a manejar paisajes sonoros; todo esto lo reúne aquí, con “delays” y otros efectos de pedal en medio de un ambiente puramente acústico de saxo, piano, bajo y batería.”  Por su parte Dane Morten Buschmann, para Jazz Special, de Dinamarca, despacha el tema diciendo : “El guitarrista británico reta a sus oyentes y obtiene éxito! El álbum requiere ser escuchado por conocedores.”  Mientras que desde otra esquina el Wiener Zeitung (Vienna Times) coloca a “Life I Know” en la lista de lo mejor de 2018.  Tal como lo cita Keighly News Preview :”Los mejores críticos han descrito la música de Ant Law como animada con poderío juiciosamente aprovechada con elegancia y equilibrio, consistente y memorable.”  Muy de acuerdo.  Ian Mann en su site The Jazz Mann sintetiza diciendo : “Law es uno de los guitarristas más distintivos del Reino Unido, y este álbum mejorará aún más su reputación como músico y compositor” calificando a “The Life I Know” con 4 estrellas, de un total de 5.  Es menester señalar que Law en Junio del 2011 publicó su primer libro de 75 páginas, para Publicaciones Mel Bay, titulado “3rd Millennium Guitar : An introduction to perfect 4ths Tunning” (22241EB) donde explica : “ Afina tus 2 cuerdas superiores un semitono y simplifica la guitarra. Si sintonizas los “cuartos perfectos”, entonces todo tendrá perfecto sentido. No hay digitaciones diferentes para los acordes en diferentes grupos de cuerdas. Únase a la nueva generación de guitarristas que afinan todas sus cuerdas al 5to traste y aceleran el proceso de aprendizaje”.  Rob Adams al respecto ha escrito en The Herald : “La música de Ant Law tiene corazón y calidez como también sesudos orígenes”. Y, por igual, Kenny Mathieson para Scotsman Alb. Review ha dicho : “Law como proselitista de la afinación de los 4tos Perfectos da a sus melódicas y armónicas exploraciones un diferente y sutil borde, especialmente relacionado con los intrincados modelos rítmicos y sucesivos cambios.”

La manera de iniciar este álbum con la pieza titulada “Movies”(Películas) nos lleva a establecer un juego imaginativo de imágenes y sonidos que van llevándonos por una tensión ágil, saltarina, de contrastes hasta desembocar en un acertado solo de guitarra con un inicio de distorsión rock hasta extenderse hacia los terrenos del patriarca de este tipo de solos prolongados y turgentes, Allan Holdsworth. El apoyo del saxo de Chillingworth es vital para darle ese cariz jazzístico, y la pieza se diluye abruptamente tal como comenzó. Uno de los pilares más sólidos de este tercer álbum de Law.   “Searching” es la 2da y más corta pieza que por la rítmica parece llevarnos a un recorrido de remembranzas e ilusiones donde el piano de Ivo Neame juega un papel primordial junto con el saxo que se encarga de la melodía central. Law no peca de egocentrismo en toda la placa discográfica. El embellecimiento de esta semi-balada lo marca sin más pretensiones la guitarra que muy melódicamente secunda al dúo saxo-piano. Law al respecto ha dicho : “Se trata de una armonía inusual de 6 compases: esta frase desigual se correlaciona con el paisaje natural hermoso al sur de Edinburgo, Escocia, a medida que la vía férrea se acerca cada vez más a la costa y la infinidad del Mar del Norte”. 

Luego, casi naturalmente caemos una vez más en otro “holdsworthiano” solo de Law  en la 3ra pieza titulada “Aquilinus” (Águila) donde se retoma este tema anteriormente aparecido en “Entanglement” y el saxo de Tim Garland ( ¡un lujo de invitado!) hace gala de su poder mientras la batería de Maddren recorta y empuja. Una pieza abreviada a 7 minutos y 45 segundos muy bien estructurada para dejar permanencia de lo que la música de Ant Law nos puede deparar en próximos proyectos. Piano, saxo y guitarra van contestándose contrapuntísticamente y el eléctrico sonido de Law emerge con características similares a la pieza de inicio del álbum. Difícil pasar  por alto este temazo con mucha garra y simetría grupal. 

“Imaginación pura” (Pure Imagination) de 2´50” es un arreglo muy imaginador, vasto y espacioso pese a su corta duración. De este tema dice Law: ”De hecho, la letra “No hay vida, que yo sepa, que se compare con la imaginación pura” es lo que inspiró el título de este álbum”. Los que conocen los últimos álbumes de Mark Wingfield saben que acá Ant Law hace (quiera o no) una referencia directa.  El segundo invitado de lujo de este álbum se hace presente en “Introducción a Laurvin Glaslowe” de 2´59” ; y esta vez el muy conocido baterista israelí Asaf Sirkis hace la introducción en voz konnakol (tal como se acostumbra en la música del sur de India). “ Esa fue la pieza perfecta para unir esas influencias y dibujar en mi comunidad musical extendida” dice Ant. Otro momento álgido de este precioso álbum. También publicado con otro enfoque en el álbum “Zero Sum World” esta versión es un lujo de contenido, de demostración de lo bien que se llevan en la agrupación estos compañeros de aventura sónica.  “Laurvin Glaslowe” de 3´24” extiende las alas y con ágil virtud la banda da lo mejor de si, cerrando al unísono con Sirkis de nuevo en la voz. 

La penúltima pieza “The Act itself”, la más larga, 12´37”, la más meditativa quizás, es un buen reflejo de lo que esta década de estadía en Inglaterra le ha dejado el jazz europeo a la composición de Law.  Ha dicho él : “ es la pieza más oscura, un tipo de clásico contemporáneo de larga duración. Es la relación psicológica entre pensamiento y acciones, y cuál de ellos nos define. Algunos de los aspectos de la música son fantásticos e imaginados; otros son más realistas y literales”.  Y es otro momento de lujo con Tim Garland. ¡Ahí queda eso! 

Y por último, cierra el álbum sin que nos demos cuenta, y deseando que se multipliquen los anteriores momentos, con el tema “Credits”, como si del final de una película se tratara, y efectivamente la música sugiere una pantalla gigante con un listado de nombres que van ascendiendo, casi meditativamente, mientras aparecen en grandes letras, durante 4´16” : Ant Law: guitarra ; Mike Chillingworth: saxo alto; Ivo Neame: piano; Tom Farmer: contrabajo; y James Maddren: batería. 

Sin dudar, este es otro de los mejores álbumes , de lo mejor del pavoso 2018.  Y aprovecho para desear que 2019 sea, al fin !!!, un Feliz Año para todos. 

                                                                                               


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com