De la universidad y el ligero peso de sus maletas
Escrito por Luis Barragán | @luisbarraganj   
Lunes, 25 de Octubre de 2021 00:00

altLa miseria del debate púbico fue un objetivo y un logro esenciales para el régimen, desde sus inicios.

Es cierto que lo facilitó el (des) equipamiento cultural de Chávez Frías, pero no menos lo es que también ocurrió con el aporte del promedio de sus principales y más visibles adversarios que gozaban igualmente del ligero peso  de sus maletas. 

Régimen, al fin y al cabo, ambas aceras están contaminadas por el insoportable y facilón discurso de la ofensa y la descalificación personal.  Y esto, indudablemente, ayuda a los detentadores del poder que, recordemos,  no es otra cosa que poder de descomposición. 

Recientemente, hubo un harto sospechoso relevo ministerial en Educación Superior, en detrimento de César Trómpiz, quien había hecho su trabajo de destructor de las universidades, a favor de Tibisay Lucena, responsable de los consabidos fraudes electorales consecutivos del presente siglo. Éste es un dato esencial e inocultable a la hora de evaluar su designación, pero – desde la misma universidad – se oyeron voces cuestionándola por sus deficiencias académicas, o por el desconocimiento de la especialidad educativa que la convoca.

Prejuicio muy común, aunque interesadamente acentuado,  entendemos que Lucena, experta electoral,  ha impartido clases de postgrado tal como pocos conocerán de la incursión de Delcy Rodríguez en el postgrado de derecho laboral, circunstancia que no les impide el desempeño en áreas diferentes. Valga el ejemplo, Gustavo Roosen, fue ministro en un despacho que manejaba cifras excepcionales del presupuesto, como el de Educación, aunque no tuviese un carrera magisterial capaz de invalidarlo,  como no puede invalidarse a un civil para ejercer la cartera de Defensa, o a alguien que no sea abogado pueda impedírsele  el  ejercicio de una curul parlamentaria o edilicia. 

Es en  el ámbito de la política minúscula o mayúscula, donde adquiere significación e importancia la designación de Lucena, ya que, por un lado, refuerza la influencia de los hermanos Rodríguez, consolidando una tendencia al interior del poder; y, por el otro, adquiere sentido una política que, apenas,  expresó la quiebra presupuestaria, la masiva deserción estudiantil y docente, la delincuencia común y política, la precariedad del salario, o el deterioro de la planta física.  Con las universidades, el ataque fundamental y definitivo, es a las clases medias ilustradas, aunque éstas dan cuenta del ataque preventivo de la que han sido víctimas al puerilizar  un problema tan grave y decisivo, incluyendo a sus escasas y silenciosas vacas sagradas.

alt


blog comments powered by Disqus
Última actualización el Domingo, 24 de Octubre de 2021 21:25
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com