Mérida, un problema urbano – ambiental
Escrito por Linda Buitrago y León González José de Jesús   
Viernes, 10 de Julio de 2009 06:48

El incremento de la población en Mérida comenzó a principios del siglo XX por la expansión económica del país que generó la actividad petrolera. Esta situación provocó el movimiento de la población de las áreas rurales hacia las principales áreas urbanas o ciudades, lo cual progresivamente ha originado la formación de un área metropolitana (Mérida, La Parroquia, Ejido y Tabay), y como consecuencia de esto se observa un crecimiento disperso y desordenado de la población.

Son muchas las consecuencias que debido al crecimiento anárquico comprometen el futuro de la Ciudad de Mérida y de sus pobladores, por ejemplo, la destrucción de pequeños bosques y áreas forestales para la construcción de centros comerciales y zonas residenciales (La Pedregosa y vía La Hechicera). Ante esta situación nos preguntamos, en base a la hipótesis que afirma que nuestra ciudad ha crecido dentro de un Plan de Desarrollo Urbano Local, ¿Dónde están los entes competentes que controlan el crecimiento y desplazamiento  de la población? y ¿Dónde están aquellos entes públicos que  otorgan la permisología correspondiente?

La existencia del crecimiento anárquico de la infraestructura para alojar este incremento poblacional acarrea el aumento de la contaminación ambiental producida en la ciudad, el mejor ejemplo lo podemos apreciar en la acumulación de desechos de cualquier tipo que se alojan en los exteriores de los centros comerciales de la ciudad de Mérida, sin que sus propietarios tomen acciones para solucionar el problema, esta omisión viola la Ley Orgánica del Ambiente que establece como un derecho y deber de todos los ciudadanos la participación activa y protagónica en la gestión ambiental. La contaminación por la acumulación de desechos y la deficiente prestación del servicio urbano en la ciudad de Mérida se observa en cualquier sector donde los contenedores para la recolección del mismo son insuficientes y siempre se encuentran repletos o en muchos casos simplemente no existen, igualmente esta situación es visible en los puntos de venta de comida rápida al aire libre, que además dejan gran cantidad de desperdicios en la vía pública, funcionan generalmente sin ninguna norma de control y seguridad alimentaria o ambiental.

Es alarmante el proceso de deterioro ambiental que nuestra ciudad ha experimentado a través del tiempo, ya que esta situación ha ocurrido a la vista de las Autoridades y Ciudadanos y ninguno de los dos ha tomado algún tipo de acción para preservar el medio ambiente y nuestra salud. Es indispensable que el Estado formule y ejecute estrategias de desarrollo sustentable regional donde se reflejen las necesidades del presente sin que se comprometan las necesidades de futuras generaciones, y de este modo romper con la situación que ocurre actualmente, mediante la cual nuestra Ciudad está siendo conducida hacia un proceso de destrucción y caos.

 

(*): Estudiante de la Facultad de Ciencias Forestales  y Ambientales. Escuela de Ingeniería Forestal


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com