“Desde allá”: ¿quieres jugar a ser voyeur?
Escrito por Iván R. Méndez | @ivanxcaracas   
Miércoles, 24 de Agosto de 2016 00:00

altNunca has visto una película como “Desde allá”  . No me refiero solamente a la óptica voyeur que transforma al espectador en Armando

(el adinerado técnico dental que sale a buscar, en las calles y busetas de Caracas, a jóvenes marginales para su solitario solaz sexual) ; tampoco al clima de cine “átomo” ,  a esa economía de recursos (no hay banda sonora, la fotografía, muy precisa, renuncia a la espectacularidad para no distraer al espectador; casi no hay diálogos), sino al vástago que surge del encontronazo entre esas dos cinematografías: Chalbaud-DeLaCerda en clave Von Trier , pero tampoco es eso.

“Desde allá” renuncia a la “intelectualidad pura” del cine átomo y nunca deviene en la  denuncia social que marcó a nuestro cine por décadas. Por eso reitero, nunca has visto una película, sobre el poder, como “Desde allá”. Es la óptica del cazador (macho alfa) asechando a un joven malandro (la víctima), que el director debutante, Lorenzo Vigas , percibe (y nos presenta) como otro alfa.

La película transcurre en una Caracas profunda (el productor, Rodolfo Cova, indicó que renunciaron a mostrar los lugares icónicos de la ciudad), en sus dos vértices (Este y Oeste) . Me impactó el trabajo sonoro del largometraje: murmullos, masturbación, carritos de helado, vendedores ambulantes, respiración, platerías y cornetazos se adueñan de la sala de cine, a veces con estridencia, para  luego apagarse cuando entramos al “santuario” de Armando: su ordenado departamento, vigilado por una madre ausente desde docenas de portarretratos distribuidos por toda la vivienda, una especie de  red de cámaras de un súper yo que se niega a esfumarse.

El personaje de Armando, comentó el director, deriva de un guion previo, donde intentaba retratar a “un autista emocional, esa fue la idea al principio (...) Yo no escribí la película queriendo hacer un comentario político, pero hoy en día lo que está viviendo Venezuela, la incomunicación profunda,  queda reflejada en Armando que funciona como una metáfora de incomunicación entre las clases”.

 

alt

Le pregunté al director,

—    Me impresionó la manera como la ciudad habla a lo largo del film, sobre todo contra la asepsia de Armando, a quien encapsulas . La película podría ser "cine átomo” por esa economía de recursos , parece que buscas que nos centremos en la historia y la experimentemos. ¿Cómo se logra eso?

—    Vigas: Era muy importante ubicar al espectador en el punto de vista de un “voyeur”. Todo es a distancia, por eso se llama “Desde allá” y el espectador tenía que estar en la posición de Armando, por eso la cámara a veces está atrás de él, a veces fuera de foco, porque te obliga a imaginarte cosas que no estás viendo. Armando está entre la gente , pero a la vez no. Está en una realidad paralela. Emocionalmente no está allí.

 

A estremecerte...

alt

La obra, que lleva 13 premios internacionales, incluyendo el prestigioso León de Oro de “La Biennale” de Venecia, cuenta con un elenco protagónico estelar :  el chileno Alfredo Castro  (lo vimos en “No”, de Pablo Larrain, quien lo ha dirigido en media docena de películas), con un registro actoral que da escalofríos. Alfredo deviene en Armando de una manera radical, en sus silencios, en su constante otear el entorno, en sus maneras. Su contrapeso es Luis Alejandro Silva, salido de las barriadas caraqueñas y entregado, a pulso y voluntad, a perfeccionarse como actor (ahorita está en Chicago, estudiando inglés).  Previamente  actuó en “La hora cero” y en “La distancia más larga”. Silva convence como  Elder, el malandro que roba y agrede al viejo “maricón”, sin intuir  que esa debilidad del adinerado seductor es una red que podría apresarlo.  

Aunque la selección de Silva fue casi inmediata, comentó Vigas que compartieron durante un año (comidas en restaurantes, idas al cine, conversaciones) antes de comentarle lo que esperaba que hiciera en el film, las escenas gay.  Los amigos de Elder  son jóvenes reclutados en las barriadas, sin experiencia actoral, pero entrenados durante meses .

Las filmaciones duraban horas: los actores se mimetizaban con el entorno, haciendo colas, coexistiendo con la gente antes de prender la cámara y gritar “acción”.

La presencia casi tangible del  director  a lo largo de la película es el sello que conquistó, en Venecia, a un jurado compuesto por "directores" , comentó Cova. "Hay una mano del director que se siente, una propuesta, una intención que va desde hacer repetir a los actores hasta treinta veces la escena para lograr agotarlos, y ese dejo de agotamiento en la escena queda en la última toma que es la que se terminó usando... Eso era parte de la pesadez que Lorenzo quería en los actores. Toda su propuesta a nivel de fuera de foco, de lo que sucede fuera de cuadro, de las elipsis de un corte a otro donde pasan semanas, a veces sabes que sucedió algo, pero no  lo sabes realmente y tres semanas después entiendes que fue lo que pasó, son las cosas que valoraron los miembros del jurado", detalló Cova.

 Una montaña rusa emocional

alt

“Desde allá” entrega una visión cruda de la lucha de poder, de la manipulación, del despliegue de fuerzas que no siempre son físicas. Es la biología del poder magistralmente narrada y dirigida. 

“Esta película no va a dejar indiferente a nadie. Te lleva a sentir emociones muy fuertes. Estás todo el tiempo involucrándote como espectador, te metes en la historia. La película le deja espacios al espectador, tiene que completar cosas que no son claves , eso fue hecho adrede, es una forma para que cada quién la complete en su cabeza”, aseveró el director.

Y es así, la “montaña rusa emocional”, (en palabras de Vigas) se complica por las elipsis de los personajes y, algunas veces, como pasa en la vida real, por sus mentiras. Armando no es el anodino personaje camuflado bajo su chaqueta azul tipo “Dorsay”, sino que juega con su conquista con la experticia de un jugador de ajedrez, lo cuida, lo mima, lo exilia de su barriada, lo subyuga y los resultados son inesperados para el espectador.

Armando persigue a sus jóvenes presas, pero también a un hombre mayor, que se mueve por los círculos del poder, almuerza en restaurantes caros y habita una lujosa vivienda a las afueras de la capital.

En balance, un rompecabezas complejo que te reta una y otra vez a tratar de encajar esas piezas que nunca están completas en la pantalla. Una película que te llevas a casa.

Trilogía sobre el “Padre”

Vigas  creó un film que, desde su segunda escena (Armando masturbándose ante un jovencito que contrató en un autobús), se niega a “mecer” al espectador. Él quiere, como diría Cadenas, estremecerte, sacudirte, sacarte de la mullida butaca del cine y confrontarte con todo aquello que  has estado evitando. 

Lorenzo Vigas (Mérida, 1967) es biólogo molecular (Universidad de Tampa) y estudió cine en la Universidad de Nueva York (1995). Debutó en el 2004  con el corto “Los elefantes nunca olvidan" (con Gonzalo Cubero, Greisy Mena y Guillermo Muñoz) donde abordó el resentimiento hijo-padre (a quien llaman “elefante, porqué a mí nunca se me olvida una cara”), que profundiza en “Desde allá”.  El director no está presionado por los discursos comerciales, ha rechazado ofertas para dirigir cine estadounidense y se mantiene fiel a su propuesta exploratoria de la figura paterna, que cerrará con el largometraje “La Caja”, que se producirá en México.Pronto exhibirá en Venecia su primer  documental, “El vendedor de orquídeas” (sobre su padre, el laureado artista plástico Oswaldo Vigas).

 De invisibles a invencibles

“Éramos la cenicienta del festival (La Biennale 2014  ), el equipo menos favorito porque competíamos contra películas muy grandes: “La chica danesa”, “Spotlight” (…) entonces nadie nos prestaba atención. Queríamos que nos entrevistaran, pero éramos completamente invisibles. Después de la premier todo cambió. Entonces empezamos a soñar, pero todo era muy incierto… A medida que iba transcurriendo la premiación, que los premios cada vez eran más importantes y no nos nombraban, se nos ponía la carne de gallina, nos preguntábamos hasta dónde va a llegar esto, hasta dónde, y quedaban dos premios al final, el León de Plata y el León de Oro. Todos pensamos que nos iban a dar el de plata, pero nos dieron el de oro. Fue maravillo. Es la primera vez que una película iberoamericana, y hablada en español, gana el León de Oro”, relató el director.

“Desde allá” se rodó en nueve semanas, que en realidad fueron cinco años de trabajo contínuo, explicó su productor, Rodolfo Cova, “el rodaje es lo más corto del proceso. Fueron años escribiendo el guion, después  dos años de levantamiento de fondos,  la pre-producción, el rodaje y un año de postproducción”, explicó.

... y el final

alt

Al terminar la proyección me vinieron docenas de referencias, intersecciones de interpretaciones: traición, Edipo, cine de denuncia, cine de identidad, ausencia paterna, cine átomo, cine de iniciación , homofobia, incomunicación, poder... De pronto pienso en ¡Armando! , el nombre no puede ser casual, ese personaje se va auto-construyendo (armándose) frente a nosotros, nos metemos en su cabeza (la cámara nos muestra su espalda frecuentemente, lo seguimos, nos hacemos sus cómplices, vivimos el país desenfocado que él, también desenfocado, mira una y otra vez), y luego se desarma abruptamente… Le pregunté al vuelo a Lorenzo Vigas si había un metajuego allí, en la escogencia del nombre como metáfora de alguien que se “arma” una vida a su medida, controlada. Me miró y respondió: “no, no se escogió el nombre por algo especial, pero esa pregunta que me haces es muy interesante, es otra manera de abordar la película”…  Y es así, porque todo lo vemos “desde allá”, desde la distancia que Armando interpone entre él y el mundo, desde esa zona donde arma sus asechanzas y disfruta, en solitario, su poder.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla | Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Fotografías fijas del film: Alexandra Bas


 alt

Ficha del film

Desde allá

Dirección |Lorenzo Vigas

Guión | Lorenzo Vigas

Protagonistas: Alfredo Castro (Armando), Luis Alejandro Silva (Elder)

Elenco:Jericó Montilla, Catherina Cardozo, Jorge Luis Bosque, Greymer Acosta y Marcos Moreno.

Producción: Rodolfo Cova, Guillermo Arriaga, Michel Franco, Lorenzo Vigas

Producción Ejecutiva: Edgar Ramírez, Gabriel Ripstein

Fotografía: Sergio Armstrong

Edición: Isabela Monteiro

Dirección de Arte: Matías Tikas

Diseño de Sonido: Waldir Xavier

Casting: Beto Benites

Vestuario: Marisela Marin

Maquillaje: Stella Jacobs.

Productoras: Factor RH, Malandro Films, Lucía Films, CNAC

Año: 2015

Estreno en Venezuela (30 salas): 02 de septiembre de 2016.

Más información:

Twitter: @DesdeAllaFilm  | Facebook: /DesdeAllaFilm | Instagram: @DesdeAllaFilm


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com