Doble coronavirus
Escrito por Juan Pablo García | @juanpablogve   
Miércoles, 18 de Marzo de 2020 07:57

altEn todas partes del mundo, traspasada la barrera del alerta, se adoptan previsiones ante la pandemia del coronavirus.

Muchos de los problemas que se padecen, sin inmediatamente postergados frente a la pandemia. Habrá los inescrupulosos que sacan partida de la situación, pero se siente que cada Estado es Estado, porque adopta con gran eficacia las medidas necesarias, y cada sociedad civil lo es, cuando las perfecciona y hasta corrige. Es una dinámica distinta la que sentimos en este exilio forzado. Mal que bien, previas campañas de orientación, hay un asomo real de verdad, de eficacia y de sensatez de las autoridades. Sin dudas, una distinta gobernanza.

No ocurre así en Venezuela. La mayor desconfianza es hacia el Estado que, por un lado, ha dejado de serlo gracias a la camarilla que lo gobierna, cada vez más destruido, definitivamente fallido y forajido; y, por el otro, comprobadamente mentiroso. Maduro Moros dice apenas que todo está resuelto, tomadas las precauciones del caso, en la Venezuela de la (auto) censura, donde padecemos enfermedades muy antes superadas, no hay medicamentos ni médicos y  enfermeras suficientes, porque ya se jubilaron y dan pena, o porque fueron obligados a marcharse del país.  Los médicos cubanos no están preparados para estas o cualesquiera otras eventualidades, siendo en un elevado porcentaje cabezas de playas para la invasión militar que tenemos, decidida por La Habana. Rogamos a Dios que no acontezca ninguna tragedia ante el coronavirus, porque de Él depende nuestra suerte. Además, de nosotros mismos pero nunca el madurato socialista.

Entonces, sufrimos de un doble coroavirus. De la amenaza de la pandemia y del cáncer de una dictadura. Y es ocasión para que la sociedad civil venezolana se movilice en la medida de lo posible y tenga por empeño la profusión del mensaje de alerta, las recomendaciones del caso, por todos los medios que sean posibles. También que se nos abanderemos de una solidaridad que está en nuestros genes, ayudándonos mutuamente. Cuando todo esto pase, pediremos cuentas de la usurpación que nos ha hecho retroceder a la barbarie, pero también de todos estos desalmados que ven en el coronavirus una oportunidad para hacer sus sucios negocios, importar medicamentos de ocasión y lavar así sus divisas y otras de las “hazañas” acostumbradas a cuenta de nuestras desgracias. Y si de TIAR hablamos, habrá un TIAR sanitario indispensable. Por ello, el 187, 11 constitucional actualizado a propósito del doble coronavirus que sufrimos.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com