Del pecevé
Escrito por Luis Barragán | @luisbarraganj   
Lunes, 22 de Noviembre de 2021 06:43

altSe supone que un partido denominado oficialmente comunista, constituye la mejor expresión de las aspiraciones revolucionarias

que otras organizaciones no alcanzan a representar. Aquél recoge una larga tradición de luchas y una maceración ideológica que éstos difícilmente logran.

Según el canon, el talante marxista-leninista marca la diferencia al darle una exactitud prácticamente científica a sus planteamientos e iniciativas, aunque los hubo heterodoxos como el italiano y el español, purgándose preventivamente el francés a tal punto que también fue enemigo del estudiantado que se hizo de las calles parisinas hacia mayo de 1968. En Cuba, el partido o, mejor, su nombre, fue expropiado por Castro Ruz, convirtiendo la marca en el eje del proceso, aunque en otras latitudes, no hizo falta una entidad que alguna vez fuere registrada por la Internacional dirigida por Moscú para ocupar la escena.

Presumimos que el Partido Comunista de Venezuela (PCV), tarde o temprano, se convertiría en el principal partido de la usurpación, centro motor de esta desdichada experiencia del siglo XXI, pero no lo ha sido ni lo será, como tampoco hubiese ocurrido en los sesenta de la centuria anterior. Así lo comprendieron algunas de sus figuras, añadido a los hijos de viejos e ilustres dirigentes, que simplemente se pasaron al chavismo y aprovecharon la coyuntura para convertirse en militantes y beneficiarios del PSUV, creado a punta de gobierno. 

Independientemente de las naturales diferencias, excesivamente lógicas al soportar el peso desmedido de dos décadas pérdidas, nos entristece el papel desempeñado por el PCV que cuenta con una historia y una dirigencia que marcó pauta en el país. Más de una vez lo apreciamos en el parlamento, con sus  cuadros  menospreciados, irrespetados y burlados por un oficialismo que sólo los aceptó como parientes menores y muy lejanos, estorbando sin más.

Hace poco, recogimos del asfalto unos volantes impresos, seguramente costosos por la tinta, aunque muy pequeños, que promovían a un candidato del PPT, a lo mejor, ya  caído en desgracia con los jerarcas del régimen.  De posibilidades aún más nulas en esta farsa electoral, pareciera que el PCV no se percatara de su inutilidad para los cubanos y, luego, para el madurismo, y de la franca extemporaneidad del leninismo que, con todo, al menos, tiene un poco más de racionalidad que eso que llaman socialismo bolivariano.

alt


blog comments powered by Disqus
Última actualización el Lunes, 22 de Noviembre de 2021 06:54
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com