“Adiós, señor presidente”
Escrito por Antonio José Monagas | TW: @ajmonagas   
Domingo, 24 de Octubre de 2021 00:02

altAun cuando el título de la presente disertación podría leerse sin otra interpretación que la que en principio se infiere, dada la aguda crisis de gobernabilidad

y gobernanza que padece Venezuela, la idea no está tampoco desvinculada de dicha realidad. Aunque la misma se ha recogido del libro que, en 1985, escribiera el reconocido y recordado economista, Dr. Carlos Matus Romo quien además fungiera como Presidente del Banco Central de Chile y Ministro de Economía durante el gobierno del presidente chileno Salvador Allende.

Sin embargo, vale la digresión alrededor del propósito que recoge el pensamiento de Matus cuando dedica su obra a cuestionar la gestión de gobierno de cualquier país que se califique “democrático”. Esto, si bien puede identificar la realidad de alguna nación ubicada en cualquier ámbito del mundo, puede igualmente semejar la situación de la Venezuela actual. Sobre todo, como resultado de la seria crisis de Estado que la tiene atrapada entre contingencias suscitadas por la arbitrariedad, el resentimiento de sus gobernantes y equivocados criterios reñidos con leyes establecidas y convenios refrendados por la República venezolana. Incluso, con principios constitucionales y valores superiores de su ordenamiento jurídico. 

El hecho de traer a colación tan interesante ejercicio intelectual, debe ser concluyente en cuanto a lo que ocurre en medio de la cuestionada gestión de gobierno. El mismo, fue elaborado por quien entregó a la universidad autónoma venezolana su mejor esfuerzo académico. Más, toda vez que el exilio determinó que Venezuela sería el lugar donde disfrutaría el ocaso de su vida.

En principio, los problemas que en la actualidad azotan a Venezuela son los mismos que enfoca Matus a lo largo de su obra. No obstante, lo pertinente de la presente referencia es notar que no siempre, la decisión electoral asumida por el pueblo al momento de escoger al líder de la política nacional, o sea al presidente de la República, es la mejor fundamentada. Aquello que reza de que “un pueblo se da el gobierno que merece”, podría ser de exacta certeza desde la ironía. Pero revisado el problema desde una perspectiva politológica, no es así. Sobre todo, cuando en medio de dicha situación se establecen variables de razón cultural, emocional, económica y política que tienden a replantear las realidades con base en consideraciones ajustadas a la verdad de la crisis en curso.

Pero más allá de lo que esta reflexión pudiera incitar, está todo lo que configura planes de gobierno soportados en vinculaciones de agregados que para nada y por nada son capaces de coadyuvar con el establecimiento de promesas dictadas en momentos electorales. O al menos, de programas gubernamentales traducidos de ambientes críticos. 

Vale en este punto referir lo que es una praxis de gobierno estructurada sobre condiciones de precariedad profesional. Es decir, fundamentadas en lo que representa “lealtades” que en el fondo resultan vinculaciones amañadas o viciadas por viscerales y deformados intereses.

En el conjunto de lo que estos problemas han significado para el devenir de un país, no hay duda del daño que los mismos generan a lo largo del curso de acontecimientos y decisiones. Además, insuficientemente encauzadas. Asimismo, vale denotar lo que estas realidades signaron a Venezuela toda vez que su gobierno, apostando a nimiedades funcionales tanto como a exageraciones estructurales, cayó en la desgracia protagonizada por la mediocridad de sus gobernantes en todos los niveles de su estructura administrativa.

Hoy, luego de casi veinticuatro  de gobierno, los resultados son catastróficos. Tanto que los errores se convirtieron en castigo político para una población que incultamente se aferró ilusamente a apoyar un gobierno por el sólo hecho que representaba la verticalidad de un uniforme. Consideración ésta que, desde un principio, se sabía que lo irrespetaría hasta sus últimas consecuencias. Y en efecto, así se dio. 

Actualmente, Venezuela pasó al último lugar en todos los índices que hablan de desarrollo, progreso, transparencia administrativa, inflación económica y democracia. Podría decirse que Venezuela dejó de existir. Ahora es un país lejano que alguna vez sirvió de ejemplo o referente internacional. Por eso, cabe clamar a los cuatro vientos lo que hoy reclama la población en la calle. Aunque también, cabe repetir la misma frase que sirvió de título al solicitado libro del Dr. Carlos Matus Romo: “Adiós, Señor Presidente”.


blog comments powered by Disqus
Última actualización el Domingo, 24 de Octubre de 2021 07:09
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com