Los "acuerdos" de México
Escrito por William Anseume | @WilliamAnseumeB   
Viernes, 10 de Septiembre de 2021 06:54

altEntre sorprendidos y abrumados observamos la pérdida de tiempo en México.

Como era de esperarse. Sorprendidos: se alcanzaron dos acuerdos. Uno de ellos parcial: la atención humanitaria de los venezolanos. El otro también evidente: el Esequibo es nuestro. Caramba. ¿Había que sentarse en México? Suscribieron un acuerdo de lo evidente. De avances sobre libertad electoral nada. De elecciones presidenciales nada. Abruma. 

Ah, sí. El régimen exhibe sus anhelos: fin de las sanciones y el dinero fresco que pueda obtener. Ya amenaza a los "opositores" de esa mesa, esos que no fueron siquiera escogidos por la Asamblea Nacional legítima para ejercer esa representación, con sus temas exclusivos. También el régimen escoge sus interlocutores. Y el otro lado (¿Es otro?), acepta vetos e imposiciones de quienes y quienes no. 

México no pasa de un saludo a la bandera (¿venezolana?). No se traduce en acciones efectivas hacia el fin deseado por quienes postulamos democracia y libertad como norte. Allí no se avanza en el tema electoral. Se produjo un evidente engaño, mientras aquí se inscriben absurdamente candidatos y partidos, y se colocan y se retiran. Como si nada pasara. Ya circulan las colocaciones de las tarjetas. Hay una simulación de normalidad electoral increíble, impensable. ¿Quien financia a los "opositores"? Giras, carteles, encuentros, afiches, una demostración de ebullición financiera chocante ante el desvalido ciudadano que presencia impávido el accionar desmesurado a escasos días para las elecciones. 

En México avanza el régimen: sigue ganando tiempo que siempre lo favorece, se reafirma institucionalmente, obtiene reconocimiento y legitimidad. Se le llama gobierno, mientras el G4 se autoreconoce como "oposición". Ya no hay tiranía usurpadora por un lado y gobierno legítimo por el otro. La Asamblea espuria, la que designó a ese supuesto Consejo Nacional Electoral, resulta premiada con la consagración de su existencia. El CNE se envalentona como organizador autorizado por las partes del evento comicial. Todo con una pasmosa normalidad, como si estuviéramos en una transición oficializada. Abruma y sorprende. 

En México y con la aceptación de una facción de la "oposición" de las "elecciones" del fraude cantado, pierde mucho la democracia a la que aspiramos los venezolanos. Pactar así en condiciones de inferioridad con el enemigo, es entregarse y más: fragmentarse. Es entregar la dignidad. Inaceptable. La Venezuela democrática debe desconocer esas supuestas elecciones. La verdadera oposición debe mantener su rumbo en pos de las libertades plenas. No esta libertad condicional, mocha, o, peor, esta carencia absoluta de libertad en la que estamos, así la disimulen artificiosamente con gritos y pitos y carteles como si fuéramos libres. La libertad no es un simulacro. México y sus acuerdos de Perogrullo nos hacen daño. Mucho daño. Constituyen un retroceso grande en el sendero deseado. 

alt


blog comments powered by Disqus
Última actualización el Viernes, 10 de Septiembre de 2021 06:58
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com