El talibán criollo
Escrito por Ricardo Ciliberto Bustillos   
Lunes, 06 de Septiembre de 2021 00:00

altComo es sabido, el talibán es una organización o movimiento musulmán sunita que opera casi exclusivamente en Afganistán

y cuya característica más notoria -  al menos para occidente -  es la sujeción a la Sharía, una especie de código de conducta, de leyes que  señalan a los seguidores del profeta Mahoma cómo conducirse en la vida cotidiana. Generalmente, estas normas son más radicales y arcaicas para las mujeres. Hasta ahora,  no busca su internacionalización como ISIS, E.I., Al Qaeda, etc. En todo caso, el triunfo talibán, la huida impresionante de Kabul de miles de afganos y la retirada de las fuerzas militares, principalmente estadounidenses, debe llamarnos a  una seria reflexión política y social a quienes estamos en el lado oeste del mundo. Las cosas podrían complicarse más allá de cualquier previsión.

La democracia es una cultura, una manera de ser, de concebir una sociedad y el hombre, de valorar en extremo la libertad, la justicia y la igualdad de  oportunidades para todos. Se trata de reducir las diferencias, la pobreza  (que muchos confunden con una paridad ramplona y simple) y de acabar con la inmensa y deplorable miseria de muchos. La democracia fundamentalmente es un sistema político de participación, ciudadanía, de elecciones periódicas, de sólidas instituciones y apego a la ley, de respeto a la opinión diferente y de confluencia de partidos políticos en busca del poder y el gobierno a través de la vía pacífica y electoral.

Es verdad que vivimos momentos de precariedad democrática, de usurpación e ilegitimidad. Pero de allí a considerar nuestra participación en las elecciones del próximo 21 de noviembre como una traición a la causa democrática, es el colmo del radicalismo y de una mentalidad política estrecha.

Preocupa que algunos apelen a un expediente harto conocido en nuestros predios en el sentido de promover caminos reñidos con la sensatez y la inteligencia política. Bastante nos hemos equivocado para continuar haciéndolo. El aprender y corregir también es una virtud.

Ha sido muy duro el camino recorrido por la oposición y el pueblo venezolano. De sobra se sabe que estos comicios no tienen las condiciones que aspiramos. En demasía conocemos el ventajismo, las trabas, retaliaciones y alcabalas que nos impondrán. En consecuencia, nada de esto nos es ajeno. Pero seguir con el “ritornello” de hace 20 años, desoyendo  lo que realmente aspira la mayoría  y de lo que impone la realidad, es caer una vez más en el error y en  un pretendido heroísmo político, por demás inapropiado y hasta ridículo.

Al talibán, más allá de su respetable cimiento religioso, se le conoce por sus procederes y comportamientos reñidos con los derechos humanos inalienables y de obligada protección. 

Salvando las distancias, pareciera que  atavismos políticos y ciertas posiciones  fuera de toda lógica han hecho mella en algunos que se dicen ser demócratas. Los personalismos siempre han sido nefastos. En política, los egos han ocasionado traumáticas divisiones y dispersiones muy útiles para los adversarios. Una especie de talibán criollo continúa con una incomprensible  posición de no ceder ante un eventual diálogo, un acercamiento de las partes por el bien del país, de un posible acuerdo y  unas elecciones. Es hora de reflexionar y de apoyar definitivamente  lo que le conviene a la democracia que estamos empeñados en reconstruir.

|*|: Especial para www.opinionynoticias.com


blog comments powered by Disqus
Última actualización el Domingo, 05 de Septiembre de 2021 20:24
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com