"Jacobinos extraviados"
Escrito por Ricardo Ciliberto Bustillos   
Lunes, 12 de Julio de 2021 00:00

altIniciamos estas breves cuartillas haciendo mención a la  expresión que el destacado historiador Germán Carrera Damas utilizó

para describir la  Venezuela de principios del año 2000: Estamos en presencia de “la demolición de la República”. Confieso que me quedó grabada  y que tantos años después pueda constatarse su veracidad. 

Desde el mismo día que Hugo Chávez tomó posesión en febrero de 1999, se dio inicio al desmantelamiento del sistema democrático. No obstante, compartimos el criterio que mucho antes algunos radicales tirapiedras junto a grupos y personalidades pretendientes y cazadores  de poder, ya habían agarrado martillos, hachas y mandarrias para derribar importantes vigas, columnas y paredes republicanas. Para entusiasmar a un  electorado un tanto desilusionado, vociferaron atractivos discursos - como buenos populistas-  hasta lograr su aquiescencia y apoyo.  Aquí y ahora  tenemos las nefastas consecuencias de aquellas argucias y malos propósitos.

Como es harto sabido, la oposición quedó desguazada, reducida a  escombros y a expensas de los malolientes agravios y amenazas del supremo jefe.

Ha sido muy largo y sumamente difícil el camino para recomponer y organizar las fuerzas democráticas. Más aún, todavía estamos en ese trance. El torpedeo inmisericorde  a lo poco que queda de los partidos, y la constante persecución de sus principales dirigentes y activistas, no ha cesado siquiera un momento.

Pero si a ver vamos, ¿qué otra alternativa hay, más allá de continuar bregando por alcanzar una salida pacífica y democrática?

Algunos furibundos opositores, como si fuesen reencarnación Maximiliano Robespierre en los Tiempos del Terror francés, alardean  de su heroicidad  a través del  teclado o en cómodos salones (en bares, pues), atacando sin piedad a quienes buscan una solución que le evite al país mayores  penurias, desgracias y lamentos.

El radicalismo no tiene brújula para indicar quién está a la derecha o a la izquierda, arriba o abajo, adentro o afuera. Causa alarma y a la vez angustia escuchar o leer a algunos, aparte de enfatizar que aquí no hay nada que hacer o que todo está perdido, pidiendo, rogando y clamando por una intervención extranjera, un golpe de Estado o una guerra civil. ¿Se puede llegar  a semejante pequeñez y desatino? 

Hay una inmensa mayoría opositora en el país (85%) que aspira a una pronta resolución de este conflicto político, superar la contracción económica y - sobre todo -  la pobreza social. De seguro, también está de acuerdo con que se llegue a una solución que nos permita retomar el sendero de la libertad y la democracia. Comprendemos que  la desesperación juega un papel inevitable cuando no se ven algunas luces en esta inmensa oscuridad nacional. Justificable pero no permisible. Es el tienes razón, pero no se puede o no se debe.

Entiéndase bien. Lo que se busca, a toda costa y sin desmayo, es forzar al régimen para que se realicen elecciones limpias, universales, secretas, pacíficas, creíbles,  supervisadas y con resultados ceñidos a lo expresado por la voluntad popular. Al fin y al cabo  lo que se quiere  es devolver a los venezolanos la soberanía usurpada y el derecho a vivir  en paz y libertad.

Mucho cuidado que por allí andan  algunos jacobinos extraviados de la historia y de la realidad, pregonando salidas que en nada se corresponden con la sensatez y la razón. Por cierto, del otro lado, en los predios del gobierno y  su partido, hay muchos que sueñan con eternizarse en el poder. Lo que pasa es que ya no  tienen, como una vez  expresamos, campanas que puedan repicar. La situación ha variado totalmente y la demolición de la República se ha detenido. A buenos entendedores….

alt 

|*|: Especial para www.opinionynoticias.com

    


blog comments powered by Disqus
Última actualización el Domingo, 11 de Julio de 2021 21:11
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com