Vacunas o hierbajos
Escrito por William Anseume | @WilliamAnseumeB   
Viernes, 16 de Abril de 2021 00:00

altExpuestos a la muerte por un régimen que ha despreciado la atención de la salud y de la vida permanentemente y no de ahora,

los venezolanos nos debatimos entre tener en algún momento acceso a alguna vacuna o sostenernos vivos, mientras tanto, a punta de hierbajos. 

Algunos consultarán a un recordado autor del siglo XIX, Gerónimo Pompa, y su libro Colección de medicamentos indígenas y sus aplicaciones, para resolver el asunto de un modo muy vernáculo. Otros sencillamente acudiremos a la memoria de las abuelas, a una cultura tradicional, ancestral. El ajo, la cebolla, el limón, jengibre, miel, conchas de naranjas o de mandarinas. Circulan audios y videos con recomendaciones múltiples: la hoja de guayabo, el fundamental malojillo, también el cundeamor, tallos y flores de árnica, llantén. Desde luego, la tan útil sábila. Y muchísimo monte más...

El régimen del terror no conoce límites para arrollar en términos humanos a la población. El problema de las imposibilidades para la adquisición y distribución de vacunas reviste cada vez más evidentemente una (mala) intención política y económica. Mientras los ciudadanos clamamos por una protección que no llegará mientras no se decida si son mejores cubanas o rusas. Si las europeas dejan o no mayores ganancias. Incluso debe primero resolverse si el virus y las cepas son originales de China o de Brasil. Porque el asunto también tiene ribetes geopolíticos. Si pone Guaidó los centavos o si mejor no los pone porque eso le daría cancha donde patear el balón del apoyo para la salud general. 

Por otra parte, la empresa privada quiere dar su contribución y traer algunas dosis para proteger a sus empleados. De ese modo, el régimen bloquea también a Fedecamaras y le impide traer nada que estorbe a rusos y cubanos. Cuando toda la ciudadanía debería poder elegir, según precio y calidad, además de su gusto y posibilidades, la vacuna con la cual proteger su vida y la de los suyos. Pero los criminales se imponen y nos imponen sus criterios político-económicos, generándonos a todos esta incertidumbre existencial, este debate entre vivir o morir por cuenta de quienes manejan el poder y no les importa para nada o parecen complacerse en el conteo diario, que nadie cree además, de contagiados y muertos. Su responsabilidad, su culpa. 

Aquí estamos, apegados a diferentes hierbajos, mientras llegan las vacunas. Esas que también procuran imponernos. Contrarían todas las libertades y esto será mientras conquistemos la libertad plena. Por ahora la poca que tenemos, hasta para vivir, está condicionada. 

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com