Cosas importantes, pero no urgentes
Escrito por Luz Mely Reyes   
Lunes, 21 de Septiembre de 2009 06:38

altEl primer día de clases de este prometedor año escolar empezó como siempre: aburrido, con alumnos, docentes y representantes desperezándose y con la expectativa propia de quien inicia una nueva etapa. Afortunadamente no hubo escenas tipo "con mis hijos no metas" ni tampoco aquellas de "no volverán" y lo más risible -al menos para mí- es que el llamado para que padres y representantes acompañaran a sus hijos el primer día de clases -por el estreno de la Ley Orgánica de Educación- no se cumplió.

El primer día de clases de este año fue también mi primer día de vacaciones de este período. Como es usual tuve que hacer varias "diligencias" que me llevaron a usar muchas veces el transporte público superficial, o lo que es lo mismo agarré mi camionetica, caminé por estas calles y anduve un rato por Caracas sin el apuro de tener que llegar a alguna parte.

Por eso es que tal vez pude detenerme en algunas cosas que parecen importantes, pero no urgentes y según mi impresión nuestra vida mejoraría en mucho si, en vez de posponerlas indefinidamente, las resolviéramos.

Una señora casi tuvo que pedir auxilio para subir por el estribo de una buseta. Sus brazos no alcanzaban el tubo de agarre y sus piernas apenas se podían elevar, adentro en medio de asientos con espacios reducidos la gente se amuñunaba y más de uno se molestaba porque tanta estrechez no sirve para quienes tienen extremidades de largo usual. Es un sueño para aquellas personas con alguna discapacidad física pretender usar este tipo de transporte. ¿Por qué si Caracas tiene ya tantas autoridades nadie hace algo por dignificar los vehículos que obligatoriamente deben emplear la mayoría? ¿Aprenderemos algún día a respetar el uso de las aceras? Por donde quiera que uno pasa hay vehículos ocupando el paso de los peatones. Los estacionan en los cruces, en doble fila, y quien ose andar a patica debe entender que debido al mal estado (cráteres, fallas de borde, "mojones", suciedad, y postes de publicidad) es obligatorio lanzarse a la calle. Mención especial merecen las de Las Mercedes donde una simple caminata se convierte en un deporte extremo.

¿Alguien cree que los enfermos en hospitales públicos merecen un sueño tranquilo? Pues al menos no algunas personas que hacen fiestas en el mercado de buhoneros de Petare frente al Pérez de León. La rumba puede amanecer y ni la policía que tiene un módulo en el centro asistencial le para el trote a los escandalosos. Igual ocurre en el hospital José Gregorio Hernández, de la caraqueña parroquia San José.

¿Se ha dado cuenta usted de cuanta basura produce? Este tema es recurrente, pero mientras no se ataque la producción de desperdicios poco se podrá hacer para evitar la suciedad generalizada. Las empresas decidieron hace tiempo usar materiales hechos para durar para siempre -por ejemplo, el plástico- para envasar productos que caducan en pocos días. Uno no sabe dónde botar las pilas agotadas, no hay una política de reciclaje y mientras tanto el país que le heredaremos a nuestros hijos se convierte en un basurero general.


Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Fuente: Últimas Noticias


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com