La Universidad en tiempo del chavismo
Escrito por Elis Mercado   
Jueves, 03 de Septiembre de 2009 07:26

altUna promesa de las tantas que hizo Chávez fue aquella de que prefería despachar desde una tienda de campaña antes de cerrar una universidad. Esa promesa como las muchas que ha hecho no ha sido lo suficientemente recordada, ni siquiera por el ex diputado Pastor Heydra en su libro sobre las promesas del comandante paracaidista (Por cierto que este no es el único ni el primer libro del “negro” Pastor, pues entre otros publicó, hace algún tiempo ya, un excelente trabajo sobre las izquierdas en Venezuela, donde devela las confusiones y mezquindades de esa parcialidad política).

Vayamos al grano que es lo que nace. Y el grano en este caso no es otro que el tema de la universidad en tiempos de chavismo, que es como decir en tiempo de izquierdismo mohoso y retrasado.

La primera cuestión, avant-la-lettre, es una pregunta que por muy simple se convierte en extensa. ¿Dónde están los izquierdistas furibundos que, con nosotros, se tiraban al suelo y hasta en cómicas huelgas de hambre, cuando los gobiernos de la mal llamada cuarta república, (por cierto que todavía no he podido hallar los sustentos historiográficos que justifiquen esta denominación) intentaba alguna reforma en las universidades públicas? Muy sencillo: algunos andan de provocadores, especies de avant-garde policial en las universidades delatando (chapa y pistola Glock incorporadas al cinto) a todo aquel que se atreva a levantar la voz y la bandera de la autonomía frente a los atropellos gobierneros, es decir, son los verdaderos sapos de la “revolución”.

¡Autonomía! ¡Autonomía!, era el grito ensordecedor de las viudas y viudos de la pesadilla socialista-comunista. Hoy, lo que es ensordecedor es el silencio con que apañan las barbaridades que el gobierno comete contra los procesos autonómicos, que en forma responsable se venían dando en las universidades experimentales. Ese proceso se ha convertido hoy, entre otras cosas, en un triste espectáculo de montar “módulos universitarios”, especie de ruta de las universidades, en donde las credenciales y los currícula de los aspirantes a docentes universitarios valen menos que la antigua locha, y lo único válido es la inefable credencial del díscolo PSUV o de los blandengues aliados del oficialismo.

En una pobrísima demostración de originalidad y creatividad política, han recurrido a una supuesta municipalización de la educación universitaria, como un intento de borrar del imaginario democrático popular venezolano la noción de profunda y extensa democratización de la educación superior -concepto éste que rebasa el populismo masificador- que propugnó la era democrática que este país vivió durante cuarenta años de democracia, con sus errores y aciertos, con sus vicios y virtudes. Pero hay algo mucho más grave que todo esto, ya de por sí grave. Me refiero a la articulación sigilosa de un entramado de resentimiento y odio hacia los universitarios, hacia aquellos que cursan estudios en las universidades públicas y privadas. Me explico: la vieja idea, tanto más vieja más ridícula, de que los países que no se han desarrollado no lo han hecho porque otros sí lo han logrado, se traslada al campo socio-educativo y activa la convicción en aquellos que no han accedido al subsistema de educación superior, algunos por evidentes razones de iniquidad y otros simplemente porque no tienen capacidad, de que los que están ubicados en las universidades lo están en virtud de haberles arrebatado a ellos su oportunidad. No extraña oír a estos aspirantes a cursar en la elenfatiásica UBV o en el liceo militar UNEFA, expresarse en términos duros y hasta groseros, cargados de deseos de revancha contra nuestros estudiantes universitarios. Hay que prestarle atención a este nuevo semillero de resquemores y odios que pudiera estar incubándose en un sector de nuestra juventud.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com