Venezuela en blanco y negro
Escrito por Luis Garrido   
Sábado, 29 de Agosto de 2009 07:11

altEl Proyecto de la Ley de Educación aprobada en la Asamblea Nacional, por imposición directa de Hugo Chávez; vino a significar la gota que rebasó el vaso y marcó la división irreconciliable entre el gobierno y la clara mayoría de los venezolanos. Hoy tenemos una Venezuela en blanco y negro. No es suficiente, con hablar de escenarios distintos de quienes están de este lado o del otro; los llamados niní, los sancocheros y playeros, simplemente pasarán a formar parte de los ausentes, ante los presagios fatídicos que se ciernen sobre el país; pero con inclinaciones timoratas, que sólo benefician la política del oprobio.

Chávez sigue jugando a la distancia, entre el disfraz de la democracia y la dictadura de su objetivo. Pero mientras se apoltrona a sus anchas en el dominio absoluto de los espacios y la sumisión sin reserva de esos entornos que él tiene arrodillados, pero sin garantía de lealtad; su visión estará guiada sobre un propósito muy definido: aplastar la disidencia. Quien no lo entienda así, corre el riesgo de bajar la guardia, no pudiera darle pelea al dictador con las armas de la resistencia civil, contemplada en esa Constitución que con tanta euforia pregonamos a diario.

Sería una quimera, siquiera imaginar hoy por hoy, que con el cruce de líneas que colocan al gobierno por debajo de la oposición, fuera razón suficiente para darnos aires triunfalistas, ignorando los riesgos frente a un tigre herido. Si queremos que este Chávez acorralado por la opinión popular y atrapado en sus errores, retome el oxígeno perdido, proporcionémosle tribuna con el Referéndum Abrogatorio propuesto, desechando la confrontación que se ha venido manifestando en toda la sociedad civil, contra su perniciosa Ley de Educación.

La lucha es frontal. El país está en blanco y negro. No hay entendimiento, diálogo ni acuerdo posible. Chávez gana, si el 16 de septiembre se inician las clases; pero pudiera recibir tremendo revolcón, si maestros, padres y representantes, agrupados en las escuelas públicas, privadas y católicas, se disponen a impedir que esta Ley, convierta a sus hijos en instrumento de esa mente enferma, que busca por todos los medios de la perversión, intimidar y penalizar la protesta, para hacer posible la implantación de su proyecto totalitario.

Con la Ley de Educación comunista, se limita el pensamiento crítico de los venezolanos; se sepulta por completo y a muy corto plazo la libertad de expresión, amenazada y perseguida con brutal ensañamiento. El poder armado lo tiene el régimen, pero los padres y representantes en las 25.000 escuelas del país, tienen la fuerza moral que les da el amor por sus hijos; y el peso legal de la resistencia, amparado en el artículo 350 de la Constitución, para desconocer la autoridad nefasta que con propósitos malsanos, quiere imponer el autócrata.

Los tiempos son de truenos y relámpagos, que anuncian de todo menos tranquilidad. Habrá que preguntarse si esa gente que marchó de manera pacífica y fue agredida tan salvajemente por los esbirros del régimen, llevarán sus hijos a los colegios, para que un descarriado en el poder, disponga cuál habrá de ser su futuro.

Se agotó la espera del líder, los sueños en un Mesías. Líder es cada uno de los venezolanos, llámese empresario, mujer y hombre de faena diaria o humilde viviente. La crisis es pareja y le llegará a cada quien, si nos conformamos con resignarnos a los resultados de esa llegada. Sólo en nuestras manos está la salvación de la República.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com