El rescate de los líderes civiles
Escrito por Ramón Escovar León | @rescovar   

altDestacar el papel de los líderes civiles de la Independencia es una faena necesaria en un país históricamente dominado por el militarismo.

En los estudios de bachillerato se privilegia la importancia de los jefes militares sobre los civiles, a lo que no escapa la manipulación de la verdad. Eso ha contribuido a alimentar la creencia que nuestra Independencia es obra exclusiva de los militares, pese a la participación determinante del liderazgo civil. 

Este desequilibrio entre lo civil y lo militar se debe a que la historia patria se ha gestado básicamente como una narración guerrera y épica de la Independencia. En este sentido, Germán Carrera Damas afirma que: “Esta historiografía nace como el hecho de una sociedad que viene de la guerra, cuenta sus hazañas y justifica su acción. De allí que predominen en ella el carácter heroico, el sentimiento antiespañol, y la visión narrativa-épica” (Cuestiones de historiografía venezolana, p. 26). Y este discurso ha servido de acicate para potenciar el predominio de lo militar sobre lo civil en la vida política nacional.

Otro factor que alimentó el militarismo del siglo XIX fue el caudillismo, lo que constituye en palabras de Augusto Mijares “un sub-producto funesto de la guerra emancipadora” (“La evolución política (1810-1960)”. En: Venezuela Independiente 1810-1960, p.34). Es decir, la Guerra de Independencia permitió que el juego político pasara al control del caudillo militar, producto de la guerra. 

A lo anterior se une el excesivo culto a la figura de Simón Bolívar, como es sobradamente conocido. Muchas veces no se exponen sus ideas como fueron pensadas sino como le interesa al intérprete político del momento, para lo cual apelan a la manipulación lingüística e histórica. Es lo que ocurre con la “revolución bolivariana” que llega al extremo de pretender cambiar la imagen del Libertador. Esta narrativa amplía la manipulación y reduce el análisis histórico.  

Ante este contexto surge la importancia de rescatar el papel de los pensadores civiles en nuestro proceso de Independencia. Es lo que ha hecho recientemente Ricardo Combellas en un artículo publicado en El Nacional titulado “Nuestros próceres civiles” (5.4.21). También lo hizo la Academia de Ciencias Políticas y Sociales en un foro realizado el 16 de marzo pasado, titulado El pensamiento político y jurídico de la Independencia, con ponencias de Allan Brewer-Carías, Jesús María Casal, Juan Garrido Rovira, Luis Daniel Perrone y Luis Ugalde, SJ. (Disponible aquí).

La poderosa participación de civiles como Juan German Roscio, Francisco Javier Yanes, Francisco Javier Ustáriz, Miguel José Sanz, Fernando Peñalver, Francisco Espejo y Francisco Isnardi fue determinante en el proceso de elaboración del pensamiento político y jurídico de la Independencia. Se educaron en el campo de las ideas políticas y en el contexto del debate intelectual de la república, del antimonarquismo y de la democracia. En ellos se advierte la influencia de Benjamin Constant, Jeremias Bentham, James Madison y de Montesquieu. Esto permite afirmar que estos pensadores eran de naturaleza republicana y democrática. Y siempre en el entendido de ubicar los conceptos políticos en el contexto histórico e intelectual en el que el pensamiento es manifestado. 

Si el pensamiento de los civiles fue el motor fundamental de nuestra Independencia cabe preguntar ¿por qué el país se deslizó hacia el militarismo? El militar que desplaza al líder civil se convirtió en moneda de cuenta a lo largo del siglo XIX, continuó en el siglo XX y permanece vigente todavía hoy. 

En el plano de lo jurídico el predominio de lo civil era el rasgo dominante. En efecto, la subordinación del poder militar al civil fue consagrada en la Constitución de 1811, que reza in verbis: “el Poder Militar, en todos los casos, se conservará en una exacta subordinación a la autoridad civil y será dirigido por ella” (artículo 179). Al poco tiempo de la promulgación de esta norma, se pudo advertir la falta de conexión entre las declaraciones constitucionales y la realidad. De ahí la distinción que hace Laureano Vallenilla Lanz entre Constitución de papel y Constitución efectiva. La primera contiene las declaraciones abstractas; la segunda es la que se impone en la realidad. Pese a ese postulado constitucional, el poder quedó en manos de los caudillos militares, caldo de cultivo del autoritarismo militarista del siglo XIX. Ellos eran quienes controlaban el poder y lo ejercían más allá de la letra constitucional. 

El militarismo autoritario que nace en el siglo XIX ha seguido sin detenerse, salvo el período de cuarenta años que se inició en 1959, luego de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Ese fue el tiempo de la democracia-basada en el sistema de partidos- cuando Venezuela vivió bajo el predominio de la dirigencia civil. Este sistema se fue debilitando en la medida en que los partidos políticos comenzaron a perder fuerza y prestigio, debido  -entre otras cosas- al clientelismo, hasta que saltaron los demonios de la democracia y regresamos a lo que parecía superado: el militarismo populista. 

El dominio civil de la política concluye con la llegada de Hugo Chávez al poder, y comienza una nueva etapa: el populismo militarista que “brutaliza las instituciones” para manipular la Constitución y perpetuarse en el poder, como lo afirmó Pierre Rosanvallon (Le Siècle du Populisme, p. 235). Desde entonces comienza un proceso de ideologización de la Fuerza Armada, que se evidencia en las consignas políticas e ideológicas que acompañan el saludo militar, como la que dice que la Fuerza Armada es “patriótica, bolivariana, revolucionaria, socialista, antiimperialista y chavista”. Esta consigna está reñida con la necesaria imparcialidad que debe regir al sector castrense. 

La recuperación del prestigio del liderazgo civil requiere de divulgar el papel desempeñado por los líderes civiles a lo largo de nuestra historia. En este sentido, hay que prestar atención a los planes de estudio que actualmente se imparten en nuestro sistema educativo. Y aquí vale la pena señalar que la vocación militarista encuentra estimulo en la manera como se han diseñado los textos de la Colección Bicentenario, en los cuales se privilegia la vida de Hugo Chávez y se le resta importancia a los líderes civiles que participaron en la construcción de la democracia. 

Conocer la participación e influencia de los líderes civiles en la Independencia ayuda a entender el alma venezolana. Sin ese conocimiento la comprensión de nuestra historia es solo una visión parcial, lo que contribuye a la manipulación de la verdad. Fustel de Coulanges en La ciudad antigua lo explica con claridad:

“La historia no estudia solamente los hechos materiales y las instituciones; su verdadero objeto de estudio es el alma humana; debe aspirar a conocer lo que esta alma ha creído, ha pensado, ha sentido en las diferentes edades de la vida del género humano”. 

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com