Elogio de la locura (1511) I
Escrito por Dr. Ángel R. Lombardi | @lombardiboscan   
Jueves, 23 de Septiembre de 2021 00:00

altLo que hizo Maquiavelo con los políticos de su época, una atenta observación a los hombres de poder, lo hizo Erasmo de Rotterdam

(1466-1536) en su famoso tratado sobre la mundanidad.

Su metodología fue una hermenéutica al aire libre sin los condicionamientos del poder regio o el papal. Su obra de libre pensador es básicamente un tratado sobre el mundo de las convenciones y los status sociales en que nadie se salva. Su dictamen sobre Adán y Eva es pesimista aunque se sirve del juego de una ironía fina para bromear en torno a las peripecias de los hombres bajo el absurdo de un sinsentido vital de grandezas precarias. 

La locura es dueña de la humanidad. Y es lo más auténtico que existe entre las personas que lo disimulan sin poder escapar de sus garras. El epicentro de la existencia es la búsqueda del placer aunque el dolor sea los real, razón por la cual la verdad no es popular y hacemos de la alegría la utopía soñada.

Los partidarios del siglo de la razón (XVIII) están en conflicto con Erasmo. Ya que las pasiones, la forma más intensa de locura, son más poderosas que la sobriedad de los ecuánimes. "El mayor encanto de la mujer es su locura". Ya en esto los griegos con Platón y Aristóteles habían discurrido. Hoy, hemos avanzado a pesar de Erasmo y su actualidad.

"La mejor parte de la vida se la llevan los que tienen poco seso, pues que así lo ha querido la Naturaleza. ¿Acaso puede llamarse vida al subsistir tristemente? Es la tristeza la que realmente proporciona las desgracias a que se ven afectos los mortales y, desde luego, acompaña a éstas como la sombra al cuerpo. El hastío es el hermano de la tristeza, y es necesario arrojar a ambos lejos de nosotros para que no nos priven del disfrute de la existencia".

La amistad, eje de la vida social, es un tratado de las hipocresías solemnes. Si manifestáramos a nuestros conocidos lo que realmente pensamos de ellos no existiría la amistad. Razón por la cual intercambiamos virtudes y vicios desde una teatralidad galante y diplomática.

El matrimonio es la suma máxima de la locura entre "amigos de toda la vida". Y sin el concurso de la Adulación, la Burla, la Cortesía, el Engaño y el Disimulo la mayoría de las parejas no se soportarían. Un pacto complicado.

Aunque el trofeo mayor y esquivo para la inmensa mayoría es la de desconocer los beneficios del amor propio, de una autoestima como religión de Atlas y Titanes. Dice Erasmo que la “primera condición de la felicidad es la de hallarse contento de ser lo que se es”, la Filaucia como egoísmo sano. Sólo que no reparamos en nosotros mismos y nuestra sustancia es la de los seres invisibles que desprecia lo propio y vive pendiente de lo ajeno como modelo del éxito. La envidia destaca al definirse como tristeza propia por el bienestar de los demás. 

alt

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com