De nuestro patrimonio público bibliográfico
Escrito por Luis Barragán | @luisbarraganj   
Lunes, 02 de Agosto de 2021 00:13

altDías atrás, estuvimos en la Khalatos del centro cultural Los Galpones, en Los Chorros.

Repleta de ejemplares, limpia e intacta, aunque sin la gente que sólo puede definir el local, es una de las tres o cuatro librerías – realmente librerías - sobrevivientes de la ciudad capital. 

La quiebra del comercio librero, por muy acróbata que sea propagandísticamente el régimen, no se le puede imputar al Covid19. Desde muy antes, el país de la catástrofe humanitaria y de la enorme brecha digital, lo sabe.

Incluyendo el célebre remate del puente de la avenida de las Fuerzas Armadas, ya no es posible la libre, generosa y espontánea oferta de los libros, convertidos en piezas de lujo y quién sabe si de ostentación. No obstante, deseamos llamar la atención en torno a la suerte de las colecciones que dependen del Estado venezolano, la otra cara de la moneda.

Hemos buscado infructuosamente las cifras que digan del patrimonio bibliográfico bajo la responsabilidad del Estado, y custodia de las bibliotecas y demás instancias administrativas, incluyendo valiosas ediciones príncipes. Es de suponer que, al crónico déficit presupuestario que caracteriza a las instituciones bibliotecarias del país, ocasión para el pésimo mantenimiento de las instalaciones, tampoco habrá los suficientes especialistas capaces de recuperar los libros que sucumben al ácaro y a la humedad, entre otros tormentos, como posiblemente sea el hurto sistemático.  

Esta rápida reflexión, la suscita la sola expectativa del libro prometido por un  amigo que pronto viajará a Madrid, de Editorial Crítica: "Quemar libros. Una historia de la destrucción deliberada del conocimiento", cuyo autor, Richard Ovenden, no sabrá aún de la pira en la que se convirtió la biblioteca central de la UDO, en Cumaná. Añadida la angustia que provoca la suerte del patrimonio público bibliográfico que, al superar las actuales circunstancias, habrá que rescatar lo que quede, gracias a un Estado reconstruido, a la empresa privada y a los bibliotecólogos que, por cierto, no tienen oficio bajo el régimen socialista.  

alt

Fotografía: LB, Librería Khalatos, Los Chorros

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com