Vente Miranda denuncia la subasta del país con las Zonas Económicas Especiales
Escrito por Fuente Externa   
Viernes, 07 de Mayo de 2021 08:30

altLas Zonas Económicas Especiales (ZEE) son áreas geográficas delimitadas dentro del país, donde las reglas de negocios son diferentes.

Ahora, el régimen quiere crearlas como una novedad para salvarse.

“La pretendida creación de las llamadas zonas económicas especiales por el régimen socialista, se presta para darle un soporte al Estado Comunal y entregar los recursos naturales y estratégicos a los más  oscuros intereses foráneos”, señaló. Luis Barragán, Coordinador Estadal de Vente Miranda. 

Agregó, además, que “se trata de una burda imitación del modelo implantado en la China totalitaria que nada tiene que ver, por ejemplo, con las zonificaciones adoptadas por Corea del Sur y su exitoso desarrollo capitalista”.

Continua Barragán comentando: “Luego de arruinar la industria petrolera y petroquímica, desean subastar las refinerías de conversión profunda”, pero indica, “que sólo aprobarán los capitales de dudosa procedencia, si es que llegan, porque los legítimos y de limpio origen nunca se aventurarán en un país bajo las condiciones de un socialismo de ruindades”.

La pregunta que debe hacerse un país antes de establecer una ZEE es: ¿de verdad se necesita? 

En opinión de Paulino Betancourt, Secretario Ejecutivo de Vente Venezuela en el estado Miranda: “La respuesta parece obvia, pero no lo es tanto, y es que la mayoría de los proyectos de ZEE en el mundo han terminado en un rotundo y costoso fracaso. La razón de esto es que la mayoría de las veces se establecen por criterios políticos, no económicos”. Hemos advertido que como estaban planteadas por el régimen, las ZEE podrían terminar convertidas en formidables elefantes blancos”. Comentó el dirigente vente-mirandino que, “después de arruinar al país, ya no tienen como sostener al Estado Comunal, pretendiendo subastar áreas específicas del país para que oscuros intereses foráneos se aprovechen de los recursos naturales y estratégicos”.

Añade Betancourt: “El éxito de una ZEE depende por completo de la demanda del sector privado. Esto es, antes de siquiera pensarse en el lugar donde se establecerán, debe haber consultas con todos los empresarios para ver qué lugares son de su interés”.

Los dirigentes mirandinos señalaron además que “los incentivos fiscales por sí solos no son el principal atractivo para que una empresa se ubique en ellas. Los inversores prefieren otra serie de incentivos como una infraestructura de primer nivel, agua y electricidad constante, proximidad a los centros urbanos, simplicidad institucional en los trámites legales y pago de impuestos, etc. En pocas palabras, optan por climas de inversión que se mueven bien”.

Barragán y Betancourt indicaron que Vente Miranda ha distribuido un documento crítico para la discusión sobre la materia. A continuación el documento:

 

Vente Miranda y las llamadas Zonas Económicas Especiales 

En reciente fecha, el parlamento impostor dijo aprobar, en primera discusión, un proyecto de ley relacionado con las llamadas zonas económicas especiales que ha ideado como fórmula de salvación de un régimen que quebró a la potencia petrolera que fuimos. Urge de los recursos que ya el Estado Comunal dilapidó por décadas, al mismo tiempo que las mafias criminales dicen encontrar un nuevo modelo de negocios para esquilmar a Venezuela y, particularmente, al estado Miranda, acabando con las pocas ventajas comparativas que le quedan.

Por supuesto, en medio de otros y cada vez más graves problemas que Nicolás Maduro y Héctor Rodríguez suscitan, la usurpación cuela una fórmula que trata de imitar el modelo implantado en la China totalitaria, y que muy poco o nada tiene que ver con las zonificaciones económicas especiales creadas en países de indiscutible éxito capitalista, como Corea del Sur, por ejemplo.

La usurpación ha hecho un inventario de los recursos naturales y estratégicos que nos van quedando y, a través de las áreas que las quieren excepcionales, completa y prioritariamente abiertas a la inversión extranjera, subastarlos, a la vez que el resto del país siga condenado a la pobreza y la miseria, la catástrofe humanitaria y la hiperinflación, la censura y la represión.

Zonas, áreas y actividades muy específicas se ofrecen a la voracidad de las mafias en el poder, pretendiendo darles “seguridad jurídica” mediante la ilegítima Asamblea Nacional, simulando – incluso – la libre concurrencia de los factores productivos, como ocurre con la falsa “liberación de precios” que, en modo alguno, expresa las comprobadas ventajas e inocultables beneficios de un real desarrollo capitalista para Venezuela.

A modo de ilustración, las refinerías de conversión profunda de crudos pesados y extrapesados, arruinadas por Chávez Frías y Maduro Moros que supieron de grandes y largas bonanzas petroleras, forman parte de la desmedida ambición corruptora del régimen, respecto a la Faja del Orinoco, esperando por 8 mil millones de dólares de China, Rusia, Turquía o Vietnam. Minerales estratégicos, como el torio que puede sustituir al uranio o al coltán, lucen propicios para la subasta, al igual que los más disímiles y aún modestos recursos que puedan exhibirse en entidades federales como Falcón, Táchira, Cojedes, Aragua, Sucre, o el llamado Arco Minero, además, bajo el control de grupos armados de terroristas, irregulares y delincuentes extranjeros.

En lo que concierne al estado Miranda, la inicial atención está en las actividades turísticas, los escenarios naturales y la infraestructura hotelera apenas sobreviviente; el parque industrial o semi-industrial que conforma un circuito con estados vecinos como Aragua que se extienda al de Carabobo, prácticamente en ruinas; o la potencial mano obra barata en la región, presta para las maquilas. No obstante, hay otros atractivos que dicen prometerle grandes dividendos, como el puerto de aguas profundas de Carenero, o, entre otros, el aeropuerto internacional de Higuerote, desintegrándolos del estado Miranda que, por razones políticas y electorales, han tratado tercamente de dividir.

Las llamadas zonas económicas especiales, en los términos planteados por el socialismo que se ha prolongado en Venezuela, con sus nefastas consecuencias, sintetiza la necesidad de sostener al Estado Comunal que antes fue financiado directamente por la producción petrolera de niveles ahora inalcanzables; desintegrar el territorio nacional, dejándolo en manos de las mafias que esperan vivir y consolidarse gracias a la renta generada por las nuevas inversiones; segregar al resto de la población,

condenada a la mera supervivencia.; y facilitar el acceso a intereses geopolíticos (y geostratégicos) oscuros y foráneos, definitivamente anti-occidentales.

Futuro alguno les depara las pretendidas zonificaciones, creyéndose islotes de prosperidad en un país en ruinas, porque no hay ni habrá capitales abundantes, limpios y legítimos que se aventuren con un socialismo tan perverso, sino la posibilidad de realizar esa economía delictiva internacional del lavado de dinero proveniente del tráfico de drogas, de armas y de los otros rubros afines y ya consabidos.

Sólo una sociedad y una economía libre, abierta y competitiva, superado el socialismo, pueden abrir los cauces a un país próspero, estable y creador.

¡Los mirandinos lo sabemos muy bien y luchamos por ese futuro distinto!


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com