Pesca en conjunto entre Guyana y Surinam
Escrito por Jorge Luis Fuguett   
Martes, 31 de Agosto de 2021 00:00

altLa semana pasada se anunció un acuerdo entre Guyana y Surinam por el cual Paramaribo otorgaría licencias a los pescadores guyaneses

para operar en el río Corentyne a partir de enero de 2022. Este acuerdo surgió de las discusiones entre los Ministros de Agricultura de Guyana y Surinam durante el visita oficial del presidente surinamés Chandrikapersad Santokhi.

Lo relevante del asunto es que el convenio pesquero es tan solo en aguas fluviales del río que separa ambas naciones. Los pescadores guyaneses se han quejado durante años del acoso de las patrullas surinameses en ese río Corentyne, incluso cuando han obtenido licencias de Surinam para pescar.
 
Se han reportado muchos incidentes de pescadores guyaneses en esa área, más de lo que hemos visto a los que navegan ilegalmente en aguas aun por delimitar con Venezuela e inclusive en aguas netamente venezolanas (delta Amacuro). Esto nos hace pensar ¿cuál es la línea limítrofe en el río Corentyne?
 
Desde la segunda mitad del siglo pasado, los surinameses han adoptado una postura agresiva pero justificada en relación con toda la longitud de su frontera con Guyana. Un proyecto de tratado entre los Países Bajos y el Reino Unido en la década de 1930 habría entregado todo el Corentyne a Surinam y la Región del Tigri a lo que entonces era la Guayana Británica. El límite marítimo tomaría como punto de partida un marcador que se colocó en la aldea número 61 y que luego seguiría una línea de 10o durante tres millas náuticas a través del mar territorial. El problema es que el tratado nunca se firmó debido a la intervención de la guerra en 1939, y después de eso, los nacionalistas de Surinam presionaron a las autoridades de La Haya para que no lo firmaran.
 
Además de ello, el trazado marítimo es y ha sido ilegal ya que nace en Punta Playa como medición del mar guyanés, medición ilegal ya que no existe límite con Venezuela mientras persista el reclamo territorial del Esequibo.
Recordemos cuando en el año 2000, lanchas armadas surinamesas desalojaron una plataforma petrolera de CGX de aguas que luego se determinó que pertenecían a Guyana. El objetivo era utilizar este acto de fuerza, presumiblemente con la amenaza implícita de más fuerza si fuera necesario, como palanca para obtener concesiones a lo largo de la frontera, según han indicado diplomáticos guyaneses. Después de una serie de negociaciones infructuosas sobre límites, Guyana llevó la disputa marítima al Tribunal Internacional del Derecho del Mar en Hamburgo, que falló a favor de este país.
 
La población de Surinam estaba conmocionada, porque más de un gobierno le había informado que era seguro que ganarían. Para endulzar un poco el tema, el entonces presidente Venetiaan dijo a sus compatriotas que el tribunal había otorgado el río Corentyne a Surinam. No fue así. La decisión no se ocupó en absoluto del límite del río, aunque en la sección introductoria que incluye los antecedentes históricos de la disputa se afirma que en un acuerdo de 1799 entre los gobernadores de Surinam y Berbice la frontera debía correr a lo largo de la ribera occidental. del Corentyne. No solo como ya se mencionó, esto no formó parte de la sentencia, sino que también fue inexacto, y según Guyana no les otorga la propiedad del río en cuestión.
 
Tanto Surinam como Guyana reconocen extraoficialmente que los pueblos indígenas tienen derecho a seguir su estilo de vida tradicional en el río sin interferencia de los funcionarios. Sin embargo, son un caso especial. No parece que el gobierno guyanés haya protestado porque otros pescadores tienen que solicitar licencias a Paramaribo para pescar. Como consecuencia, se convierte en una forma tácita de aquiescencia en términos de los reclamos de soberanía de Suriname sobre el Corentyne. La administración del vecino oriental ha dejado que esto corra durante tanto tiempo que, sin duda, no estará preparada para seguir una vía de confrontación ahora, sin mencionar que no estaría dispuesta a poner en peligro los medios de vida de algunos de los pescadores locales. El gobierno guyanés ni siquiera parece dispuesto a registrar una objeción formal. Por supuesto, puede ser que se hayan persuadido a sí mismos de que, en cualquier caso, el río sería adjudicado a Surinam si fuera a arbitraje, por lo que no tiene sentido registrar sus reservas ahora. Todo esto se le suma el gran interés de mantener a Surinam como aliado en torno al reclamo de Venezuela por el Esequibo.
 
Si es así, lo que esto significaría es que cuando se trata de resolver la disputa sobre el la Región del Tigri, eso sería un problema por sí solo. Esto no quiere decir que el caso de Guyana en relación con el Tigri no sea excelente; de hecho, todo lo contrario. Sin embargo, desde un punto de vista de negociación, parecería haber algún mérito en este país mantener su reclamo sobre el río Corentyne - y los eventos recientes a pesar de esto no es un reclamo indefendible - por lo que los dos segmentos de la frontera se considerarían al mismo tiempo. Cabe señalar, por ejemplo, que cuando el partido guyanés PNC estuvo en el cargo antes de 1992, solía habían patrullas fluviales regulares de la GDF a Orealla,
 
Aparte de eso, en cualquier caso, Guyana necesita algo de claridad sobre el estado del río: ¿la totalidad de la vía fluvial pertenece a Surinam, por ejemplo, o debería haber un límite que siga una línea media? Además, también hay cuestiones relativas a los derechos de los pescadores que deben definirse. El presidente de Guyana Ali, tal vez, debería haber tenido un tipo de conversación diferente con el presidente Santokhi.... similar a su retórica en contra de Venezuela, pero como ya mencionamos, el amor y el interés están a la mano.
 
|*|: Coordinador General de Mi Mapa

blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com