La caída de Kabul
Escrito por Jonathan Benavides | @j__benavides   
Miércoles, 18 de Agosto de 2021 00:00

altLos que me siguen hemos formado un grupo que se interesa por este tipo de cosas... Cosas que están conmoviendo al mundo ahora,

mientras leen este escrito. Pero somos pocos en esta playa, pues nuestro amor por la irrelevancia nos hace creer lejos de todo esto. 

Kabul ha caído, pero ¿qué es lo que en realidad cayó?. Tratar de dar una respuesta a ese interrogante, en un día como hoy mientras la tarde luce bonita desde nuestras ventanas parece un ejercicio inútil, visto que quien esto escribe nada puede hacer por cambiar los hechos. Por que a lo largo del tiempo al tratar estos asuntos de la seguridad internacional he tenido la plena conciencia del desinterés que estos temas tienen para la política y los políticos en general; y sin embargo acá estamos haciendo esto fundamentalmente porque somos contemporáneos a un hecho que merece algun intento de reflexión. 

Ok basta de mi sesión de terapia comunitaria. Vamos a lo que creo les importa. Empezaré por las implicancias que surgen de un nuevo gobierno Talibán en Afganistán en general y luego me permitiré reflexionar con ustedes sobre algo que creo nos toca a todos los que sentimos que formamos parte de lo que consideramos Occidente, y que por supuesto no es algo relativo a una posición geográfica sino a una perspectiva ante la vida. Veámos entonces:

1. El taliban controlando Kabul significa un fracaso. Un gigantesco fracaso.  A fines de 2001 sin dudas había que atacar Afganistán y destruir al Talibán que había permitido que Al Qaeda tuviera un santuario (cuidado, Al Qaeda es solamente uno, sólo uno de los centenares de grupos radicalizados islámicos en Asia). Esa acción se hizo de la forma apropiada, con fuerzas especiales, acciones aéreas, operando con los muyaidines de la Liga del Norte. Se desalojó al Talibán pero este volvió a su santuario de los días soviéticos. Cruzaron la "Durand Line", y volvieron a Pakistán. 

2. Doce años separaban a las operaciones de EEUU de 1989, año en que las tropas de la URSS abandonaron Afganistán. Durante diez años los soviéticos habían intentado convertir al comunismo a una sociedad tribal, medieval en sus modos de relacionarse. Sabemos que fracasaron. Lo sabíamos en ese entonces, y lo sabían muchos planificadores en Washington. Sin embargo la creencia en que se podrían hacer las cosas distintas y tener exito allí donde Moscú fracasó se impuso. 

3. Entonces EEUU junto a sus aliados de la OTAN comienza a llevar adelante una acción gigantesca en Afganistán. Una donde se buscaba llevar a ese país del medioevo al siglo XXI. Todo se intentó, y no pocas cosas fueron exitosas.  Las mujeres afganas lo saben bien. Nunca fueron tan libres como durante estas dos últimas décadas. 

4. En el plano militar se intentó llevar adelante las lecciones aprendidas en Vietnam, eso de "ganar mentes y corazones". La teoría es muy buena. Voy a la tribu, les ofrezo seguridad, les soluciono problemas locales de infraestructura y así. Pero hay un problema: el Talibán. Si ustedes quieren aplicar esa teoría, deben tener contingentes inmensos, si inmensos de tropas propias operando de manera permanente en cuanta aldea de una tribu se encuentre dispersa en la gigantesca y compartimentada geografía de Afganistán. Esas tropas nunca alcanzaron ese nivel de masividad. Entonces en algun momento, esas aldeas deben dejarse sin la presencia de sus tropas. Y allí quien aparece es el Talibán; ¿qué hace cuando llega?, busca los traidores, los elimina, reimpone la sharia y dice que estará ahí afuera, vigilando.  Esto lo hacen los Talibanes con el inestimable apoyo de la inteligencia paquistaní. Islamabad tiene obsesión por Afganistán; mira a ese territorio como crítico para su estrategia contra India. Entonces en el sur oeste de Pakistán les permite tener refugios, acceder a sosten logístico, formar muyaidines, adoctrinar y volver a Afganistán, una y otra vez, a lo largo de veinte años. Esto con el conocimiento de todas las capitales occidentales (¡hasta yo lo conozco!); pero nadie quiere romper totalmente con Islamabad; tiene armas nucleares, es aliado de Beijing. Conviene en esa mirada aceptar la duplicidad de Pakistán que al menos combate a algunas facciones del Talibán. 

5. Entramos así en una etapa en la que sabemos que no tenemos tropas suficientes, que los Talibanes tienen santuarios en Pakistán que aceptamos siempre existirán. Empezamos a comprender que esto no termina bien. Hace años que los planificadores saben que no termina bien. Quien claramente veía esto e intentaba cambiar la dinámica fue el General Stanley McCrystal. Durante Obama fue designado comandante de todas las fuerzas en Afganistán; tenía clara idea de lo que sucedía, comprendía que había que modificar el enfoque. Negar el acceso a Pakistán, mejorar dramáticamente la condición de seguridad de las aldeas. Tenía el estado mayor para llevar adelante eso. Gente disruptiva, pero imprudentes. Se hicieron amigos de un periodista de Rolling Stones Magazine y este los acompañaba 24x24. En un artículo para la revista publicó cosas que ellos decían sobre errores políticos de Washington respecto a la guerra. Claramente el relevo era lo que se imponía y es lo que sucedió.

6. Las ideas se fueron con McCrystal y sus muchachos, y lo que vino después fue apostar a un as utilizado en Vietnam, uno que allí fracasó. Se denominaba la "vietnamización de la guerra", es decir preparar a las fuerzas locales de tal manera que ellas se valieran per se para operar y así sacar a las tropas de EEUU y sus aliados, dejando que estas llevaran adelante la lucha. No es una mala idea; ni en el tiempo de Vietnam ni en este Afganistán que tratamos ahora. Todo lo que piensen se hizo para esas fuerzas afganas: los mejores instructores, equipo militar que en estas playas no ven ni siquiera en un película, cursos en el extranjero, generar una fuerza aérea con medios contrainsurgentes muy aptos (por cierto, un merecido aplauso para los Súper Tucanos de Brasil que fueron parte importante de la misma), capacitación para los oficiales, y un enorme etcétera. Sin embargo faltó un detalle, uno clave. La fuerza militar que se creo no estaba en espejo con el poder político que conducía Afganistán: corrupto, inoperante, desentendido de las necesidades de la población y de sus soldados, por cierto, muy parecido al gobierno comunista que la URSS intentó sostener durante los diez años de intervención de 1979 a 1989. Esa herramienta militar no tenía una conducción política ni por asomo a la altura del desafío. Entonces la fuerza militar afgana tomó el ejemplo de sus políticos. Corrupción, indolencia, arreglar con los Talibanes para no ser molestado, proteger el cultivo del opio y su salida con los Talibanes. 

No hay mucho que esperar de todo esto, salvo lo que vimos este fin de semana pasado. Creo que hasta acá puede entenderse mucho de lo que significa esta caida de Kabul. Pero les robo un poco más de su atención. Quiero ir a algo más profundo.

Los que hoy se están haciendo del poder en Afganistán son los mismos que sostienen que la mujer no debe educarse. Que la ley coránica es lo que debe imperar. Que toda libertad es vista como nociva, Que la diversidad cultural es una peste. Que los avances del conocimientos son malos. Estos no son los musulmanes universalistas que tenían y toleraban en Al Andalús y Egipto un Maimónides quien desarrolló y actualizó las escuelas talmúdicas y llevó al judaísmo a la modernidad, o que convivían en paz con los cristianos de Toledo y Salamanca. No son los que construyeron la Alhambra ni Andalucía. No son los que miraban a las estrellas ni los que usaban las matemáticas. No son quienes leyeron a los clásicos. Son bárbaros y detestan la libertad.

Entonces con la caída de Kabul se ve amenazada toda idea de libertad, de civilización y de convivencia pacífica entre los hombres. Y entonces les pregunto si en Occidente estaremos dispuestos a contener esa amenaza, si nos daremos cuenta del peligro que enfrentamos.

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com