¿Puede sobrevivir la amistad Rusia-India en el nuevo mundo bipolar?
Escrito por Jonathan Benavides | @j__benavides   
Miércoles, 28 de Julio de 2021 05:33

altEn esta era de nueva bipolaridad en las relaciones internacionales, tanto India como Rusia se ven obligados a gravitar

hacia uno de los polos: Estados Unidos y China. Parece que los caminos de estos dos socios que alguna vez fueron cercanos están destinados a divergir, junto con sus visiones del futuro.

La India está siendo empujada más cerca de Occidente (sobre todo Estados Unidos) por sus difíciles relaciones con China, entre otras cosas el conflicto en curso entre las tropas indias y chinas en el Himalaya. Al mismo tiempo, India está tratando de mantener cierta distancia con Occidente, y una de las razones de ello es su renuencia a dañar las relaciones con Rusia.

Hoy, las relaciones entre India y Estados Unidos se encuentran en la cima de su desarrollo. En el último año, India ha comenzado a cooperar activamente con la plataforma Quad, que reúne a Estados Unidos, India, Australia y Japón; realizó ejercicios navales conjuntos con el Quad en la Bahía de Bengala en el Mar Arábigo; y participó en la cumbre ampliada del G7.

Puntos de vista similares sobre China son una de las fuerzas impulsoras de este acercamiento. India está siguiendo los pasos de los países occidentales al excluir a los gigantes tecnológicos chinos de sus pruebas de red 5G y prohibir las aplicaciones chinas en su territorio, mientras que los gigantes tecnológicos estadounidenses compiten libremente por una porción del pastel de pagos digitales de la India. Nueva Delhi y Washington también han estado cooperando más estrechamente en la esfera militar, y la India permitió que los aviones de patrulla P-8 Poseidon de Estados Unidos repostaran en su base en Port Blair en Septiembre de 2020.

China no es la única razón para el acercamiento entre India y Estados Unidos, por supuesto, y la cooperación entre los dos países ha ido creciendo durante los últimos veinte años. Las relaciones comenzaron a mejorar notablemente después de que Washington revisó su política en la región con un enfoque particular en la India; reconoció el estatus nuclear de la India, reinició la entrega de tecnología militar que se había detenido después de las pruebas nucleares de indias en 1998 y comenzó a realizar ejercicios militares conjuntos con ella. Washington tiene ahora una política individual sobre la India por derecho propio, separada de Pakistán.

India, por su parte, se ha encaminado hacia una mayor cooperación con Estados Unidos desde que el primer ministro Narendra Modi llegó al poder en 2014, tras haber firmado una serie de acuerdos de defensa y seguridad desde entonces. Los vínculos económicos entre los dos países también han mejorado y, desde hace varios años, Estados Unidos ha sido el mayor socio comercial de la India, con un comercio bilateral por valor de 80.000 millones de dólares (casi 150.000 millones de dólares si se tienen en cuenta los servicios y los bienes).

Sin embargo, existen límites en el acercamiento entre India y Estados Unidos que Modi no puede superar. La sociedad india ve a Estados Unidos con sospecha y, para los políticos indios, la cooperación con Estados Unidos siempre ha sido un tema tóxico. Por esta razón, India intenta mantenerse dentro de estos límites. No se habla, por ejemplo, de abrir bases militares indias a los estadounidenses o permitirles repostar o reparar sus barcos con regularidad en los puertos indios.

Tampoco los enfoques de India y Estados Unidos en la región siempre están completamente alineados. Sin embargo, India ve la presencia militar de Estados Unidos en Asia, e incluso en su propia esfera de influencia, la región del Océano Índico, mucho más favorablemente que antes sobre la base de que cuanto menor es el papel de Estados Unidos en la región, más oportunidades hay para que China expanda su influencia allí.

India está tan rezagada con respecto a las capacidades económicas y militares de China ahora que Nueva Delhi no puede manejar la presencia china en la región por sí sola. Cada vez es más difícil para la India ofrecer a los países más pequeños del sur de Asia una alternativa a la ayuda china para el desarrollo económico, que tiene una dimensión cada vez más política. Por lo tanto, Nueva Delhi necesita que Washington tenga una presencia activa para contrarrestar el poderío militar y económico de China.

Al mismo tiempo, India no quiere permitir la hegemonía de una potencia en Asia, incluso si esa potencia es Estados Unidos. Y así, a pesar de su compleja relación con China, existe un consenso en India de que no le conviene unirse a ninguna de las partes en el enfrentamiento chino-estadounidense.

Por esta razón, es poco probable que India entre en una alianza militar con Estados Unidos, ya que esto reduciría su margen de maniobra en sus relaciones con los países en desarrollo y dañaría sus vínculos con Rusia. Incluso la relación actual de Nueva Delhi con Washington ha provocado críticas de Moscú de que India se está moviendo "bajo el paraguas militar estadounidense".

Hay dos problemas fundamentales en las relaciones indo-rusas en este momento. La primera es que Moscú es incapaz de ampliar su relación con Nueva Delhi más allá de los límites de la cooperación en los sectores militar y energético. Los vínculos económicos no se están desarrollando como se esperaba; a pesar de los llamamientos para aumentar el volumen de negocios comercial a 30 mil millones de dólares para 2025, el indicador ha rondado apenas los 10 mil millones durante los últimos años. El segundo problema es que la confrontación de Rusia con Estados Unidos está forzando a su política hacia Asia a inclinarse hacia China, lo que no puede dejar de impactar sus relaciones con India.

Otra fuente de molestia para Nueva Delhi son las relaciones de Moscú con Islamabad. En 2015, Rusia anunció que suministraría a Pakistán cuatro helicópteros de ataque Mi-35, poniendo fin a su embargo tácito sobre la exportación de tecnología militar a ese país. Y desde 2016, Rusia y Pakistán han realizado periódicamente simulacros antiterroristas conjuntos denominados "Amistad". Rusia también ha expresado interés en ayudar a construir un gasoducto desde Karachi a Lahore, y está cooperando con Pakistán en la cuestión de Afganistán, sin pasar por la India.

Moscú comenzó a ser más amigable con Islamabad aproximadamente al mismo tiempo que mejoraron las relaciones entre Nueva Delhi y Washington, por lo que probablemente fue una respuesta a eso por parte de Rusia. Después de todo, argumentan los expertos militares rusos, Rusia ha perdido su posición como proveedor exclusivo de India, así que ¿por qué no venderle a Pakistán lo que los indios ya no compran?. Sin embargo, este enfoque es más emocional que racional; India sigue siendo el mayor importador de armas rusas y Pakistán, con sus pedidos únicos y su economía inestable, no puede reemplazarlo.

Para India, también, la creciente amistad entre Rusia y Pakistán es más un tema emocional que cualquier otra cosa. La creciente asociación entre Rusia y China tiene consecuencias mucho más graves. La ayuda de Rusia en la construcción del sistema de alerta temprana de ataques con misiles a China, su cooperación en tecnología y energía, el crecimiento del comercio y la inversión y la especulación sobre una alianza militar entre los dos países es una gran preocupación para India.

Durante la Guerra Fría, India fue uno de los iniciadores del Movimiento de Países No Alineados en respuesta al mundo polarizado de esa época. Hoy, Rusia e India se están acercando cada vez más a los dos centros de poder globales: China y Estados Unidos. Esta divergencia está quemando gradualmente los puentes de la amistad ruso-india. Su asociación se asemeja a un matrimonio que se está desmoronando, en el que lo único que impide que la pareja se divorcie son sus muchos años de interdependencia. Todavía hay espacio para un diálogo pragmático entre Rusia e India, pero ya no comparten una visión similar del futuro.

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com