Los desafíos de Occidente y la Guerra Híbrida rusa
Escrito por Jonathan Benavides | @j__benavides   
Miércoles, 12 de Mayo de 2021 00:01

altLa actual estrategia de Estados Unidos para responder a la amenaza rusa se basa en un malentendido del enfoque ruso de la guerra

y expone a Estados Unidos y sus aliados a un alto riesgo de derrotas estratégicas. La Estrategia de Defensa Nacional de EE.UU. diseñada en 2018 da primacía a la disuasión de las principales guerras convencionales de grandes potencias. Rusia también busca evitar tales guerras incluso cuando diseña una forma diferente de librar la guerra para lograr sus objetivos revisionistas. Estados Unidos ve en gran medida este enfoque ruso, la guerra híbrida, como un conjunto de actividades por debajo del nivel del conflicto convencional. Pero Rusia incluye un conflicto convencional significativo en su concepción y ejecución de la guerra híbrida. Si EE.UU. continúa enfocándose en disuadir el tipo de guerra que Rusia no tiene la intención de pelear mientras subestima el papel que la fuerza militar puede y debe desempeñar para evitar que Moscú logre sus objetivos a través de una guerra híbrida, entonces es probable que EE.UU. sufra graves derrotas estratégicas incluso cuando su estrategia de defensa técnicamente tenga éxito.

Los rusos definen la guerra híbrida de forma precisa y coherente como un tipo de guerra, más que como un conjunto de medios para llevar a cabo la política estatal. La discusión estadounidense sobre la guerra híbrida se centra demasiado en los medios que no son las fuerzas convencionales y el conflicto que los rusos han utilizado de manera más famosa. Los soldados rusos sin insignias ("hombrecitos verdes") que ayudaron a apoderarse de Crimea en 2014, y los representantes que Rusia utiliza en el este de Ucrania, suelen ser el foco de las evaluaciones occidentales sobre cómo responder a la guerra híbrida rusa. La concepción rusa de la guerra híbrida es mucho más expansiva. Cubre todo el "espacio de competencia", incluidos los medios subversivos, económicos, de información y diplomáticos, así como el uso de fuerzas militares que se extienden por encima del umbral superior del concepto de "zona gris" que captura con mayor precisión el enfoque chino de la guerra.

El Kremlin considera que los conflictos que incluyen a Bielorrusia, Ucrania, Siria, Libia y Venezuela son guerras híbridas; las Fuerzas Armadas de Rusia discuten abiertamente varios conflictos en curso como guerras híbridas. Moscú está perfeccionando y utilizando activamente su teoría de la guerra híbrida en Europa y en todo el mundo. Utiliza una combinación de medios e instrumentos, incluidas las fuerzas militares convencionales. Los aviones de la Fuerza Aérea Rusa en Siria constituyen su medio más importante para influir en ese conflicto, aunque también ha desplegado tropas de la Policía Militar del Ejército ruso y de las fuerzas especiales (SPETSNAZ). Los esfuerzos de guerra híbrida rusa en Bielorrusia incluyen el envío de tres grupos tácticos de batallón de las divisiones de las Fuerzas Aerotransportadas para ejercitarse allí, junto con bombarderos con capacidad nuclear Tu-160. El compromiso de Rusia en Libia, por el contrario, ha sido principalmente a través de sus compañías militares privadas (concepto por cierto, que tomaron “prestado” de los Estados Unidos tras las operaciones de Afganistán e Irak a principios de los 2000), que también operan en Siria. El Kremlin ajusta el tipo de fuerzas que compromete a los conflictos híbridos de acuerdo con su evaluación de los requisitos del conflicto. Sin embargo el Kremlin no rehúye enviar y utilizar unidades de sus fuerzas militares convencionales solo porque ha definido la guerra como híbrida.

Rusia ve las guerras híbridas como la línea principal del desarrollo militar futuro, más que como un fenómeno temporal. El ejército ruso mantiene un espacio teórico para la idea de una guerra convencional tradicional y no afirma que todos los conflictos sean ahora intrínsecamente híbridos. En su lugar, sostiene que la guerra convencional es un tipo de legado de conflicto que es cada vez menos probable en el siglo XXI, debido a los cambios tecnológicos y los equilibrios de poder estratégicos. El Kremlin afirma además que Rusia debería dar forma a sus herramientas militares y de seguridad nacional para optimizar las guerras híbridas, no solo porque son cada vez más comunes, sino también porque ahora son más prácticas y efectivas que la guerra convencional tradicional.

Por lo tanto, el ejército ruso se está adaptando para mejorar sus capacidades y así llevar a cabo guerras híbridas. El ejército ruso no está intentando ocultar su intención de llevar a cabo guerras híbridas ofensivas; los teóricos militares rusos escriben extensa y abiertamente sobre estrategias y doctrinas generales para guerras híbridas ofensivas, y además discuten el desarrollo de medios híbridos individuales. Las adaptaciones en curso del Kremlin incluyen esfuerzos para:

a)     Centralizar todos los posibles órganos de toma de decisiones rusos (civiles, militares, medios de comunicación y económicos) para coordinar los esfuerzos de todo el gobierno.

b)    Adaptar las teorías y doctrinas militares tradicionales para permitir que el ejército ruso lleve a cabo guerras híbridas como misión principal.

c)     Realizar campañas de información en toda la sociedad para mejorar la "conciencia patriótica", que el Kremlin evalúa como esencial en la guerra híbrida.

d)    Aumentar la adaptabilidad y la fuerza de las campañas de información rusas para llevar a cabo con éxito guerras híbridas durante muchos años.

e)     Mejorar las capacidades expedicionarias convencionales de las Fuerzas Armadas de Rusia para facilitar su capacidad de desplegarse en el extranjero en apoyo de guerras híbridas.

f)     Mejorar la capacidad del Kremlin para emplear compañías militares privadas y otras fuerzas de poder supuestamente negables.

g)    Operaciones cinéticas subordinadas a las operaciones de información, que el Kremlin evalúa como el cambio fundamental en curso en el carácter de la guerra, en los procesos de planificación y ejecución.

Los Estados Unidos y sus aliados occidentales deben evitar imponer sus propios límites conceptuales a la presunta amenaza rusa, particularmente en lo que respecta a la teoría rusa de la guerra híbrida. El Kremlin ha establecido un continuo entre medios militares y no militares para llevar a cabo campañas unificadas (guerras híbridas) y de esta manera lograr sus objetivos estratégicos. Estados Unidos también debe reconocer que disuadir una gran guerra convencional y nuclear con Rusia no es un objetivo suficiente para preservar los intereses estadounidenses frente a los esfuerzos de guerra híbrida rusa. Y deben aceptar que las fuerzas militares convencionales de Estados Unidos y la OTAN deberían desempeñar un papel esencial en cualquier estrategia de contra guerra híbrida.

Estados Unidos y la OTAN urgen tomar varias acciones para apoyar esta revisión de su estrategia y enfoque hacia Rusia, tales como:

1)     Analizar las decisiones del Kremlin dentro del marco ruso de guerra híbrida para comprender y mitigar las líneas de esfuerzo rusas. Ofuscar la naturaleza y el propósito de las actividades del Kremlin es un objetivo clave de la guerra híbrida, y la confusión de Estados Unidos sobre el término y el enfoque ruso de tales conflictos obstaculiza el desarrollo de contraestrategias efectivas.

2)     Enfrentar las guerras híbridas rusas en su totalidad como amenazas sistémicas en lugar de enfrentar las líneas de esfuerzo rusas individuales por separado y parcialmente. 

3)     Contrarresta al Kremlin a nivel mundial y europeo. Putin no está jugando un ajedrez tridimensional, sino jugando muchas partidas de damas simultáneamente. La política y la comunidad militar de EE.UU. deberían aumentar su análisis de las guerras híbridas del Kremlin fuera de Europa, incluso en Siria, Libia y Venezuela, manteniendo el enfoque necesario en Ucrania, Bielorrusia y los Estados bálticos.

4)     Continuar con la coordinación de la información y las operaciones cibernéticas de todo el gobierno.

5)     Reforzar las normas e instituciones occidentales, objetivos clave de las guerras híbridas rusas. 

6)     Trabajar para alinear la política rusa de Estados Unidos y sus aliados. Estados Unidos debería tratar de estandarizar en la OTAN las líneas rojas que conducirían a las respuestas a las acciones rusas.

7)     Desafíar activamente las campañas de información rusas. La campaña de información del Kremlin es su centro de gravedad en cada guerra híbrida. Estados Unidos y la OTAN no pueden ganar guerras híbridas con Rusia si pierden en el espacio de la información.

8)     Privar a las compañías militares privadas rusas y a las fuerzas armadas de su poder de negación. Estados Unidos y sus aliados deben trabajar sin descanso para exponer las conexiones entre estas fuerzas y el Kremlin y resaltar que son herramientas directas de la política militar rusa para reducir la libertad de acción del Kremlin.

9)     Reconocer que Rusia también tiene como objetivo evitar una gran guerra entre las grandes potencias.   Por supuesto, Estados Unidos debe continuar disuadiendo tanto la guerra nuclear como la convencional a gran escala con Rusia. Pero debe revisar su estrategia para reconocer que Rusia también busca evitar tales conflictos y, sin embargo, logra sus objetivos. 

10)  Habilitar las fuerzas estadounidenses desplegadas para combatir las guerras híbridas. Las fuerzas convencionales pueden actuar como una plataforma para activos adicionales de operaciones cibernéticas, civiles-militares, de inteligencia, técnicas y operaciones especiales que son esenciales en las guerras híbridas.

Los desafíos que presenta la guerra híbrida rusa y los preparativos para el futuro de la guerra no son insuperables. Occidente no debe levantar las manos ante el desafío de enfrentarse a una concepción desconocida del futuro de la guerra. El Kremlin se está optimizando para sus expectativas sobre el futuro de la guerra, no las nuestras, y Occidente debe comprender completamente la amenaza para enfrentar estratégicamente con éxito al Kremlin.

alt

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com