El territorio de la Rusia europea como la fuente más reciente de las tensiones bélicas de Ucrania
Escrito por Jonathan Benavides | @J__Benavides   
Miércoles, 06 de Julio de 2022 06:35

altKaliningrado es el último lugar en Europa atrapado en las tensiones derivadas de la guerra de Ucrania.

Que Kaliningrado aparezca ahora en el ojo del huracán no es tan sorprendente considerando la geografía. Kaliningrado es un trozo de Rusia encajado entre Lituania y Polonia, ambos miembros de la Unión Europea y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Está fuertemente militarizado. Rusia ha desplegado misiles con capacidad nuclear en ese oblast, o región administrativa, y es la base de la Flota Báltica de Rusia y su único puerto libre de hielo durante todo el año. Se han producido situaciones cercanas menores en la región, por lo que cuando estalló la guerra en Europa, Kaliningrado siempre fue un punto de volatilidad potencial.

Es un recordatorio de que la operación militar en Ucrania por parte de Rusia, y la intensa movilización de Occidente en respuesta, siempre corren el riesgo de empeorar las tensiones fuera de Ucrania.

Lo que desencadenó la disputa esta vez fue la aplicación por parte de Lituania de las sanciones de la UE contra Rusia después de un período de transición de meses. Debido a que Kaliningrado no está conectado directamente con el resto de Rusia, obtiene la mayoría de sus suministros por vía terrestre o por mar. El operador ferroviario estatal de Lituania anunció hace dos semanas que ya no permitiría el tránsito de bienes sancionados, como productos de acero y materiales de construcción, a través de Lituania hacia Kaliningrado.

Rusia acusó a Lituania de organizar un bloqueo, y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia advirtió sobre represalias “prácticas”. “Tanto Lituania como la UE han sido notificados a través de sus misiones diplomáticas en Moscú que tales acciones son inadmisibles y que los pasos tomados deben anularse y la situación volver a la vía legal y legítima”, dijo el miércoles 28 de Junio la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, María Zakharova; según los medios estatales. “Si esto no se hace, entonces, por supuesto, las medidas de represalia serán inevitables”.

Lituania ha dicho que esto no es un bloqueo, y que solo están haciendo controles adicionales y siguiendo las reglas de sanciones que acordaron todos los Estados de la UE. “Primero, cualquier conversación sobre un bloqueo de Kaliningrado es una mentira. En segundo lugar, Lituania está cumpliendo con las sanciones impuestas por la Unión Europea a Rusia por su agresión y guerra contra Ucrania”, dijo la primera ministra de Lituania, Ingrida Šimonytė. Solo los artículos sancionados son objetivos; los alimentos y las medicinas aún pueden moverse, y los viajes de pasajeros continúan. Además, Kaliningrado puede recibir mercancías de Rusia por mar, según alegan los lituanos.

Mientras tanto, la Unión Europea ha tratado de reducir la tensión y está trabajando en pautas para implementar controles "de una manera inteligente", dijo Josep Borrell, jefe de política exterior de la UE. “[Hay] dos objetivos: evitar la elusión de las sanciones; y no bloquear el tráfico. Ambas cosas deberían ser posibles, y estamos trabajando en eso”, dijo Borrell.

El telón de fondo de este enfrentamiento, por supuesto, es la guerra de Rusia en Ucrania, donde Moscú bloquea legítimamente a Ucrania. Mientras tanto, los aliados de EE.UU. y Europa están tratando de reforzar a Ucrania a través de entregas de armas y castigar a Rusia a través de sanciones, al tiempo que intentan evitar una confrontación directa con el Kremlin. Pero el mapa europeo incluye muchas áreas tensas que amenazan con estallar en una conflagración mayor. La mayor preocupación es una de esas áreas, como Kaliningrado, que pone a Rusia en confrontación directa con los países de la OTAN.

Por muchas razones, la guerra de Rusia en Ucrania es la más grande, y es probable que eso en Kaliningrado esté muy lejos de suceder. Aún así, la guerra en Ucrania ha mostrado la fragilidad del statu quo de Europa. ¿Quieren probar las represalias de la OTAN o la activación del Artículo 5?. Esa es más una pregunta para el Kremlin. 

 

Por qué lo de Kaliningrado está estallando ahora, pero (probablemente) no llegará a nada

Lituania, Polonia y otros en la región han tenido que manejar una relación cuidadosa con Kaliningrado y el Kremlin durante años. Pero la aplicación de las sanciones de Lituania y la respuesta de Rusia son potencialmente peligrosas, principalmente porque cada vez que Moscú y un país de la OTAN tienen una pelea, las cosas pueden escalar, incluso sin querer. Y todas las partes tienen un poco que ganar al aumentar la presión.

Para Rusia, tiene sentido armar un escándalo y exagerar el impacto de las sanciones occidentales sobre los aproximadamente 430.000 rusos que viven en Kaliningrado. Rusia quiere desviar la atención de su guerra en Ucrania y vender a Occidente como enemigo y agresor al público ruso. Y el presidente ruso, Vladimir Putin, puede intentar usar la fricción para sembrar dudas en las sociedades occidentales y tratar de fracturar la unidad pública a medida que avanza la guerra de Ucrania.

Moscú también puede estar aprovechando este momento en particular. El próximo calendario está lleno de eventos a los que Rusia no está invitada, pero que probablemente le molestan. La Unión Europea acaba de otorgar el estatus de candidato a la UE a Ucrania, y aunque sigue un largo proceso de ascensión, es políticamente simbólico. Alemania recibió a los líderes para una conferencia del Grupo de los Siete en Baviera el fin de semana pasado, seguida de una gran cumbre de la OTAN en Madrid, donde la alianza reveló su nuevo Concepto Estratégico, básicamente, su plan de 10 años, en el que la guerra de Rusia seguramente ha influido.

El panorama general es Rusia tratando de aumentar la presión también sobre Occidente, pero siempre es difícil hacerlo con medios militares, por lo que utilizan otros medios, como la desinformación y demás. Rusia realmente no puede usar medios militares porque no puede permitirse una confrontación con la OTAN en este momento. En cierto modo, el área del mar Báltico está menos tensa ahora que hace seis meses, porque Rusia ha redesplegado muchas de sus fuerzas y capacidades para la guerra, y es poco probable que regresen en mejores condiciones que antes.

Eso hace que las amenazas rusas de represalias contra Lituania, junto con otras amenazas similares, sean un poco huecas, aunque Rusia tiene otras herramientas, como la desinformación y la presión económica. Lituania, al menos, ya había pasado años divorciándose del gas ruso, pero comparte una red eléctrica común, aunque Lituania ha dicho que estará preparada si Moscú los corta.

Lituania y los otros Estados bálticos (Letonia, Estonia) también son conscientes de las limitaciones militares actuales de Rusia, pero tampoco subestiman la amenaza de Moscú, y antes de la cumbre de la OTAN era un buen momento para presentar ese caso. Lituania, junto con otros países en el flanco este de la OTAN, han sido algunos de los partidarios más firmes de Ucrania y los más agresivos en querer castigar a Rusia. Estos países también ven particularmente la invasión de Rusia como una confirmación de la amenaza que Putin aún representa, de una manera que otros países de la OTAN quizás no lo hagan. Kaliningrado es un recordatorio más de esos riesgos.

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com