Prevención de la balcanización de Internet
Escrito por Michael Spence, Fred Hu   
Sábado, 31 de Marzo de 2018 07:16

altLa reciente revelación de que más de 50 millones de perfiles de Facebook fueron recolectados por app y entregados a la consultora política Cambridge Analytica ha producido una reacción contra la plataforma.

Pero es sólo el último ejemplo de los riesgos asociados a Internet, que constituye el núcleo de la revolución digital actual.

La mayoría de las innovaciones digitales que han reconfigurado la economía mundial en los últimos 25 años dependen de la conectividad en red, que ha transformado el comercio, las comunicaciones, la educación y la formación, las cadenas de suministro y mucho más. La conectividad también permite el acceso a grandes cantidades de información, incluida la información que sustenta el aprendizaje automático, que es esencial para la inteligencia artificial moderna.

En los últimos 15 años, más o menos, Internet móvil ha reforzado esta tendencia, al aumentar rápidamente no sólo el número de personas que están conectadas a Internet y que, por lo tanto, pueden participar en la economía digital, sino también la frecuencia y facilidad con la que pueden conectarse. Desde la navegación GPS hasta las plataformas para compartir viajes y los sistemas de pago móvil, la conectividad sobre la marcha ha tenido un impacto de gran alcance en la vida y los medios de subsistencia de las personas.

Durante años, se creyó ampliamente que una Internet abierta -con protocolos estandarizados pero pocas regulaciones- serviría naturalmente a los mejores intereses de los usuarios, las comunidades, los países y la economía global. Sin embargo, han surgido importantes riesgos, como el poder de monopolio de megaplataformas como Facebook y Google; la vulnerabilidad a los ataques a infraestructuras críticas, incluidos los sistemas de mercado financiero y los procesos electorales; y las amenazas a la privacidad y la seguridad de los datos y la propiedad intelectual. También quedan cuestiones fundamentales sobre el impacto de Internet en la lealtad política, la cohesión social, la concienciación y el compromiso de los ciudadanos y el desarrollo infantil.

A medida que Internet y las tecnologías digitales penetran más profundamente en las economías y sociedades, estos riesgos y vulnerabilidades se agudizan cada vez más. Y, hasta ahora, el enfoque predominante para su gestión en Occidente -la autorregulación por parte de las empresas que proporcionan los servicios y poseen los datos- no parece estar funcionando. No se puede esperar que las principales plataformas eliminen el contenido "objetable", por ejemplo, sin directrices de los reguladores o los tribunales.

En vista de ello, parece que nos enfrentamos a una nueva transición de la Internet abierta del pasado a una que está sujeta a un control más amplio. Pero este proceso conlleva sus propios riesgos.

Aunque existen razones de peso para la cooperación internacional, ese enfoque parece poco probable en el actual clima de proteccionismo y unilateralismo. Ni siquiera está claro que los países aceptarán tratados que prohíban la guerra cibernética. Incluso si se reuniera alguna apariencia de cooperación internacional, los actores no estatales seguirían actuando como saboteadores, o algo peor.

En este contexto, parece probable que los nuevos reglamentos sean iniciados en gran medida por Estados individuales, que tendrán que responder a preguntas difíciles. ¿Quién es responsable de la seguridad de los datos? ¿Debería el estado tener acceso a los datos de los usuarios, y para qué fines? ¿Se permitirá a los usuarios mantener el anonimato en línea?

Las respuestas de los países a estas preguntas variarán ampliamente, debido a diferencias fundamentales en sus valores, principios y estructuras de gobernanza. Por ejemplo, en China, las autoridades filtran el contenido que se considera incompatible con los intereses del Estado; en Occidente, por el contrario, no existe ninguna entidad con autoridad legítima para filtrar el contenido, salvo en casos extremos (por ejemplo, la incitación al odio y la pornografía infantil). Incluso en ámbitos en los que parece haber cierto consenso -como la inaceptabilidad de la desinformación o de la injerencia extranjera en los procesos electorales- no hay acuerdo sobre la solución adecuada.

La falta de consenso o cooperación podría dar lugar a la aparición de fronteras digitales nacionales, lo que no sólo inhibiría los flujos de datos e información, sino que también perturbaría el comercio, las cadenas de suministro y las inversiones transfronterizas. La mayoría de las plataformas tecnológicas con sede en EE.UU. ya no pueden operar en China, porque no pueden o no aceptarán las normas de las autoridades sobre el acceso estatal a los datos y el control sobre el contenido.

Mientras tanto, EE.UU. ha bloqueado a la empresa china Huawei para que no invierta en la puesta en marcha de software, proporcione equipos de red a los operadores inalámbricos o (junto con ZTE) venda teléfonos móviles en el mercado de EE.UU., debido a los supuestos vínculos de la empresa con el gobierno chino. Huawei y ZTE sostienen que sus actividades son puramente comerciales, y que juegan según las reglas dondequiera que operen, pero los funcionarios estadounidenses siguen insistiendo en que las empresas representan un riesgo para la seguridad.

Por el contrario, casi todos los países europeos, incluido el Reino Unido, son receptivos a Huawei y ZTE, que son los principales actores en Europa. Sin embargo, Europa está creando sus propias barreras, con nuevas normas de protección de datos y privacidad que pueden impedir la aplicación del aprendizaje automático. A diferencia de China y los EE.UU., Europa todavía no cuenta con una mega-plataforma como la que lidera las innovaciones en el aprendizaje de máquinas.

Con toda la economía mundial cada vez más vinculada a Internet y a las tecnologías digitales, una regulación más fuerte es más importante que nunca. Pero si esa regulación es fragmentada, torpe, torpe o incoherente, las consecuencias para la integración económica -y, a su vez, para la prosperidad- podrían ser graves.

Lee el artículo completo en Project Syndicate 

|*|: Traducido con el soporte de DeepL


blog comments powered by Disqus
Última actualización el Sábado, 31 de Marzo de 2018 07:29
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com