Enfermedades neurológicas de las mascotas (I)
Escrito por Veruschka Quintero (veterinaria)   
Lunes, 18 de Marzo de 2013 10:32

altEn el momento que una enfermedad aqueja a nuestras mascotas, nos llenamos de dudas, y a veces de desesperación, dependiendo de la gravedad de los síntomas.

Las afecciones neurológicas o pasan desapercibidas, o son extremadamente notables.


Por ello en caso de sospechar de una afección de éste tipo, lo ideal es contactar a un especialista en el área, que le ahorrará tiempo muy valioso, y dinero.  

Pero, ¿Cómo sé que mi mascota tiene una afección neurológica?

Todo propietario puede realizar un chequeo general de su mascota. Al sacarlo a pasear debe observar la simetría de la marcha, la reacción ante estímulos, el equilibrio al modificar su centro de gravedad, la capacidad de aprendizaje de nuevos comandos, reconocimiento de sus amos, manada, hogar y comportamiento en general.

Muchos propietarios, al venir a consulta nos revelan de forma anecdótica que su mascota se persigue la cola compulsivamente, o realiza en ciertos momentos del día una serie de quejidos sin sentido.  Otros cazan moscas imaginarias, o tienen cambios muy bruscos de temperamento, sin ningún detonante aparente. Todo ello puede mostrar signos tempranos, de algunas fallas en el funcionamiento cerebral. Que si son atacadas a tiempo, darán opción a un mejor desenlace.

altEn el caso de afecciones medulares, en los más severos observamos  mascotas sin capacidad de mover sus miembros, que de un momento a otro pierden la capacidad de levantarse. Mientras que otras simplemente cursan con una cojera leve, que no resuelve con tratamientos convencionales, dolor al momento de acariciar la columna, o girar el cuello. O cachorros que caminan de forma “graciosa”.

Dentro de las enfermedades de los perros, las convulsiones son una de las afecciones que observamos frecuentemente y sobretodo en ciertas razas de perros. Éstas se caracterizan por la contracción y distensión repetida y temblorosa de uno o varios músculos de forma brusca y generalmente violenta, en la que se puede o no generar pérdida de conciencia y equilibrio.

En el caso de presentar un evento convulsivo el propietario debe acercarse con cautela porque puede salir lastimado, y presionar con los párpados cerrados los ojos de la mascota. Esto genera un estímulo al nervio vago que permite cesar, o acortar el tiempo de duración del evento convulsivo. Luego de esto deben dirigirse a un centro veterinario.

Ciertas mascotas pueden presentar una convulsión aislada 1 vez en su vida, y no mostrarla de nuevo. En este caso, se realizan exámenes generales, para verificar que todo se encuentra en orden, y en caso de no encontrar hallazgos anormales, no se indica ningún tratamiento.  

Si la mascota presenta más de una convulsión, y los exámenes generales resultan normales, se recomienda realizar análisis menos comunes, como es el caso de la resonancia magnética, ó tomografía axial computarizada, que permitirán descartar anomalías en la anatomía convencional cerebral.

Las convulsiones pueden ser originadas, por defectos microscópicos o moleculares, que no podrán ser evidenciados fácilmente, y en la mayoría de los casos no son descubiertos.

En cualquier caso, si su mascota presenta anormalidades en la marcha, sin historia de golpes previos, y con un examen ortopédico aparentemente normal, conductas extrañas, convulsiones, o cambios de comportamiento curiosos, se recomienda que busque ayuda con un especialista y discuta sus inquietudes. Cuando se trata de la salud de sus mascotas, el tiempo puede establecer una gran diferencia.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Éstos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.

opiniónynoticias.com