COPEI en la encrucijada
Escrito por Efraín Alvarado   
Jueves, 06 de Agosto de 2009 11:48

altPocos dirigentes ascendieron al máximo cargo del Partido Socialcristiano Copei como lo hiciera el joven dirigente Luis Ignacio Planas. Cuando fuera elegido como presidente de su partido, hace año y medio, todas las fuerzas del socialcristianismo se agruparon junto a él. Discípulo dilecto de Eduardo Fernández y criado en sus canteras, prometía una dirección combativa, lúcida y eficiente como para sacar a su partido del marasmo y ponerlo en la vanguardia de las luchas no sólo por la superación de la pesadilla chavista sino por la modernización del país, su integración en las grandes corrientes de la globalización y su inserción en el concierto del socialcristianismo a nivel mundial.

Contó entonces con el respaldo de todos los intelectuales y activistas de COPEI. Y obedeciendo al consejo dictado por quienes tienen una vida en su organización, se puso a la cabeza de la lucha por la unidad de la oposición. Tuvo el acierto de respaldar con todas sus fuerzas el referéndum de diciembre de 2007 y velar por sus resultados, cuando cundiera en las filas opositoras la tentación de dejarse arrebatar el triunfo por un Chávez amenazante que esgrimía falsas cifras y utilizaba las agencias internacionales para acomodar la opinión pública a sus dictados. 

Fue una jornada memorable que es preciso reconocerle a Planas y a las dirigencias regionales de COPEI, que informaran minuto a minuto de los resultados reales. Confrontados con los que estaban en mano del CUFAN, crearon la barrera que blindó el estratégico triunfo opositor y le infringió la primera gran derrota del chavismo. Sería la base del triunfo del 23 de noviembre, un año después, y del avance incontenible de la oposición democrática, que hoy luce en puesto ganador para los próximos comicios electorales.

¿Qué le sucedió a Luis Ignacio Planas como para que se divorciara de manera tan dramática de los sectores de vanguardia de su partido, se encerrara en su bunker de Cujicito aislándose del escenario nacional, dudara hasta el último minuto de darle el necesario respaldo a César Pérez Vivas y dejara en la estacada a quienes le ofrecieran generosa ayuda en la difícil tarea que se proponía? ¿Qué sucedió como para que perdiera incluso el respaldo de su mentor, Eduardo Fernández, y viera peligrar su permanencia en el cargo que detenta?


Misterios de la política. Hoy, COPEI luce una vez más hundida en el marasmo, entorpecida en su relación con la sociedad civil por la sordera de su máxima dirigencia e incluso entrampada en viejas y muy repudiables prácticas burocráticas. Una muestra de inteligencia política, que el país le reclama, sería ver realizadas las consultas internas y convocado a la mayor brevedad el gran encuentro nacional para la renovación de sus autoridades, como está establecido estatutariamente. 


Esa consulta, programada inicialmente para julio pasado, ha sido postergada para noviembre. Es esencial que Luis Ignacio Planas atienda al clamor de su partido y no se convierta en el obstáculo que impida que COPEI pueda renovarse y sumarse a la lucha por la libertad. Vienen duros e importantes combates que reclaman lo mejor de todos nosotros. Es preciso enfrentar con coraje e inteligencia los próximos procesos electorales. Es de esperar que Planas no pase a la historia de COPEI como el factor que impidió la debida actualización de su partido. Los socialcristianos se lo demandamos.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com