Bolívar no tiene patria
Escrito por Milagros Socorro (periodista)   
Domingo, 26 de Julio de 2009 09:21

altEn medio de un discurso carente por completo de estructura y planificación, Hugo Chávez afirmó, delante de los más de 700 egresados de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV), reunidos el martes en el Poliedro de Caracas, que Bolívar había muerto clamando que no tenía patria.



Una mentira. Un embeleco que se sacó de la manga para rematar el refrito según el cual la independencia de América no ha concluido. Precisamente el autoritario que demolió el aparato productivo venezolano hasta dejarnos en esta absoluta dependencia del ingreso petrolero; el ineficiente que arrasó los campos y nos arrojó a esta vendimia de los muelles, ése es el que habla de completar la independencia. Y en apoyo a su alegre alegato echa mano de una falsedad y la difunde a los cuatro vientos como si no hubiera un país allí, testigo de sus dislates (y también, por cierto, del regaño a los técnicos de VTV por no haberlo advertido de que ya estaba en cadena. Cegado por la soberbia, no se inhibe de humillar a los trabajadores).

La verdad es que esa frase de Bolívar, que Chávez mutila y cita fuera de contexto, no fue pronunciada en su lecho de muerte, sino en septiembre de 1830, antes incluso de emprender viaje hacia Santa Marta. En carta a Vergara, ministro de Urdaneta, un Bolívar amargado escribe: "Si no hubiera más que un sacrificio que hacer y éste fuera el de mi vida, o el de mi felicidad, o el de mi honor... créame Ud., no titubeara. Pero estoy convencido de que este sacrificio sería inútil, porque nada puede un pobre hombre contra un mundo entero; y porque soy incapaz de hacer la felicidad de un país, me deniego a mandarlo.

Hay más aún: los tiranos de mi país me lo han quitado, y estoy proscrito; así yo no tengo patria a quien hacer el sacrificio".

Ha comprendido que su patria es algo más que el escenario de su leyenda. Ha comenzando a admitir que no es más que un hombre, que su voluntad no interpreta los anhelos del país y que, efectivamente, nadie espera gestos grandilocuentes. Pero el 10 de diciembre, cuando hace su testamento, Bolívar dona dos libros a la Universidad de Caracas (hoy atesorados en el Rectorado de la UCV). Y dispone que sus restos sean depositados en Caracas. Desde luego que tenía patria, Venezuela, donde residían sus familiares, a quienes nombró sus "únicos y universales herederos". Chávez cree que se puede dar una charla académica de la misma manera en que gobierna: improvisando, tergiversando, desconociendo los hechos y espigando de la realidad hilachas que se acomoden a su demagogia.

En procura de una nueva ocurrencia tramposa, Chávez olvida su creación por decreto de una comisión, integrada por el vicepresidente, diez ministros, la Fiscalía y el Instituto Nacional de Patrimonio, para hacer una "investigación científica e histórica" sobre las causas de la muerte de Bolívar. Esa comisión se constituyó en enero de 2008, después de que, en su discurso de diciembre de 2007 en el Panteón, Chávez dijo que el Estado debía indagar "las verdaderas causas" del deceso en Santa Marta. "Cómo nos engañaron ­dijo entonces­ cómo nos pretenden seguir engañando como engañaron a nuestros abuelos, como engañaron a nuestros padres, como nos han engañado a nosotros, acerca de las verdaderas circunstancias que rodearon la muerte de Bolívar".

Ahora resulta que quienes nos engañan son sus propios colaboradores, los miembros de la comisión presidencial, negados a acatar los artículos 51 y 143 de la Constitución que consagran el derecho a la información. Son estos funcionarios quienes ahora dejan a Bolívar sin patria, puesto que no le reportan a ésta lo que han hallado en sus pesquisas sobre aquel.

Todos están mudos, con la excepción de José Manuel Rodríguez, presidente del IPC, quien aclara "que el vocero oficial para brindar información sobre los hallazgos y avances de esta investigación es el vicepresidente ejecutivo de la República"; y Luis Acuña, ministro de Educación Superior, quien dice: "Si bien los resultados de dichas investigaciones existen y están documentados, no me corresponde a mí como ministro-integrante de la comisión la difusión de dichos informes, por lo que sugiero que eleve su planteamiento a los niveles superiores, bien sea la Vicepresidencia o la propia Presidencia de la República".

No tendrá patria, pero le sobra quien se lo sacuda.

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com