Chávez, vuelve a renunciar ahora
Escrito por Martín Márquez Windevoxhel   
Sábado, 25 de Julio de 2009 08:12

altLa situación política del país está llegando a un límite de la pasividad del pueblo venezolano, pareciera que el déspota que dice gobernar a este país va a lograr su deseo de masacrar una vez mas este noble pueblo, que alguna vez creyó en él y cambió su casa por un rancho, que es la similitud que puede percibirse del hecho de que en 1998 haya ese pueblo elegido presidente a quien iba a destruir la gran esperanza que pusieron en él.

Preocupado por el estado en que se ha llevado al país por el desempeño del gobierno que preside el señor Chávez Frías, que ya está en su 11º año de gobierno, tiempo que constituye en el orden económico la mejor oportunidad que ha vivido esta nación en función del producto de su renta petrolera. En atención a que:

Que en su propio inicio, en su primer decreto convocó al pueblo de Venezuela para la elección de una Asamblea Constituyente que redactara una nueva Constitución que aumentara el período a seis años y una elección inmediata que luego convirtió por toda la vida.

Que producto de artificios electorales, si bien legales no eran precisamente nobles ni democráticos y que por un ventajismo nunca visto en la Venezuela democrática, obtuvo una apabullante mayoría de 126 diputados constitucionalistas de su tendencia contra cinco independientes que lograron ganar las curules que dejó de postular porque no cabían en su quino. Él postuló 126 candidatos y 1040 ilusos lo hicieron por iniciativa propia y sólo cinco lograron obtener una diputación.

Que sin embargo la Constitución surgida de esa Asamblea Constituyente fue aprobada luego en referéndum aprobatorio por el pueblo de Venezuela con el ya establecido ventajismo.

Que para el día de hoy, habría que preguntar a quienes saben o llevan la cuenta de cuántos artículos de esa Constitución son violados constantemente sin que este pueblo haya ido más allá de una protesta que generalmente se queda plasmada en los medios de comunicación pero sin ninguna trascendencia.

Que desde el inicio de este gobierno la inseguridad se ha convertido en el mayor flagelo, produciendo en estos primeros diez años más de 114 mil muertes violentas y no se observa la más mínima preocupación por la solución de tan grave problema que cada año el número de muertos es muy superior al anterior. Parece que el miedo es parte del proyecto del socialismo Siglo XXI.

Que la corrupción oficial es la segunda calamidad que vive el país y quienes tienen el encargo de combatir la corrupción, solo se ocupan de quienes NO pertenecen a las filas oficialistas, o a quienes se les quiere cobrar alguna infidelidad política, otra estrategia del gobierno; dejar hacer, dejar robar, dejar mostrar.

Que la violación de los Derechos Humanos contemplados en la Constitución Bolivariana de Venezuela y en los compromisos contenidos en tratados internacionales que son parte de nuestra Constitución, es una incidencia de cada día.

Que no hay separación de poderes y que todos esos poderes, sin excepción, están supeditados a la voluntad del déspota que nos gobierna. La justicia está controlada y juez que no cumpla las demandas del régimen es destituido sin proceso legal.

Que nuestra Industria Petrolera Nacional ha sido destruida física y moralmente, con una deuda impagable que crece como la hierva cada día, no sólo con las más grandes empresas del ramo, sino de los pequeños contratistas petroleros, muchos de ellos llevados a la ruina por sus deudas y sin perspectivas de cobrar sus acreencias.

Que el Presidente ha llevado irresponsablemente al país al borde de una conflagración internacional con Honduras, al amenazar a sus instituciones gubernamentales con invadirlos y derrocar a su Presidente, designado por acto soberano donde el Ejército jugó el papel que le correspondía, cumplir la orden de detener y encarcelar al presidente que había violentado su Constitución y traicionado a su patria, en un acto de indiscutible soberanía. País libre y soberano que se negó a permitir que en su territorio se implantara el llamado Socialismo Siglo XXI con la modificación de su texto constitucional y la implantación de la terrible idea de la reelección que en ese país sólo mencionarla implica el delito de traición a la patria,

Que nuestros dineros públicos se manejan con la mayor impunidad, sin control de la Asamblea Nacional, ni del Poder Moral y que aquel delito cometido por un Presidente demócrata de la mal llamada cuarta república fue enjuiciado y destituido por donar a la candidata presidencial Violeta Chamorro de Nicaragua, una miserable suma de dinero de 17 millones de bolívares, cuando en este tiempo reciente, en una aduana Argentina se le decomisaron a un comisionista de PDVSA un maletín con 800 mil dólares destinados a la campaña electoral de la señora Cristina Kirchner, la Asamblea Nacional, apéndice del capricho presidencial, tanto como lo es el Tribunal Sumiso de Justicia, se negaron a investigar ese flagrante delito que fue del dominio público mundial para vergüenza del pueblo venezolano.

Podría pasar toda esta noche aquí exponiendo innumerables irregularidades que implican todas, sin duda alguna, materia jurídica para la destitución del Presidente de la República, creo que él es el mayor delincuente que haya ocupado tan alta magistratura, por lo que, basándome entonces en el Artículo 350 de nuestra constitución, nos permite desconocer a “cualquier régimen, legislación o autoridad” que viole o contraríe estos valores.

Artículo 350. El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos.

Hugo Chávez ha contrariado y menoscabado todos esos principios, garantías y Derechos Humanos establecidos en esta Constitución Bolivariana de Venezuela.

Nosotros, el pueblo de El Tigre puede desconocer a este gobernante, sólo que sabemos que en la práctica, en lo real es inefectivo, no tenemos el Poder Judicial libre y capaz, pero si podemos con toda libertad, sin violencia, asumiendo el contenido del Artículo 350 de nuestra Constitución Bolivariana de Venezuela, pedirle a este déspota que: CHAVEZ RENUNCIA YA y vete, vete bien largo al cipote y déjanos vivir en paz. Así se lo he propuesto a la MESA DE LA UNIDAD que integran todos los partidos de oposición de Simón Rodríguez y así se lo voy a proponer a la misma instancia del Municipio Guanipa. Ellos verán lo que hacen. Mucho gusto

 

Fuente: Diario Antorcha


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com