Las cartas sobre la mesa electoral
Escrito por Pastor Heydra   
Jueves, 06 de Mayo de 2010 06:52

altYa están echadas las cartas para la contienda electoral fijada el 26 de septiembre en la que se escogerán los Diputados a la Asamblea Nacional de la Legislatura 2011-2016. El PSUV concluyó sin mayores sorpresas en la selección de sus candidatos por circuitos, escogidos en unas elecciones primarias cerradas al registro de los inscritos en esa organización y seguramente esta semana su dirección nacional presentará su “line up” al país. Allí se designaron 110 candidatos y sus respectivos suplentes, sacados de los resultados eleccionarios por orden de llegada. Faltan 57 listas y 57 suplentes, incluidos los 3 del sector indígena.

La asistencia al evento del PSUV resultó escuálida y forzada, lo que evidencia carencia de emotividad, estaban buscando a los electores, en su mayoría pertenecientes a la administración pública para que fueran a votar. Hecho que contrasta con las parciales de la MUD cuya dirección se quedó corta y para preservar las posiciones de su “nomenklatura”, tuvo temor de abrir un proceso a todos los circuitos y listas, que resultó exitoso por la espontaneidad y el deseo de participación de los electores del sector democrático, que hubiesen estado mucho más motivados para la contienda que se avecina si a esa actividad se hubiese incorporado al pueblo elector.

La Mesa de Unidad Democrática. MUD, ya hizo su proceso eleccionario parcial en el 15 por ciento de las circunscripciones, mientras que en el otro 85% y en las listas lograron un “consenso” partidista, mediante el acuerdo y el reparto de posiciones entre los siete principales factores de ese conglomerado, como son Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia, Proyecto Venezuela, la Causa R, Copei y Podemos.

Es posible que existan algunos ajustes en el camino, antes del proceso de inscripción de las candidaturas previsto para los primeros días de Junio, pero serán de menor cuantía. Aun cuando tendrá que verse la evolución del conflicto interno de Copei, que puede dar al traste con algunos de los preacuerdos tomados en la MUD, si ese partido pasa a ser administrado por manos distintas a las de Luis Ignacio Planas.

De tal manera que el país irá a esa contienda con un esquema de extrema polarización entre dos bandos: el gobierno de Hugo Chávez y la oposición al mismo. No hay cabida para terceros, más allá de las virtudes o desvirtudes de los métodos aplicados en las escogencias candidaturales.

Sin embargo la lección ha sido importante y novedosa. Los electores quieren tener mayor participación en la toma de decisiones sobre sus representantes. El tiempo de las imposiciones “cogolléricas” ha sufrido mutaciones en beneficio de la colectividad y de lo que Jorge Eliecer Gaitán denominó “el país nacional”. Aun cuando el peso determinante en ambos bloques políticos lo siguen llevando los partidos políticos. En el gobierno el eje Hugo Chávez-Dirección Nacional del PSUV; en la oposición los siete sectores ya señalados.

La totalidad de los individuos que conformarán las listas, donde saldrán diputados en partes equilibradas serán miembros destacados de sus direcciones a quienes se les ha preservado su ingreso seguro al nuevo Parlamento ya que la única posibilidad de sacar más de un parlamentario en Estados donde se vota dos fiputados, es que uno de los bloques doble a su rival, cosa poco probable en ningún estado. Las únicas entidades con más de dos diputados lista son Zulia, Caracas y Miranda. En el resto son sólo dos diputados lista por estado.

La disputa mayor se escenificará en los circuitos donde el ganador será el que mayor número de votos obtenga, tanto para los circuitos uninominales, como para los denominados plurinominales. Este hecho favorece al sector mayoritario, ya que no hay representación alguna de las minorías. Pongamos como ejemplo el del Circuito 1 del Municipio Irribarren de Lara que da tres diputados plurinominales. Si allí gana la MUD por la división del PSUV y del PPT se lleva todos los diputados. Si gana cualquiera de las otras dos opciones, pasaría lo mismo.

Lo cierto es que las cartas están echadas y no parece haber vuelta atrás, será una campaña corta pero muy intensa ya que lo que está en juego es la suerte futura de Venezuela. El gobierno tiene el objetivo preciso de profundizar su “proceso revolucionario” comenzando por la modificación sustantiva de la Constitución para ajustarla a los designios ideológicos de la autocracia plebiscitaria de Hugo Chávez; mientras la oposición tratará de mantener y rescatar los espacios de libertad y democracia que se han ido cerrando en esta última década.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Éstos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.

opiniónynoticias.com