Supuesto secuestro de la familia del supuesto embajador
Escrito por Omar Estacio Z. | @omarestacio   
Viernes, 18 de Noviembre de 2022 02:18

alt2:17 a.m.. El holgazán que usurpa el Poder en mi amada Patria, duerme a pierna suelta.

O a panza abierta -mejor dicho- en sus aposentos del altísimo gobierno, a 200 metros bajo tierra porque la cobardía, como el crimen, sí pagan en el Socialismo del Siglo XXI.

Repica el teléfono de las emergencias extremas. Léanse, de fuegos artificiales pa´rriba; intentos de violación de las bóvedas que atesoran los lingotes y los legendarios alijos; desembarcos de marines aunque sean simples rumores; pero sobre todo, los amagos de elecciones, libres, creíbles y, por consiguiente fulminantes: 

-¿Aló? ¿Ah?¡Queeé? ¡No puede ser! ¿Le pusieron “los ganchos”? -y sin preguntar qué hizo o en quéreincidió ese “inocente muchacho”. El lamento cucuteño rasgó el conticinio de aquella fatídica madrugada.

-¿Y si ese hombre se convierte en sapo? O peor ¿Y si, so pretexto, que la DEA le va a cortar la cutícula del dedo gordo del pie izquierdo o el brazo entero con el que firma los cheques, nos deja por fuera, como las guayaberas? Hay que liberarlo, cueste lo que le cueste (al Patrimonio Público, por supuesto, porque a mi bolsillo, ¡ni con el pétalo de una limosna!).  

 Ante dudas tan cartesianas no queda otro remedio que poner manos a la obra -o a las metidas de patas, hasta el bigote, como veremos en lo adelante: 

El lunes antepasado, con motivo de los alegatos de los fiscales de la acusación contra el presunto embajador y/o del menos presunto testaferro que cursa ante la Corte Federal del Sur de Florida, EE. UU., constatamos la madre de atajaperros que se armó en el cenáculo del holgazán, a partir del momento que se vio obligado a metabolizar el lamentable apresamiento.  

El “Hombre del Braguetazo”, entonces sedicente, “Otto von Bismarck RoboLucionario”, de inmediato, desenfundó su única y muy exigua herramienta de trabajo, pero apercibido que las circunstancias exigían artillería gruesa, comenzó a disparar cartas de protesta, a diestra y siniestra, como un loco. A la Interpol. A las autoridades de Cabo Verde. A la FIFA. A la Congregación de Monjitas de la Preciosísima Sangre. En misiva alguna invocó la fementida calidad de diplomático del preso, costosa omisión de la que, ahora, se aprovechan, procesalmente, los implacables fiscales floridianos.

 ¿Y cómo iba a invocar semejante investidura, si en Venezuela hasta los indotados, incluido nuestro Bismarck “Bolivariano”, saben de sobra que, los funcionarios del Estado tienen, totalmente, prohibido contratar con este último? (artículo 145 de la Constitución) ¿Quién iba a tragarse el cuento chino o árabe que quien tenía años, enriqueciéndose de manera ilícita, grosera, exorbitante, con la venta al gobierno de alimentos no aptos para humanos, supuestos a darles de comer a nuestros niñitos más depauperados, iba renunciar a esa rebatiña, para ocupar en el cargo de embajador en el mismísimo corazón de la manigua africana? Pero el pánico colectivo exacerba la imaginación. 

Consta del referido expediente, que después de mandar pa´l el mismísimo cipote a la Constitución, las leyes y hasta el "Manual de Urbanidad" de M.A. Carreño, el mega contratista favorito, ya instalado en su calabozo, fue ungido, con cinco, léase bien, ungido con cinco supuestas inmunidades diferentes, excluyentes entre sí, lo que le ha servido a los vehementes fiscales, para las burlas más crueles ¿El pretendido pasaporte, falso a simple vista, chapucero, nada diplomático, vulgar copy paste o collage, de otros dos viejos documentos para viajar, del propio preso -perdón, de Su Excelencia, el embajador- el primero expedido por la República de Colombia, expirado años atrás y el segundo, emanado de las autoridades venezolanas? Los fiscales se desternillan de las carcajadas, cada vez que analizan el mamotreto ¿Y esa copia de la Gaceta Oficial, contentiva de la ficticia investidura, forjada a todas luces, si se coteja con el respectivo original impreso? En tal caso hubo que llamar al 911 porque el juez no paró de reír y el riesgo de infarto era inminente.  

El susodicho holgazán, retiene como rehenes, en Caracas ¡A la esposa y cinco hijos de su supuesto testaferro y embajador! Lo que faltaba. Increíble pero cierto. Los chantajes entre compinches son usuales en el submundo del hampa organizada internacional. La denuncia, concreta, espesa y directa, desde su cautiverio, en Miami, del propio esposo y padre de los secuestrados, fechada el 23 de febrero del corriente año, riela en el documento número 95, páginas 13 y 14, “FLSD, Docket 02/23/2022” del expediente tribunalicio antes mencionado. 

Consta, igualmente, de dichos autos judiciales que, poco antes de su encarcelamiento y de sus hipotéticas investiduras, el plenipotenciario express, le pagó a la tenebrosa DEA, la bicoca de US $ 12.500.000,00 como parte de un convenio de delación. Todo vale para salvar el pellejo. Lo que ratifica que no ha existido, existe, ni existirá ningún afecto o lealtad, recíproca, entre el “embajador” y su pretendido jefe, ni que el referido rapto colectivo sea para que Su Excelencia, se abstenga de delatar, porque cuando entregó parte del botín fue necesario amordazarlo para que cesara de cantar. Los indicios vehementes no mienten: Todo indica que el actual secuestro es para que el plenipotenciario, le “afloje” al raptor, vía Zelle, wire transfer o de centavo en centavo los millones (millones, de glóbulos rojos, no se piense mal) que esconde en algún recóndito banco (banco de sangre, no se siga pensando peor). 

El perro se muerde su propia cola. Secuestrador del testaferro del secuestrador. No es un retruécano. En este momento, nadie puede asegurar quién es el suplantado y quien el suplantador. O cuál de los dos, es el propio testaferro ni el verdadero Presidente de mi dolida Venezuela.   


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com