Una nueva página
Escrito por Ricardo Ciliberto Bustillos   
Domingo, 27 de Diciembre de 2020 00:00

altPor lo general, un nuevo año infunde y motiva renovadas esperanzas, buenos deseos pero también incontables incertidumbres.

Para algunos, significa un borrón y cuenta nueva. Para otros, un paso normal que nada cambiará. En todo caso, semeja  arrastrar  un pesado e implacable tiempo que se alarga con las horas, los días y los meses. Esa pesadumbre, muchas veces justificada por las terribles circunstancias y realidades, hace mella no solo en  el cuerpo social sino también en el familiar y en el íntimo o personal. Es  mirarse perennemente en el espejo  de la soledad, la tristeza, la frustración y el dolor. Para ellos, no nos queda otra  que el abrazo solidario, nuestra total comprensión pero también nuestra cordial invitación  a trabajar por  un futuro mejor.

Son unos pocos – privilegiados por lo demás y no nos referimos a la pandemia-  quienes han pasado lisos en este difícil año. En contrario, para la gran mayoría ha sido un período de extremas situaciones, de enfrentamientos y admirable resistencia, de no amilanarse ante la adversidad y mucho menos de arriar las banderas de la libertad y la democracia.

Unos, ven en el minuto final del año un definitivo adiós al pasado, al infortunio y a lo fatídico. Otros, como algo continuo, inexorablemente desdichado, diabólicamente escrito en los libros del destino. Sin embargo - repetimos- somos muchos, muchísimos que vemos con el paso de las horas una nueva oportunidad, una ocasión propicia para el esfuerzo y una circunstancia que convoca a no desmayar en este afán de reconstruir el país.  Mirar siempre hacia adelante y no- como se dice popularmente- quedarse en la contemplación y crítica, echando mano al infaltable espejo retrovisor.

Una sociedad no avanza  si no aprende de sus errores y fracasos. Y entender y aceptar, por cierto, que todos nos hemos equivocado. Unos por omisión y otros por comisión, como bien apuntan algunos manuales jurídicos y eclesiásticos.

 Asumir esta particularidad nos obliga a reordenar ideas, estrategias, reimpulsar el ánimo, a enterrar los antagonismos, la desunión y sobre todo, a tener el total y absoluto convencimiento que la  Venezuela  que soñamos la lograremos entre todos, sin exclusión alguna. ¿Romántico? ¿Quimérico? No existe  hecho histórico digno de reconocimiento y  admiración que no haya tenido una alta dosis de  pasión y hasta un poco de quijotismo.

En conclusión, no podemos continuar, para utilizar el título de la famosa novela de Marcel Proust, ¨En Busca del Tiempo Perdido¨. En todo caso, debemos -a propósito de este 2021- pasar la página; no esperar que por arte de magia las cosas cambien si no las provocamos y en definitiva, empujar entre todos, la carreta de la unidad, de la inteligencia y la perseverancia. Solo así, tendremos el éxito que estos tiempos nos demandan. Para todos, un venturoso y totalmente distinto año nuevo.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com