Reflexiones
Escrito por Antonio Barreto Sira | @BarretoSira   
Miércoles, 23 de Diciembre de 2020 00:00

altCuando faltan poquísimos días para la celebración de la Navidad, debemos hacer una pausa para reflexionar sobre lo que hemos realizado

y lo que nos falta por hacer en el país.

Venezuela, como nación, debe entrar en un profundo proceso de análisis, pues la realidad en la cual estamos sumergidos nos obliga a pensar y repensar las razones por la cual vivimos la época actual y sopesar los caminos para salvar a esta tierra de más años de colapso, estancamiento y de crisis.

Solo basta con echar un vistazo a nuestro alrededor; no hay ambiente navideño, los venezolanos están tratando de sobrevivir en la medida que – noblemente – intentan resguardar algunas tradiciones; sin embargo el hambre es cada vez más fuerte y la desesperanza más notoria.

El país se ahoga en un mar de problemas; las mesas de los venezolanos están huérfanas de platos y alimentos, la dolarización de todo – menos de los sueldos – la inflación y la inutilidad del bolívar, son certezas que no pueden ser discutidas ni ocultadas por nadie.

Ahora bien, ¿qué hacer? Y ¿cómo hacerlo? Los venezolanos tenemos el deber de construir una salida real y precisa a la crisis o a las crisis que nos agobian. No podemos seguir jugando al "sálvese quien pueda", ya que el futuro del país es una responsabilidad de todos y cada uno de los venezolanos. No hay de otra.

Usted que me lee – yo como gobernador – todos quienes tienen una responsabilidad, ya sea política o ciudadana, debemos unir esfuerzos en aras de protegernos los unos a los otros. Se vienen tiempos difíciles, el 2021 trae consigo la extensión de la pandemia, mayor desaceleración económica y mayor impacto de la inflación, es por ello que necesitamos más solidaridad que nunca.

Como gobernador reflexiono sobre mi papel en el próximo año y comprendo que debo reforzar todas las acciones que, gracias a Dios y a una decisión a tiempo, tomamos en torno a salvar vidas y asimilo mi deber de realizar una mayor inversión en el ámbito social para proteger a los venezolanos que más necesitan de ayuda, y esto no implica clientelismo o demagogia, sino una real y genuina voluntad de ayudar a quien lo necesite.

La Gobernación de Anzoátegui – con miras al 2021 – llevará adelante una visión y una misión casi franciscana, enfocada en la ejecutoria de acciones sociales que ayuden a paliar los impactos de la crisis humanitaria y que sirve de contrapeso a las políticas de presión política y social que se aplican desde Caracas.

Y, tengan por seguro, que por encima de la asfixia presupuestaria – la cual hemos soportado desde el primer día de nuestra gestión – y venciendo todos los obstáculos, que siempre nos han colocado, cumpliremos con hecho el compromiso social que tenemos y asumimos.

Gracias a la experiencia de la Caravana de la Salud (que fue un éxito antes de la Pandemia), a Mercadito pa' Toitos (una maravillosa iniciativa boicoteada desde Caracas), Agua para la Vida, y otros programas como estos, estamos listos ahora para ir por más y atender a muchos más anzoatiguenses, sirviendo como medios para la fraternidad y la solidaridad.

Así reflexiono, así me comprometo con Anzoátegui.

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com