75 años y la captura del pez
Escrito por Ricardo Ciliberto Bustillos   
Lunes, 19 de Octubre de 2020 00:00

altSe cumplen 75 años del 18 de octubre de 1945. En palabras del fallecido escritor  Simón Alberto Consalvi es el episodio de mayor significación política en la historia venezolana

desde la fundación de la República desde 1830. ¨Ningún otro suceso tuvo la profundidad, ni sus objetivos, ni sus conquistas, ni sus repercusiones. Entre sus principios fundamentales se inscribió el derecho al ejercicio de la soberanía popular, la modernización del país, las reformas políticas, económicas y sociales negadas por la vieja estructura del poder¨.

Un acontecimiento de esta importancia por supuesto que tuvo alcances de gran envergadura al punto que por muchos años advertimos sus loables consecuencias.

Parecer, no es ser. Que  el régimen del General López Contreras y de Isaías Medina Angarita pareciera una democracia no significa que lo fuera. Rómulo Betancourt las tildaba de autocracias con atuendo liberal. Como es sabido, luego de una serie de decisiones trascendentales, en octubre de 1946 se elige la Asamblea Nacional Constituyente; el 5 de julio del 47 se aprueba la Constitución más moderna y democrática que  tuviera Venezuela hasta entonces, y el 14 de diciembre de este mismo año se escoge al ilustre novelista Don Rómulo Gallegos como el primer Presidente electo por el voto universal, directo y secreto de todos los venezolanos mayores de 18 años, supieran o no leer y escribir. Luego la historia es harta conocida. No lo perdonarían los mismos de siempre. La logia militar y los grupúsculos aferrados a un extinto gomezalato, además de algunas erróneas posiciones gubernamentales y partidistas fueron poco a poco cavando  el sepulcro de la neonata democracia. 10 años  duró la férrea e infausta dictadura. El 23 de enero de 1958 se reiniciaría la experiencia democrática hasta que, luego de 40 años, diversos medios de comunicación social, algunos partidos políticos, grupos radicales en unión con sectas militares y algunos auto-denominados ¨notables¨, convertidos en una especie de Sanedrín, condenaron otra vez  a muerte la cuarentona democracia.

Desde 1998 ha habido  constantes y serias  faenas por restablecerla. Algunas, es cierto, un tanto equivocadas, inoportunas y hasta revestidas con ropajes infantiles e improvisadas acciones, pero –al fin y al cabo- no ha habido un solo instante de tregua, descanso u olvido.

En este camino nos encontramos. Pocos, buscando maliciosamente un sucio  en las uñas de la oposición, olvidando las pedradas en los ojos que a diario el actual régimen  lanza a sus principales  líderes. Otros, sin rubor y vergüenza,  pasados a las exiguas huestes gobierneras a cambio de una cuestionada curul o de una codiciada e impúdica prebenda.

Arribamos a los 75 años de aquel afortunado e inolvidable suceso. Mucha agua, como se dice popularmente, ha corrido durante este tiempo: triunfos, derrotas; aciertos y desafueros; ganancias y pérdidas, como arrojaría un objetivo balance histórico. Incluso, opiniones contrapuestas acerca de sus consecuencias. Pero el afán continúa. El faro que comenzó a iluminar aquel 18 de octubre para guiar al pueblo venezolano a  la instauración y ejercicio de un régimen democrático, no ha podido ser apagado o  extinguido. Y nos recuerda siempre  la lección que nos dejó la inolvidable novela  de Hemingway  ¨El viejo y el Mar¨: En el pescador Santiago era no desmayar y menos abandonar sus propósitos y  metas. En este caso, como en la captura del pez, el restablecimiento definitivo de una genuina sociedad democrática. 

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com