Los cíclopes políticos
Escrito por Ricardo Ciliberto Bustillos   
Martes, 29 de Septiembre de 2020 00:00

altEl mensaje de Juan Guaidó en la 75 Asamblea General de la Naciones Unidas celebrada hace pocos días, vía internet, ha sido considerado fundamental

y muy aclaratorio acerca de  los propósitos y las profundas razones no sólo para no hacer comparsa en las elecciones convocadas por el ¨gobierno¨ para el próximo 6 de diciembre, sino también para que, de una vez por todas, quede claro acerca de lo que se trata y por lo que se ha venido trabajando  desde hace mucho tiempo: acorralar al régimen hasta obligarlo, bien por acuerdo, renuncia, por elecciones o  causa forzada, a entregar  definitivamente el gobierno.

En esta misma ocasión, solicitó al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que prestaran mucha atención al informe elaborado por la Misión Independiente de Verificación sobre la violación sistemática de los derechos humanos en Venezuela para que –posteriormente-  consideraran consignar las denuncias correspondientes ante la Corte Penal Internacional.

Abona el tema la opinión de una sólida mayoría de los factores de  oposición mediante la cual sus dirigentes  han expresado su respaldo a estos planteamientos e invitando a la colectividad en general a sumarse entusiastamente a una serie de actividades que, en este sentido, serán convocadas en su debida oportunidad.

De otro lado, la Unión Europea ha  recalcado que no enviará observadores al cuestionado proceso comicial decembrino por total ausencia de legitimidad y por no tener las mínimas condiciones  de credibilidad. El Consejo Superior de la Democracia Cristiana así como las directivas legítimas pero defenestradas turbiamente de los partidos AD, Primero Justicia, Voluntad Popular y Nuevo Tiempo, por señalar algunos, han hecho público su rechazo a esta írrita consulta electoral y han hecho ver la conducta persistente-entre otros horrores- de la cúpula gubernamental para acabar con cualquier disidencia o parecer diferente.

Los cíclopes, según la mitología griega, eran criaturas gigantes con un solo ojo. En consecuencia, su vista no era amplia, incapaz de abarcar al menos unos 180 grados y muchos menos apta para captar detalles o cosas que por pequeñas no dejaban de ser importantes.

Algunos políticos venezolanos parecen cíclopes. No por gigantes, por supuesto.  Con su solo ojo, continúan empeñados en colaborar, plegarse sin rubor y hasta mimetizarse con el régimen. Otros, empecinados en   invasiones, llegadas de marines o apostando a una salida a través de una fuerza internacional. Es ese  todo o nada, blanco y negro, cara o sello  que hemos aludido en cuartillas anteriores. El daño lo ocasionan  todos. Los que bailan ¨pegao¨  y los que sueñan con salir de esto con un escuadrón de Rambos. 

El problema estriba en que la calamidad nacional no puede verse a la ligera y mucho menos plantearle soluciones simplistas. La invivible  situación de los venezolanos requiere con urgencia mucha atención y contundentes respuestas. En otras palabras, no todo es política, aunque esta tenga un altísimo ingrediente, lo que equivale a decir responsabilidad. 

Entonces, dos guías, dos caminos deben asumir quienes lideran la oposición: Uno, buscar – a todo trance- paliar la paupérrima situación de millones de venezolanos, incluso echando mano y sin complejos a la  ayuda internacional, y otra, lograr por los medios arriba señalados la salida de este régimen malo y violador de  derechos humanos. Los cíclopes políticos, como en la mitología griega,  quedaron en eso, en algo pretérito y mitológico.

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com