Torturar en Venezuela
Escrito por Juan Guerrero | @camilodeasis   
Viernes, 25 de Septiembre de 2020 06:56

altUna de las técnicas de tortura usada frecuentemente en la Venezuela del siglo XXI por las fuerzas de seguridad y que forma parte de una clara,

permanente y constante Política de Estado, es la llamada ‘crucifixión’ del detenido. Se le colocan los brazos, generalmente esposados o también amarrados con sogas, sobre un tubo o reja, extendidos mientras las piernas quedan suspendidas del suelo. En esa posición el individuo sometido a tortura queda colgado durante el tiempo que los torturadores deseen, generalmente por varios días.

Periódicamente es sometido a palizas, con bates y otros objetos. Algunos fueron torturados con tanta saña y por largo tiempo, que perdieron de manera permanente sensibilidad en brazos y manos. En otras torturas, lo describe el informe presentado por el equipo internacional de especialistas de la Organización de las Naciones Unidas; "Una de las víctimas declaró (a la misión de la ONU) que estuvo aislada en el SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia) sin acceso a un baño, la obligaron a usar un pote de plástico para sus necesidades fisiológicas y en ese mismo envase le servían la comida."

Los cientos de relatos, atroces, humillantes y degradantes son espeluznantes y aberrantes: "Otra víctima reportó que durante varios días estuvo encerrado en un área sin acceso al agua potable, los detenidos debían tomar agua de la poceta o retrete para saciar la sed."

El informe de la ONU sobre violación de DDHH y crímenes de lesa humanidad investigados en Venezuela(Septiembre-2020), establece una responsabilidad directa e individual en la persona de Nicolás Maduro y su cadena de mando, los ministros de Relaciones Interiores, y de Defensa, así como demás oficiales y miembros de las fuerzas policiales y militares involucrados.

No se encuentra en el informe, de poco más de 400 páginas, espacio donde se narre alguna historia medianamente normal. Queda al final una sensación de náuseas, un asco por tanto terror narrado, tanta atrocidad de mentes desviadas, anormales y tenebrosas.

Me he quedado perplejo frente a este informe que supone un duro golpe moral, político y obviamente, de obligado cumplimiento para posteriores sanciones jurídicas, en quienes están involucrados en atrocidades y crímenes contra inocentes seres humanos.

El informe que en su momento presentó, José Vicente Rangel como denuncia y que luego se editó como libro, en 1972 Expediente Negro, menciona la serie de vejámenes, torturas y desapariciones forzadas contra dirigentes opositores a los gobiernos de esa época, entre 1960-70. Indicamos esto porque deseo significar un detalle que desde esos tiempos –y quizás desde antes, nos tiene atrapados como sociedad que no supera sus traumas sociopolíticos y cree que la venganza es la manera de ‘ajustar cuentas’ con el pasado y sus víctimas. 

El detalle que se aprecia, tanto en la violación de los derechos humanos y crímenes contra la humanidad, es que han sido ejecutados por venezolanos contra venezolanos. Es posible que puedan existir ‘asesores’ extranjeros, como en el pasado, pero lo esencial es esto que mencionamos.

Además, las técnicas usadas por estos aberrados parecen ser similares a la tradición castrista que narran quienes han podido sobrevivir para denunciarlas. Acá es importante agregar una característica que ‘innova’ y es el uso de la tortura psicológica y la constante amenaza y práctica de la tortura de tipo ‘sexual’ para obtener confesiones amañadas.

Tengo a mi lado, -cosa curiosa y coincidente, un texto Los libros malditos, que trata sobre aquellos documentos prohibidos, censurados y sujetos a persecución y castigo. Pues bien, ya para esa época, entre 1450-1460, la tortura inducida para extraer confesiones, sobre todo a mujeres acusadas de brujería, por parte de hombres misóginosdesesperados por abandonar matrimonios y quedarse con la dote, disponía de técnicas y ejecutores para esas aberraciones.

Un libro donde se narran ciertos ‘trabajos’ es uno que en su momento fue tomado como libro de cabecera para la historia de la tortura, El martillo de las brujas, escrito por dos sacerdotes, Kramer y Sprenger (1486), donde se indica las forma de ‘interrogatorio’ y “procedimientos inquisitoriales” para lograr del acusado, generalmente de brujería, una confesión plena.

Pues bien, lo que encontramos por estos tiempos no es ni por mucho, diferente a las formas y maneras cómo por aquellos tiempos, se lograba aplacar a quienes adversaban el poder, sea por razones religiosas o políticas.

La tortura en la Venezuela de Maduro y sus pandilleros no es muy diferente a la de aquellos tiempos remotos o medianamente pasados, como en la época del dictador, Marcos Evangelista Pérez Jiménez (1948-1958), quien en múltiples oportunidades ordenó personalmente asesinar a sus enemigos políticos

Este informe de la ONU, por su rigor técnico y procedimiento metodológico absolutamente objetivo, claro y preciso, es un documento que debe ser difundido y considerado como parte de material de estudio en las áreas de ciencias penales y criminalística, antropología cultural, psicología, psiquiatría, para que nunca jamás volvamos a experimentar semejantes actos contra natura.

(*)   Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla    TW @camilodeasis  IG @camilodeasis1


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com