De la ruta que hay (OPE)
Escrito por Luis Barragán | @luisbarraganj   
Lunes, 24 de Agosto de 2020 00:00

altLa oposición requiere de un liderazgo, conducción o jefatura política, obligada a informar oportunamente a todas las fuerzas de sus iniciativas.

No ha de presuponer que todas, inconsultas, deban automáticamente ejecutar las consignas, obviando cualesquiera reparos u observaciones a acciones que, una vez fracasadas, en lugar de las correcciones del caso, se reduzcan a pasar la página.

Sabemos, en los predios de la oposición hay también una simulación de lucha propensa a trastocarse en una banalización de los esfuerzos  y, en lugar de alcanzar la profundidad de un compromiso suficientemente comprobado, los acuerdos o supuestos acuerdos devienen espectáculos de ocasión, imitando y muy mal, vaciándolos de trascendencia, los históricamente conocidos en esta u otras latitudes, como los de Puntofijo, La Moncloa o la Casa Rosada. La falta de un genuino compromiso, se traduce en una jefatura que se desarrolla y habla en clave mesiánica, pues, todo  dependerá del personal ejercicio de quien circunstancialmente la ocupe.
El  régimen ha avanzado en la desarticulación social, por lo que la jefatura política no puede depender de quienes nominalmente lideren a los gremios, golpeados o neutralizados. Sobre todo, porque el promedio de los partidos políticos no ostenta las potencialidades de una estructura y una organización de alcance nacional, como las de las universidades o los sindicaos del transporte, por citar un par de ejemplos: trabajarlas, recuperarlas y apuntalarlas, significa un trabajo mucho más eficaz y eficiente de hacerlo desde la perspectiva de la reivindicación de la sociedad civil organizada, con un temario propio que pueda darle soporte a la agenda política y a las movilizaciones que acaree, en vez de apelar a una  espontánea, desorientada y meramente circunstancial acción de calle.

La jefatura ha de ser convincentemente ética, por lo que no debe condenar de antemano las denuncias que haga la prensa libre en torno al interinato, ni obviar los reparos que otras bancadas opositoras hagan en torno a su desempeño.  La ciudadanía está agobiada por los desmanes del régimen, esperando transparencia, pulcritud y entera probidad de aquellos que se dicen alternativa de poder.

María Corina Machado ha planteado una ruta concreta denominada Operación de Paz y Estabilidad (OPE), responsable, visible y públicamente, en clave de responsabilidad histórica comprometida y compartida. Se ha esperado – al menos – una mínima interlocución que también le da sentido a una jefatura, por todo lo que sugiere la OPE clara y clarificadora: porque la ruta está, la hay, ha sido sometida a la discusión de la ciudadanía, es por lo que no nos merecemos un planteamiento y una acción sobrevenidas, bajo  las expectativas de una rifa, sin el debido soporte político, social y ético.

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com