La urgencia de devolverle el valor a la Vida
Escrito por Juan Pablo García | @juanpablogve   
Jueves, 20 de Agosto de 2020 06:48

altQuienes hemos dedicado nuestros esfuerzos académicos en el campo del derecho penal y de la  criminología, estamos asombrados de las dimensiones

que ha alcanzado el delito en Venezuela. Pero no lo decimos por los homicidios, robos, secuestros y extorsiones que rompieron el récord en el presente siglo, siendo el verdadero legado de Chávez para con un Maduro que lo ha multiplicado, porque de esto ya se sabía y padecía mientras que el barinés – orondamente – aseguraba que la inseguridad personal era una “sensación”. Lo decimos porque era de esperarse, al menos, teóricamente, que disminuyera con la cuarentena forzada, cosa que no ha  ocurrido, porque no estamos en presencia de un Estado Fallido, sino de uno resueltamente Criminal que no  tiene propósito alguno de enmienda.

Lo  peor no es eso, sino que hayan aparecido fenómenos recurrentes, jamás vistos en Venezuela, como el de la madre que envenena sus hijos, hijos que  matan a sus padres, suicidios sin antecedentes familiares. ¿Cómo ocurre esto? ¿Qué hubiesen dicho Rosa del Olmo, Juan Manuel Mayorca, Fernando Pérez LLantada, Fermín Mármol, Lolita Aniyar de Castro y la pléyade del resto de criminólogos que tanto aportaron al país? ¿Falta por ver más?

Desesperadas porque no les encuentran alimentos ni medicamentos, padre e hijos, hermanos, cónyuges, creen que es el mejor camino y en un momento de locura, de desesperación, de depresión ocurre la desgracia. No sólo no reciben el  espaldarazo confiable  del Estado, ni la prestación de su más elementales servicios básicos, sino que el ciudadano común es: perseguido y  preso hasta por reclamar por un medicamento o un trozo de pan, secuestrado e incinerado por tener un COVID19 cuya prueba nadie vio nunca y al que se le restriega en la cara que sólo los privilegiados pueden velar a sus muertos,  pero el resto de la sociedad no, más un largo etcétera de vejaciones que junto con el maltrato, buscan hacerle saber al ciudadano que su vida no vale nada para el régimen. 

Entonces, urge revertir lo antes posible este abominable fenómeno y esto comienza con el cese de la usurpación, pero no será suficiente. Se necesita también de una campaña (o contracampaña a la muerte) que reivindique la vida, la fe en Dios, las posibilidades de luchar por el amor a padres e hijos, así como iniciativas desde el estado que resalten el valor de estar vivo, para así también dar marcha atrás al sórdido y bizarro fenómeno criminológico que alcanzamos.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com