De las pifias en el estado Miranda
Escrito por William Anseume | @WilliamAnseumeB   
Jueves, 30 de Julio de 2020 06:04

altLa tiranía elabora la estúpida idea del estado Miranda como conformado por una pléyade de aborregados ingenuos.

A la gobernación y las diferentes, complicadas, alcaldías, se les ha ocurrido en este tiempo largo de oprobio múltiples búsquedas de "soluciones" irrealizables, inaplicables o descabelladas. Recientemente han conmovido a la colectividad del estado dos pifias que pueden imbricarse en algunos factores, todos lesivos a la ciudadanía en general con una indudable proyección nacional, por lo fundamental de esta singular región. 

Se les ocurrió, entre sus nada elegantes pifias, la genialidad de buscar recursos, ante la carencia desmesurada en la que hundieron al país, en las alcaldías; vale decir de la que producen industrias y comercios y aportan con los impuestos para "contribuir" con los condominios. Lo que se traduce en un proyecto para abordar los edificios, residencias, conjuntos, con fines contributivos que nadie en sano juicio pediría a semejantes atropelladores permanentes de la propiedad privada. Es un proyecto desconocido, palabreado, pero muy publicitado por quien usurpa la gobernación. En busca de proyección, de llamado de atención sobre la figura negociadora sobre la que descansa la heredad de lo que quede del partido que se inventaron para apoderarse de Venezuela junto a Cuba y los demás países "amigos" de la nación de Miranda. 

Ante el fracaso de esa gestión divulgativa del proyecto que busca acabar con las viviendas de la clase media mirandina, así como ante la debacle política, social y de salud que ha constituido el coravid-19, navegan desde esta semana en una acción honda, repudiable. La enfermedad cuya atención desde el principio, previo ocultamiento permanente de la información o a través del uso de la desinformación que hicieron llegar desenfrenada, se vendió como privilegiada en el mundo por los pocos casos manifestados; luego achacados a quienes regresaban buscando algún abrigo de nuevo en su terruño, se les fue de las manos como previeron todos los especialistas amenazados con la prisión que tienen prevista para todo aquel que los contraríe aunque tenga razón, como evidentemente resultó el caso. Se les ocurre contener el expendio de comida con el terminal de la cédula como límite no más allá de dos medios días semanales. 

Se profundizará el hambre y se terminará por destruir industrias y comercios que eran la base de la pifia anterior, de la expropiatoria de los condominios. Una gestión que no ha podido llevar agua y jabón a las casas decreta de facto casa por cárcel a la población mirandina con unas horas de permiso. 

Ni aborregados ni ingenuos. El heredero supuestamente impoluto, pero cómplice hasta los tuetanos de la criminal, corrupta, terrorista y narcotraficante (no lo digo yo, lo dice con pruebas media parte del mundo) gestión gubernamental nacional pagará con mayor impopularidad sus pifias. No tienen idea mínima de lo que hacen. No merecen seguir martirizado a la gente. Deben irse cuanto antes para permitir algún avance. El decreto no se acata ni se cumple en Miranda. Es, a la par de inaplicable, insoportable. Varios artículos de la constitución, así como de mis Derechos Humanos plantean la rebeldía como opción humana políticamente válida. 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com