La tarea impostergable
Escrito por Ricardo Ciliberto Bustillos   
Lunes, 20 de Julio de 2020 10:07

altEl fallecimiento de Juan Vicente Gómez en diciembre de 1935 causó  una verdadera conmoción nacional.

Veníamos de una larga y férrea dictadura como jamás el país había conocido. Desaparecido el Benemérito, un cambio a corto plazo se vislumbraba en el horizonte. Durante  27 años, el pueblo venezolano sufrió –entre muchos otros infortunios- la permanente violación de sus derechos individuales, sobre todo los concernientes a sus libertades políticas.

Al asumir el gobierno el General Eleazar López Contreras, prácticamente desde el mismo instante que se produjo la muerte del dictador el 17 de diciembre (en realidad fue el 18  designado Presidente encargado por el Consejo de Ministros), se inicia un período que muchos historiadores han calificado de apertura y transición.

Hubo un hecho importante que la historia ha registrado y que para muchos venezolanos ha pasado, como se dice popularmente, por debajo de la mesa. En febrero de 1936, una medida del Ejecutivo Nacional permitió abrir las cárceles a los presos políticos y el regreso, sin mayores obstáculos, de todos los exiliados. Precisamente, el  1ero de febrero, en el Castillo Libertador en Puerto Cabello, se realizó un acto, simbólico por  demás, en  el que se tiraron al mar centenares de grillos. Para la ocasión, el gran poeta Andrés Eloy Blanco pronunció un memorable discurso del que destacamos las siguientes palabras: ¨Hemos echado al mar los grillos de los pies. Ahora vayamos a la escuela a quitarle a nuestro pueblo los grillos de la cabeza, porque la ignorancia es el camino de la tiranía¨. 

Esta hermosa convocatoria nos advierte que la educación no es sólo el estudio y la preparación para las ciencias, artes, oficios y profesiones sino también para aprender-entre otras cosas- los principios y el ejercicio de la democracia y por consiguiente de ciudadanía.

En este orden, una de las tareas impostergables para los próximos tiempos será quitarle al pueblo los cepos de la ignorancia además de la imperiosa necesidad de inocularle, si cabe el término, los valores de democracia, libertad, apego a la Constitución y las leyes, más allá de los errores, defectos, omisiones y excesos que  le pudiesen atribuir.

En estos días, cuando se habla por doquier de votar o no en las próximas elecciones para la conformación de la nueva Asamblea Nacional,  sería muy encomiable y oportuno que los principales líderes de la oposición democrática explicaran detalladamente, hasta el hastío diríamos, qué lograríamos con una contundente abstención. Y no es que sea una labor infantil, sin sentido o nada prioritaria. Al contrario, cuando al pueblo se le habla con claridad, sin promesas falsas, con firmeza y convencimiento en lo que se dice, los resultados saltan a la vista. ¿Porqué  renunciar al voto? ¿Cuál es el motivo? ¿Es conveniente? La propuesta  hay que verla con mucho cuidado y tino, y en este sentido, resulta  obligante  demostrar su eficacia y ventajas. Asumir sin fundamento alguno esta delicada posición, nada  aportaría a la unidad opositora y mucho menos a la necesidad que tiene el país de comprenderla y aceptarla. En otras palabras, hay que fajarse en elaborar y hacer del conocimiento general toda una argumentación convincente, sobre todo si  la mayoritaria opositora quiere tener  éxito.

 En consecuencia, aunque vivimos días difíciles, hay que iniciar toda una labor de formación y promoción para y por la democracia. Y aprovechar las actuales y adversas circunstancias para justificar muy bien esta nada fácil decisión. ¿Qué se logra con la no participación electoral? Siguiendo la aleccionadora invitación del poeta cumanés, por los momentos no se irá a la escuela, pero se tendrá que ir a la calle, a los hogares, a donde sea, para explicar diáfanamente esta posición. Y es que, a todo evento, nuestra maltrecha democracia aun con sus precariedades y ausencias, requiere de razones consistentes. Los venezolanos esperamos por estas.

 

                                                                                      


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com