La no tan extraña destrucción de los partidos
Escrito por William Anseume | @WilliamAnseumeB   
Jueves, 18 de Junio de 2020 00:28

altNo gustan los partidos políticos en algunos sectores. 

Los tiranos los aborrecen hasta provocar su destrucción. Son las agrupaciones ideológicas, por la contradicción que entrañan para con los regímenes totalitarios o autoritarios, enemigas acérrimas, declaradas, de la anti-democracia. Son su antítesis más formal. 

Tampoco son muy tolerantes a los partidos los militares desconocedores de los vaivenes políticos. Gente formada para cumplir y hacer llegar órdenes a ciegas, los no pensantes (no tan escasos como sería deseable), entienden y estiman poco, muy poco, las disensiones, los procesos electorales, la opinión mayoritaria o mínima; la opinión. 

Recientemente, de unos cuarenta años a acá, aproximadamente, ha habido un creciente desprecio de la sociedad hacia los partidos. Desde que se les comenzó a asociar con la corrupción, el despilfarro, el reparto clientelar de cargos y negocios públicos. Ahora ha habido un resurgimiento leve de la valoración de esas valiosísimas agrupaciones como solidificación democrática y, por tanto, como defensoras de la institucionalidad, del Estado. Y digo repunte leve, a pesar de los esfuerzos de algunos "negociadores" por entorpecer las dinámicas de esa valoración social que acreció con la arremetida, con la pela, que le propinaron los partidos con la ciudadanía al despotismo, al derrotarlo más que contundentemente en las últimas elecciones legislativas. 

La persecución sobre los partidos del G4, después de la sepultura de Copei al fragmentarlo maquiavélicamente, así como pretende ejecutar el régimen a Acción Democrática, a Primero Justicia y a Un Nuevo Tiempo, luego de diezmar a Voluntad Popular, no debe asombrar a nadie. Es el poder quebrantando a sus enemigos, para evitar ser derrotado en la opinión general y en cualquier elección, así sean las difrazadas con no sé cuál manto de legitimidad como ahora se pretende. 

Así constituya esa manera divisoria de los grandes conglomerados politicos una estratagema interna y hábil para ir a elecciones simulando complacer a la dictadura, es no más que el poder que intenta como última bocanada defenderse quebrantando las instituciones. Otros aborrecibles tiranos mandaron a algunos partidos a la clandestinidad. Estos/éste consideran/considera más provechosa hoy la destrucción, la anulación de los partidos. 

Son los estertores de quienes se resisten, por todos los medios a su alcance, a fenecer políticamente. Los partidos continuarán su vida democrática y el país la recobrará pésele a quien le pese, como le pesará. Esta contingencia será una prueba más, no única ni última probablemente, a superar para el rescate del Estado como se hace indispensable, como con estos "ejemplos" puede bien ratificarse ante el mundo.   


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com