Bochorno
Escrito por Leandro Area Pereira | @leandroarea   
Lunes, 11 de Mayo de 2020 08:45

altNo son tan solo la dictadura, la pandemia, el hambre, los presos políticos, el calor sin electricidad, la sequía sin agua y la calima,

las tribulaciones mayores que sumadas a otras patrañas, que da vergüenza reseñarlas de tan propias y rancias que ya son, las que constituyen las exclusivas calamidades de nuestro presente interminable. Este breve menú de realidades apuntadas no hace sino ayudar a comprender, retratándonos en secuestro espero que forzado, así cueste hasta el asco mirarnos y admitir que eso somos en ese espejo empañado de fiebre que encandila, el perfil del ruinoso país que nos dibuja 

Aunque suene absurdo insistir, aburrido contar e incomprensible, todo este aparente y caótico mazacote de realidad que padecemos, cuando se observe con la perspectiva que otorgan el tiempo y los distanciamientos cicatrizantes, podremos entender que fueron eventos, no todos previstos es verdad, aunque en su gran mayoría calculados que, enhebrándose en sus detalles y capítulos, dieron luz verde finalmente, ¿fatalmente?, a tan abruptas subidas y bajadas de telón. Parafernalias rocambolescas y saltos de guion y talanqueras adquirieron sentido y ritmo en el aparatoso transcurrir de los días y en el sonar de instrumentos y voces que creíamos percibir como ruido lo que era partitura.

A este tiempo tal vez se lo defina en su conjunto por avezados investigadores del futuro como “pandémico”, lo que no sería precisión pertinente ni científica para explicar la especificidad de nuestra frustración venezolana que no puede cobijarse, compararse o diluirse escuetamente, en esa otra que es mundial, ojalá pasajera, mientras que la nuestra propia es ya una plaga bíblica parecida en tanto a la eternidad. 

Y es que con ese tapabocas que hemos llamado, rimbombante, “perspectiva”, nos daríamos cuenta y cobraría sentido de totalidad el entramado y difuso conjunto amorfo de partículas y particulares señas, que como señuelos parecen de escalas desiguales o pertenecientes a intereses contradictorios, o utensilios distintos de fuerzas en pugna y excluyentes que pudieran ser económicas, políticas, ideológicas o geoestratégicas, o ninguna, o todas juntas a la vez.

Todo se resolvería explicativamente aduciendo una síntesis cuasi perfecta de contradicciones en armonía donde unos factores y actores no son posibles sin la existencia de sus negativos complementarios, como lo son el bien y el mal o como si el color negro pudiera existir sin la presencia del blanco. Lo uno en dependencia de lo otro en una relación de pervivencia, convivencia y connivencia existencial. O que esa aparente contrariedad excluyente, amigos-enemigos, no fuera si no el guiso argumental separativo y artificial que diera congruencia a la unidad de dos apellidos de distintas familias en una sola persona; plural en singular. Sería, en resumen, como una máquina que funciona cabalmente a partir de piezas, mecanismos y junturas, que se contradicen, rechazan y repelen entre sí dando origen y propósito de sustentación, razón de ser y movimiento, a lo que hoy padecemos.

Sería pertinente, insisto en las probabilidades, para estos historiadores del mañana que escribirán sobre estas ruinas de país que somos hace tiempo, que informen con cuidado y matiz que el argumento anterior, si fuese valedero, no quiere indicar, no implica malintencionadamente o solapadamente que todos fuimos culpables, cómplices de la misma calaña, aquí la necesaria clasificación, ya que el juicio de la historia invalidaría pues de responsabilidades, culpas y castigos, a asesinos, torturadores y hambreadores de tanta gente durante tanto tiempo, y a destructores aviesos de unas formas de vida medianamente civilizadas, de sociedad ambiciosa de paz y democracia aunque sin particulares rasgos proclives al respeto por los derechos humanos, amantes también sea dicho de paso de rebatiñas populistas y de caudillos hablachentos, sin olvidar a todas estas el peso del excelso clima que nos mece y que influye tanto en nuestras dificultades por conseguir lo que natura no regala.

Es que este tiempo que se nos ha echado encima, más allá de pandemias y otras sombras chinescas, es tan cruel y de elaborada maldad, que no tiene perdón, menos olvido, y reclama justicia, aunque a veces a uno a pesar de sensible come flor y buena gente le ronque desde las vísceras y desde el corazón la palabra venganza, para que veas hasta donde es capaz de llevarnos el mal huracanado que el bochorno provoca. Hasta esa esquina de hiel nos han empujado estos rufianes que nos acogotan a todos, casi, sin que las reacciones en contrario al fin cobren fuerza y nos encontremos tantos, quiénes, dónde y aún, con una sola agenda y transparente en el barco común con el que atravesar el río de nuestras podredumbres que bien aspiro a que alguien narre la historia de esta historia que un día terminó como un volcán ahora dormido.

Y que se escuche, y los hijos por venir sepan a su vez, incluyamos a nietos por si acaso y bisnietos también, que en esta tierra de Dios y de desgracias hubo algunos que no quisieron llorar del todo la ignominia que llevamos por dentro y no nos deja, y se encontraron en plazas, calles, casas y demás rincones extraviados, por encima de pandemias y cuarentenas de chantaje inducido, a decir sus pesares y verdades, y a exigir y lograr a voz una, ojala que sea pronto, lo que la mayoría necesita y reclama, que antes que nada es pan, dignidad y energía compartida para imponer y lograr respeto en libertad, historia ambicionada de la Venezuela reiterada de siempre.

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com