La estafa fue tan grande que no dio la cara
Escrito por Gerónimo Figueroa F. | @lodicetodo   
Sábado, 18 de Enero de 2020 11:10

altLa estafa con el aumento del salario mínimo que estaba en tres dólares para llevarlo a cinco dólares mensuales manteniéndolo como el mas bajo del mundo, que Maduro no se atrevió

a decirlo con la bocota que acostumbra decir las cosas en cadena de radio y televisión, sino que fue publicado en una gaceta oficial que fue filtrada y la hicieron circular a través de las redes sociales con la idea de hacer el menor ruido posible como para que NO se enterara mucha genta. Actuó como carajito cuando rompe un plato de la vajilla que la madre guarda celosamente para utilizarla solo en navidad, la mete en una bolsa y la tira por el bajante de la basura.

Después de provocar con la utilización del medio petro a través del biopago del Banco de Venezuela el aumento del dólar que, el 31 de diciembre 2019 estaba en 48 mil bolívares y entre el, 2, 3 y 4 de enero del 2020 subió de forma escandalosa por encima de los 80 mil bolívares, de 25%, Nicolás Maduro silenciosamente y sin decir que el salario mínimo en Venezuela es el mejor del mundo, lo aumentó de 300 mil con el bono de alimentación incluido que representaban tres dólares, a 450 mil con las mismas características, para un total de cinco dólares mensuales.

En los tres días de perversidad con el medio petro provocado por Maduro a través del Banco de Venezuela con el biopago, la carne que costaba 110 mil bolívares subió a 290 mil bolívares, el pollo que costaba 80 mil bolívares subió a 190 mil bolívares, un kilo de costillas de res que costaba 65 mil bolívares se ubicó en 170 mil bolívares, un kilo de queso que costaba 140 mil bolívares subió a 220 mil bolívares, un cartón de huevos que costaba 90 mil bolívares subió a 250 mil bolívares, un kilo de harina pan que costaba 40 mil bolívares subió a 90 mil bolívares y un kilo de azúcar que costaba 40 mil bolívares se ubicó en 110 mil bolívares, entre otros alimentos. 

En ese sentido, y cruzando los pírricos 450 mil bolívares de salario mínimo de los venezolanos, podemos asegurar que con esa miseria solo se puede comprar un cartón de huevos en 250 mil soberanos, un kilo de harina pana 90 mil bolívares y medio kilo de queso duro para rallar en 110 bolívares. Igualmente los precios de electrodomésticos se fueron a otra nube mas alta de donde estaban. Una Familia venezolana que antes que la peste roja tomara el poder, iba al negocio del turco en la esquina de su cuadra y sacaba una nevera fiada para pagarla en “cómodas cuotas” en tres años, ahora eso no es posible porque la hiperinflación no lo permite.  

Esa medida de Maduro de provocar el aumento del dólar con relación al bolívar, para que de esa forma los precios de los alimentos se ubiquen inalcanzables con el pírrico salario de 450 mil bolívares mensuales con el bono de alimentación incluido, que con el dólar en 80 mil bolívares, representan apenas cinco (5) dólares norteamericanos, ubicándose en el salario mas bajo del mundo, por debajo de Cuba que está en 18 dólares mensuales, pudiera considerarse que busca seguir exterminado a los venezolanos por hambre. Mientras el salario mínimo en Latinoamérica, a cuyos presidentes Maduro insulta diariamente llamándolos explotadores y neoliberales, se promedia en 280 dólares mensuales. 

En el imperio norteamericano, ese que tanto sataniza Maduro y su pandilla, una persona lavando pocetas gana 15 dólares por hora. O sea, se gana en una hora tres veces mas de lo que gana un trabajador venezolano en un mes. Por eso siempre digo, NO me importa que me llamen agente de la CIA o cachorro del imperio, si lucho para que mi país, el que quiero para mis hijos y mis nietos, se mueva en la órbita estadounidense con el progreso y que no mueran de hambre siendo colonia de los comunistas cubanos, de los ladrones chinos, rusos o iraníes.

En ese sentido, una de las cosas que si tengo clarita, es que esta pesadilla causada por la peste roja no termina con elecciones parlamentarias y mucho menos presidenciales con maduro en el poder, tal como lo plantean algunos sectores que dicen ser opositores. La elección de 112 diputados para una mayoría calificada de dos tercios el 6 de diciembre de 2015 por parte de la oposición y que seis dias después NO fue reconocida por el régimen y que todavía se mantiene con agresiones físicas a diputados, metiéndolos presos, obligándolos a huir del país y confiscando la sede del parlamento en los primeros días de este 2020, es una demostración que la solución no es con elecciones parlamentarias sino con el cese de la usurpación porque en las presidenciales harían trampa igual que el 20 de mayo 2018. 

Quien no quiera verlo así, tendrá sus razones.     

 

 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla  


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com