A José Brito
Escrito por José D. Solórzano | @jdionisioss   
Martes, 07 de Enero de 2020 23:16

altA José Brito lo conozco desde hace unos cuantos años atrás. Siempre se destacó por su carácter volátil, su verbo encendido y por sus reacciones poco diplomáticas. 

 

Siempre fue destemplado, llano y firme en sus posiciones contra el gobierno nacional, sin embargo algo pasó. En algún momento todo cambió, todo se trastocó y José Brito se transformó en parte de la panacea que busca salvar a Nicolás Maduro. 

¿Cómo Brito pasó de un furibundo enemigo del régimen, a un colaborador de éste?  A pesar que es difícil pensarlo, si lo analizamos con profundidad si tiene mucha lógica. 

Los pininos de José Brito en la política fueron contra Ernesto Paraqueima, a quien se opuso abiertamente, haciéndole una dura oposición. No obstante, en el transcurrir de la vida, Brito se transformó el aliado, amigo y compadre de aquel a quien rivalizó por tanto tiempo. 

Como parte del entorno de  Ernesto Paraqueima, quien primero fue un exaltado seguidor de Hugo Chávez, para luego saltar la talanquera, y después salir fotografiado al lado de Nicolás Maduro, Brito aprendería el arte del brinco de banca, del cambio de opinión y del acomodaticia técnica de arrimarse al árbol que da frutos. 

Y, además, Brito, y con el perdón de su cara tengo que decirlo, se ha enfrascado consciente o inconscientemente a imitar a Paraqueima, no sólo en posiciones políticas sino en actuaciones y ademanes físicos. Aquí tengo que hacer un agregado: no sé si sus actitudes violentas sean naturales en él o simplemente parte de un entrenamiento intensivo que realizó en sus tiempos de seguidor, colaborador  y "hermano del alma" de Paraqueima. 

Lo cierto es que el "amor" no duró mucho entre ellos. José Brito se abrió camino solo y mientras Paraqueima seguía con Podemos y después con el MAS, y estaba en esa línea de amor y odio con el régimen,  Brito se casaba con Primero Justicia convirtiéndose en parte de esa nueva camada de justicieros adoptivos que tanto ruido causó en el estado Anzoátegui. 

Candidato a alcalde derrotado en el 2013, gracias a que su ex aliado se postuló dividiendo los votos y permitiendo que el abanderado del Psuv, Jesús Figuera, se colara. Posteriormente, abanderado de la Unidad Democrática para diputado a la Asamblea Nacional, resultando ampliamente vencedor. 

Cuando parecía un tiro al piso su postulación y victoria para alcalde del municipio Simón Rodríguez (El Tigre), su testarudez  lo llevó a aceptar unas primarias contra el candidato de AD, Ernesto Raydan, y a pesar que todas las encuestas lo favorecían, la maquinaria adeca lo pulverizó en la elección. 

Tal vez allí, más que nunca, creció su resentimiento en contra de la oposición. Siguió fungiendo como diputado y parte del equipo de Primero Justicia, recibió otro plomazo político cuando no quedó como jefe de Primero Justicia en Anzoátegui, luego de la huida de Gustavo Marcano. 

Su historia como discípulo de Paraqueima, su resentimiento al no poder llegar a alcalde de El Tigre, su aflicción al estar en un partido que lo aceptó, pero jamás lo reconoció como un legítimo militante, todo esto, aunado a las ansias de poder y el apetito voraz por reconocimiento y algo más, lo llevó a traicionar todo por lo cual luchó durante años. 

O tal vez nunca fue un real opositor, sus frases altisonantes, sus gritos enfurecidos, todo era parte de una estrategia, de una puesta en escena, porque pensaba que su porvenir político estaba en ese lado de la calle. Y, tal vez, ahora muestra su verdadero rostro, su verdadera personalidad. 

Todo esto son suposiciones de un cronista que no termina de entender como un hombre bota años de lucha y sacrificios en un instante.

¡Para mí, el guarapo dulce, el café amargo y el chocolate espeso!


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com