Lágrimas de a toque
Escrito por Emilio Nouel V. | @ENouelV   
Sábado, 07 de Septiembre de 2019 09:28

altUnos viandantes con caras de angustia, temerosos de que los agarre la noche en la calle porque no termina de aparecer un transporte que los regrese a casa al final de la tarde,

luego de un día de trabajo agotador. 

Unas abuelas, o quizás bisabuelas, enredadas ante la caja registradora de un supermercado cualquiera, contando ceros y sacando cuentas de un fajo de billetes que cada día valen menos y apenas alcanzan para medio comer.

Unos estudiantes que se duermen, o peor, se desmayan en los salones de clases porque no pudieron llevarse a la boca siquiera una arepa rellena de queso blanco rayado o una tacita de café con leche, antes de salir de casa en la mañana. 

Unos trabajadores que almuerzan mangos arrancados de un árbol cercano, o que con suerte pudieron comprar dos cambures, para luego seguir la jornada.

Unos jóvenes y adultos escudriñando en los botes de basura de una avenida o calle de la ciudad, buscando algo que pueda servirles para aplacar el hambre que vienen arrastrando desde hace varios días. 

Crisis de transporte, crisis de hiperinflación, crisis educativa, crisis alimentaria.

Crisis de los servicios, crisis económico-financiera, crisis humanitaria, crisis social, crisis moral. 

El país es un espacio lleno de zozobra, lamentos, tensiones, desconsuelos, desesperanza y  espanto. 

Una Venezuela que nunca conocimos está mostrándose con su peor rostro por obra y gracia de unos desquiciados.

Los que decidimos resistir quedándonos en nuestro país, unos porque, a duras penas, tenemos aún con qué hacerlo, y otros porque no les queda otra, vivimos cotidianamente esa experiencia desoladora que nos golpea duramente, nos deprime, nos llena de ira, nos desgasta.

Ver a los ojos de esos compatriotas que la están pasando muy mal por cualquiera de esas situaciones, no es nada fácil, es desgarrador.  Mantener la cabeza fría es casi imposible. El esfuerzo que debemos hacer para sobreponernos y seguir bregando es agotador. 

Cualquiera persona con una pizca de sensibilidad no puede mantenerse al margen, hacerse de la vista gorda, ante tal inaudita calamidad humana.

Estamos de a toque ¡Cuánto llanto hemos ya derramado! 

Por los maltratados, vejados y asesinados en manos de la bestialidad política. 

Por los que pasan días sin probar bocado.  

Por los que no tienen como trasladarse de un lugar a otro para cumplir con sus obligaciones laborales o estudiantiles, o resolver un problema de salud. 

Por los niños y adultos que mueren de mengua en hospitales devastados, o porque no pueden obtener los medicamentos necesarios para su cura.  

Por los padres y abuelos que se han quedado solos a la buena de Dios porque sus hijos han debido emigrar. 

Por esos niños y jóvenes desnutridos a los que les han pretendido arrebatar el porvenir en su propio país.

Sí, por tales desgracias estamos de a toque, es verdad. 

Pero a pesar de esa tragedia, hay un deber moral, del que no podemos sustraernos. Y es el de sobreponernos, el de no rendirnos ante la barbarie. 

Es muy probable que hoy estemos más cerca de la recuperación de nuestro país. 

No perdamos la esperanza.    

alt

 

 

 

  

 

 

 

 

   

   


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com