Estrategia militar contra las universidades
Escrito por William Anseume | @WilliamAnseumeB   
Jueves, 05 de Septiembre de 2019 06:23

altLa estrategia militar no sólo se emplea para generar muertos, sangre o tomas victoriosas de ciudades o países.

Pueden emplearse estos conocimientos teórico-prácticos, bélicos, para intentar quebrar enemigos imbatibles políticamente hablando, sin derramar sangre, sin que implique que el supuesto rival, de la supuesta guerra, lo perciba siquiera, hasta estrangularlo, hacerlo retroceder, o espantarlo.

Es legendaria la idea, llevada a cabo por José Antonio Páez, está vez sí, en guerra, de su rastacuerismo. Hacía ver a los poderosos enemigos, arrastrando cueros secos de ganado, un mayor poder bélico, una mayor cantidad de gente que la acompañante  de veras, aparatosos instrumentos terroríficos.  Espantaba a los contrincantes, infundiéndoles un temor desmesurado con aquella sola imagen visual y sonora de poder ininteligible, de pavoroso poder levanta polvos. De allí deviene el término "rastacuero", según algunos entendidos decimonónicos y más recientes. 
 
Así ha venido ocurriendo con las universidades y su defensa aguerrida, como instituciones impenetrables para el poder impostor. Ataques primero políticos: vía electoral o su impedimento, vía intentos de convencimiento a las comunidades de sus planteamientos para el control de espacios y del funcionamiento inabordable, como ha sido, para el enemigo teñido de rojo. Hasta intentaron involucrar a los consejos comunales aledaños, las vecindades o los heladeros. No pudieron.
 
Han venido probando luego, hasta ahora, toda manera, consuetudinariamente, hasta llegar al planteamiento de la invasión más directa. La UDO-Sucre fue tomada por órdenes superiores. No aguantan el poder de aguante universitario. Han infiltrado con autoridades designadas, como el caso de la USB y el torpedo que metieron, con alumnos previamente trabajados, luego de eliminar las selecciones internas. Han procurado usar fichas veladas. Han buscado incluso comprar voluntades sindicales o gremiales. Se crearon, llevándole la contraria a la OIT, un sindicato único de trabajadores con sus fichas integrando y dirigiendo. Nada. Las universidades no ceden su poder añejo, ni que les arrebaten el presupuesto, ni que provoquen diásporas continuas, pagando conchas de ajo en lugar de sueldos; así como ha ocurrido progresivamente, afianzándose enormemente la asfixia, hasta el exterminio de becas, de servicios, como el transporte en la USB o los comedores, o las bibliotecas, o el internet, o el agua, o la luz, o la protección y cuido de plantas físicas. Las universidades ahí. Imbatibles, indoblegables, inteligentes.
 
Los más recientes, viles, ataques vienen signados por estrategias militares. Cerco, cayapa, infiltración, vanguardia y retaguardia. Falta el ataque aéreo, marino y submarino. Acorraladas, estranguladas, las universidades, entes vivos inasibles, se defienden, agostadas, tienen últimos suspiros y más: se marchan profesores y alumnos y empleados y obreros; aún así, siguen. Las autoridades con más de diez años dirigiendo. Y siguen. Al no poder doblegarlas, al no entregarse ellas definitivamente a la violación rastrera: amenazan a los rectores con procesos judiciales que podrían conducirlos a la prisión; y sacan sus últimos cartuchos, lo que consideran el resto, su bomba nuclear contra las universidades, tomarlas con elecciones de autoridades y representantes sin atenerse a la constitución y las leyes. De este modo, el "Tribunal Supremo" de los impostores lanza elecciones a su manera: llevándose cuanta contención se atraviese por medio. 
 
Cercadas, rodeadas, infiltradas, buscando su vulneración desde dentro y desde fuera, las universidades son atacadas con estrategias militares, pero no cuentan con el rastacuerismo mental, de la inteligencia en funcionamiento y el poder social, ancestral de las universidades. Se alzarán éstas con la victoria sobre el despotismo, como siempre ha sido. Resurgirán con todo su poder institucional y de renovación. Ah, cuidado si no producen, para asombro de propios y extraños, el estallido final de la chispa que acabe con este despropósito social, cultural, económico y político continental. Nada me extrañaría, nada. 
alt

blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com