En Caracas la muerte viaja sobre rieles
Escrito por Gerónimo Figueroa F. | @lodicetodo   
Sábado, 24 de Agosto de 2019 00:00

altMás que un prestador de servicios en materia de transporte para la comunidad el Metro de Caracas en este momento representa un peligro de muerte

en extremo para quienes lo utilizan diariamente para trasladarse de un sitio a otro, o para ir al trabajo y regresar a sus hogares después de haber terminado las faenas diarias, porque el deterioro y algunos pequeños accidentes que la empresa trata de ocultar están avisando que en cualquier momento pudiera ocurrir una tragedia de grandes proporciones con perdida de vidas humanas, inclusive, que marcaría la historia con un antes y un después de esa fecha.  

Según denuncian algunos integrantes de la Gran Familia Metro de Caracas, mas de la mitad de los trenes que todavía a duras penas siguen cubriendo las rutas de las cuatro líneas establecidas, lo hacen en condiciones precarias por falta de mantenimiento, por eso los trenes tardan hasta media hora para pasar por las paradas de abordaje de pasajeros. Los vagones no tienen aire acondicionado y presuntamente las cabinas de conductores no están en sintonía con los avisos de llegada a las estaciones, indicando presuntamente que los trenes estarían llegando a “ciegas” a las paradas sin saber si hay otro tren en ese sitio.

El sábado 17 de agosto 2019 se produjo un accidente cuando un tren se descarriló en la ruta de la estación Dos Caminos y al parecer hubo ocho heridos sin que sepa su gravedad, y los pasajeros tuvieron que ser evacuados en condiciones no adecuadas según las normas establecidas en los protocolos para esos casos. Igualmente a la hora de cerrar esta columna el miércoles 21 de agosto todavía no había una información oficial de la Compañía Metro de Caracas sobre lo sucedido, ni tampoco su presidente ha declarado sobre ese lamentable accidente que puso en riesgo vidas humanas. 

La verdad es que cuando vemos la situación en que se encuentra el Metro de Caracas en este momento y recordamos su construcción por las administraciones de los gobiernos democráticos de Caldera uno, CAP uno y la inauguración en la década de los años ochenta por el presidente Luis Herrera Campims, y lo comparamos con lo que fue la llegada de la peste roja a Venezuela en 1999 podemos asegurar que lo que fue  para los caraqueños y para los venezolanos en general un orgullo como obra de envergadura, hoy es una vergüenza nacional por el estado de abandono y el peligro que representan lo que se pudiera calificar como los trenes de la muerte. 

La falta de mantenimiento en los rieles y la no inversión para sustituir vagones y señales electrónicas que cumplieron su vida útil por el desgaste natural que ocasiona un servicio de transporte masivo como el que presta el Metro de Caracas, que en la década de los años ochenta al ser inaugurado fue considerado como el mas moderno de Latinoamérica, lo han puesto tan frágil que apenas la luz en Caracas pestañea se paraliza hasta por mas de cuatro horas y hay que evacuar a los pasajeros con linternitas y a ciegas porque no tiene plantas auxiliares como establecen los protocolos en esos casos.

En la época dorada del Metro de Caracas se hablaba mucho de la bulla que se escuchaba antes de entrar pero después que las personas estaban en el subterráneo cambiaban completamente y el comportamiento era distinto. No se pasaban de la raya amarilla y cuando las personas veían que no tenían posibilidades de viajar sentados preferían esperar otro tren porque pasaban cada tres minutos. Se respetaban los asientos para discapacitados y la tercera edad tenía preferencia para viajar sentados. Los buhoneros por ordenanzas municipales estaban ubicados a 30 metros de las salidas en las estaciones para evitar cualquier congestionamiento a la hora de una emergencia sobre desalojo. Era como otra ciudad distinta.  

Las escuelas y liceos de Venezuela, incluyendo por supuesto Caracas, enviaban a profesores y alumnos en excursiones a pasear en el Metro de Caracas, pero también como una tarea donde luego los alumnos debían elaborar un trabajo escolar hablando sobre sus experiencias vividas durante el recorrido. Hoy lamentablemente el Metro de Caracas es otra cosa que no tiene nada que ver con los 18 años de buena experiencia democrática. Por la falta de trenes la gente se mete como puede y sin importarle a quien atropella, donde los mas perjudicados son los niños, adultos mayores y discapacitados que no puede entrar a los vagones porque son vapuleados. 

Bien lejos quedaron aquellos mensajes institucionales en la televisión, la radio y los periódicos de la época dorada del del Metro de Caracas anunciando que el servicio era una solución por debajo a un problema por arriba, y la de no pisar la raya amarilla, es solamente historia. Hoy el Metro de Caracas no solo está deteriorado por falta de mantenimiento porque al igual que el resto de las empresas del estado quienes lo han dirigido se robaron los reales y hoy representa una amenaza para quienes por necesidad se atreven a desafiar el peligro que representa ese servicio de transporte masivo convertido en una vergüenza nacional. 

Pero, lo mas irresponsable es que según algunos miembros de la Familia Metro de Caracas, este año se han producido varios choques y descarrilamientos entre trenes que no estaban prestando servicio comercial pero sin consecuencias que lamentar, por tal razón los poquitos técnicos que todavía quedan en la empresa han advertido el peligro de tener operativo el Metro en esas condiciones y han recomendado parar el servicio pero la alta gerencia siempre alega que si lo paran se cae el gobierno. Dios nos agarre confesados y nos proteja de un accidente de grandes proporciones que partiría la historia en un antes y un después de la tragedia.  

 

UNETE A: @lodicetodo

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla   

 

 

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com