El TIAR que los aterroriza
Escrito por William Anseume | @WilliamAnseumeB   
Lunes, 12 de Agosto de 2019 05:23

altNo es extraño. La cobardía muchas veces, y más en estos tiempos, se acuartela tras las armas y el poder de usarlas.

Seres que se han dedicado por veinte años a sojuzgar a toda una población sienten temblequear sus pesadas pero expuestas piernitas, por no señalar partes más circunferentes de sus cuerpos, con sólo escuchar proferir las siglas del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca: TIAR. 

En Venezuela su mala pronunciación podría referir confusamente a acción sexual placentera. Pero para algunos, especialmente el ser humano que funge hasta ahora como Ministro de la Defensa, no tiene atractivo sexual ni resulta placentera esa secuencia mínima de sonidos articulados con dos vocales y dos consonantes. 

¿Las razones? Cada vez se adentran más en las resultas de aquello que se viene pregonando desde el partido Vente Venezuela, con María Corina Machado a la cabeza, o la fracción de diputados de la 16 de julio: solos no podemos contra semejantes malandrines descarriados. Mientras el mundo, más después de la suspension del diálogo y de conocer el extenso e intenso informe de Michelle Bachelet, se percata de que existe mucha razón para afirmar aquello. Somos un país tomado por secuestradores sin ningún tipo de escrúpulos. Pero una nación que también ha luchado con sus muertos, sí, con sus presos y torturados, sí, y con la ciudadanía toda expuesta para retornar a la libertad y la senda democrática. 

Hugo Chávez en su mandato arrancó de cuajo la afiliación venezolana a ese documento de defensa. Obviamente no le convenía ante la posible necesidad de intervención en nuestro territorio de acciones militares o bélicas de sus acompañantes ideológicos o políticos más allá del continente americano: Rusia, China, Irán, Corea del Norte...; o de sus acompañantes terroristas también de más allá del Atlántico. 

¿Por qué se chorrean de ese modo al no más oír las siglas del Tratado? El acuerdo, al que ahora se volvió a suscribir la Venezuela que clama liberación, no sólo disuade a quienes quieran aproximarse con épicas acciones retadoras o agresiones manifiestas a alguno de los países de nuestro continente, sino que contempla la defensa colectiva de la nación posible o evidentemente agredida. Es un pacto de vecinos que se cuidan. Su artículo 6 resulta lapidario para cuanto ocurre en Venezuela. Ese artículo específica que el ataque recibido no tiene por qué ser necesariamente armado sino que basta con hechos que puedan poner en peligro la paz de América, para lo cual el órgano previsto se reunirá inmediatamente: "para acordar las medidas que en caso de agresión se deban tomar en ayuda del agredido o en todo caso las que convenga tomar para la defensa común y para el mantenimiento de la paz y seguridad del Continente". 

Papayita la tienen. Declaran por ejemplo que la emigración venezolana provocada es peligro para la paz continental, como lo es, que la penetración del narcotráfico, del terrorismo o de agentes rusos y/o chinos hacen peligrar la paz continental, como es, y deciden proceder. 

Cualquiera siente el temblequeo de las piernitas estando del lado allá si se consuma la entrada de Venezuela de nuevo al tratado, como parecer ser, definitivamente. Por algo Chávez decidió la salida; por algo Rómulo Gallegos, demócrata sin par, con aquellos adecos buenos en el poder acortado decidió suscribirnos a él. Por algo los comunistas aborrecieron esa incorporación. Desde luego que constituye una amenaza valedera para la tiranía la posibilidad cierta, con el TIAR, de que EEUU, Brasil, Colombia y/o Argentina se coliguen para defendernos de los sojuzgadores y sus acólitos cercenadores de libertades, de Derechos Humanos; descarados ladrones, saqueadores de un país en honor de sus ideales comunistas expansivos. 

 

Todo lo que resulte nocivo para el régimen deberá ser bienvenido para sus adversarios. El TIAR los asusta de verdad, los hace gotear. Pero está ahí para usarse, como se ha hecho bien y hacia adelante, como cualquier pieza gigante de este interesante ajedrez. 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com