Torturas del estómago
Escrito por Williams Caballero | @wcaballerolopez   
Viernes, 19 de Julio de 2019 05:09

altCada vez el control social estructurado desde las altas esferas de la usurpación se extiende y se afianza más en la sociedad venezolana.

Esto es un hecho que lo vivimos todos los días, en cada barrio de Venezuela, en cada comunidad rural del país.

El chantaje de las bolsas y cajas de los Clap ha pasado a otro nivel; esta acción de la usurpación la están empleando como un muro de contención para evitar que los venezolanos que moran en los sectores populares se sumen a la lucha por la transición nacional. 

Muchos de los encargados de repartir los alimentos en las comunidades actúan como comisionados del Psuv, para fichar a los simpatizantes de la democracia, y así castigarlos arrebatándoles sus beneficios y borrándolos de los programas sociales. 

¿Es esto democracia? Obviamente que no. Estamos frente a novedosos métodos de tortura y de represión. 

Nicolás Maduro sabe la realidad de los sectores más desposeídos, él sabe la miseria que reina y capea por donde quiera, por ende, usa el hambre de los venezolanos como una especie de neotortura, que no dejan marca visibles en el cuerpo, y sin embargo le ayuda a doblar el espíritu de muchos venezolanos. 

La realidad que padecemos  es mucho más difícil de lo que se cree, el régimen no tiene miramientos ni compasión, su objetivo es sostenerse el mayor tiempo posible en el usufructo del poder, y para ello están dispuestos a todo y sacrificar a quien sea. 

El Informe Bachelet, que fue demoledor en lo que se refiere a las violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos, no sólo habló de las realidades en los calabozos del Sebin y de la DGCIM, sino que disertó sobre la gravísima situación de los hospitales y en las barriadas populares. 

Y es que, la usurpación hace presión política en contra de los venezolanos, hasta en los mismísimos centros de salud. A Maduro no le importa el dolor de un paciente, ni la desesperación de sus familiares, a él sólo le interesa que le teman y que lo apoyen, aunque así sea a fuerza de bayonetas. 

Los usurpadores juegan a que un pueblo con hambre será presa fácil a sus pretensiones políticas; emplea la tortura del estómago para arrodillar a toda la nación, y él poder erigirse como amo y señor de una país de raquíticos ciudadanos. 

¿Vamos a seguir permitiendo esto? Obviamente que no. El presidente legítimo de Venezuela, Juan Guaidó, está en las calles, siguiendo una estrategia bien diseñada que está enfocada en lograr el cese de la usurpación y la instalación de un Gobierno de Transición Nacional. 

Cuando Guaidó envía sus colaboradores a Barbados a sentarse con los representantes de la usurpación, lo hace con el fin de mover todas las piezas en el tablero de ajedrez. Todas las vías son útiles para alcanzar la meta del fin de la crisis, para que el pueblo no siga sufriendo como hasta ahora.

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com